Arlequin: Critica: Yoga Hosers (2016)

Yoga Hosers (2016): dos dependientes de un autoservicio luchan contra una horda de salchichas mutantes nazis, en esta comedia de terror de Kevin Smith. Critica de la pelicula

>> VOLVER AL INDICE DE ARLEQUIN

una crítica del film, por Alejandro Franco

USA, 2016: Lily-Rose Depp (Colleen Collette), Harley Quinn Smith (Colleen McKenzie), Johnny Depp (Guy Lapointe), Kevin Smith (Salzis), Ralph Garman (Andronicus Arcane)

Director – Kevin Smith, Guión – Kevin Smith

software de sueldos y jornales Sistema Isis

Trama: Colleen Collette y Colleen McKenzie viven en Canadá y trabajan de dependientes en un Open 24 situado cerca de la ruta. Hace años participaron en el hallazgo del bizarro “Hombre Morsa” – un forastero seriamente mutilado al cual un demente le había cosido al cuerpo un gigantesco traje de morsa -, razón por la cual se convirtieron en celebridades locales. Pero ahora otro misterio rodea a las chicas, y es la inexplicable aparición sin vida de algunos de sus clientes, los cuales yacen con el trasero destrozado. Mientras los rumores pululan entre los lugareños, las muchachas aprovechan para hacer un turno de 24 horas en el autoservicio, sólo para descubrir que una horda de diminutos gnomos disfrazados de nazis han comenzado a asediarlas para matarlas. Así es como se enteran que los gnomos son los responsables de los asesinatos, y que se tratan de una raza de salchichas mutantes desarrollada por un desquiciado científico nazi; pero el responsable ha sobrevivido al paso del tiempo y ahora ha capturado a las chicas – junto al bizarro investigador de lo paranormal Guy Lapointe -, a los cuales planea retener como testigos mientras lanza a sus gnomos nazis a sembrar el terror y el caos en todo el país. Con el tiempo en contra las adolescentes y el malogrado investigador deberán detener al sicópata antes que lance sus huestes a devastar la Tierra.

la simpatía natural de las hijas de Kevin Smith y Johnny Depp no alcanzan para salvar al filme de la quema, en esta escena de Yoga Hosers (2016) la simpatía natural de las hijas de Kevin Smith y Johnny Depp no alcanzan para salvar al filme de la quema, en esta escena de Yoga Hosers (2016)

Yoga Hosers (2016) Kevin Smith. Director de culto – responsable de la saga de comedias ambientada en Nueva Jersey y que se iniciara con la brillante Clerks -. Reconocido autor de historietas – escribió para Daredevil, y llegó a redactar el libreto de la fallida Superman Lives!, la que estuvo a punto de ser dirigida por Tim Burton horas antes de que el estudio la cancelara -. Un artista inteligente que sabe de comics, de cine y de humor. El problema es que el tipo cayó ante la tentación del lado oscuro de la fuerza, y se fue a Hollywood a dirigir un par de comedias de estudio – Jersey Girl, Cop Out -, las cuales fueron destrozadas por la crítica. Con el rabo entre las piernas Smith ha regresado a la arena del cine indie y, para ello, ha pergueñado una trilogía de comedias de terror que le permitan recuperar el buen nombre perdido. El problema es que Tusk (2014) resultó ser un bofe y su siguiente capítulo – Yoga Hosers – le va en saga. Es menos oscura, mas divertida y pasatista, pero la historia clama a gritos la desidia de su guionista. La idea es chiquita y estúpida, y la ejecución vomita indulgencia. Al menos las hijas de Kevin Smith y Johnny Depp la pasan bien, son cómicas e irradian carisma, pero quizás eso sea lo único potable que tiene para ofrecer el filme.

En sí, Yoga Hosers parece un video hogareño sobreproducido. Trabaja toda la parentela – Smith, Depp, Vanessa Paradis mamá de Lilly-Rose, la esposa de Smith, Jason Mewes, amigotes de Smith como Stan Lee y Kevin “Batman” Conroy – en cameos y papeles ingratos. La historia tarda en llegar porque, antes, tenemos un montón de rutina diaria de las chicas Smith y Depp – sí, es bastante cómica – pero, cuando llegamos a la historia fantástica de fondo… oh, Dios… Ver a Smith caracterizado como una salchicha humanoide disfrazada de alemán de la Primera Guerra Mundial (y no de nazi; portando ese típico gorrito con pincho que es el que usan para empalar a sus víctimas) es patético, y el resto de la historia con canadienses facistas, científicos locos amantes de las imitaciones y ridiculos investigadores bizcos raya en lo estúpido. Digo: es posible hacer una buena comedia absurda (y yo la aplaudiría con gusto) pero Yoga Hosers está a miles de años luz de serlo. La amenaza es patética, las motivaciones del villano son ridículas, ni siquiera los diálogos rezuman gracia. Vos podés hacer un disparate con altura y dos mangos, y hay ejemplos a manos llenas, sea The Rocky Horror Picture Show, John Muere al Final, Bubba Ho-Tep, o hasta la versión musical de Reefer Madness. Ahora: si perdiste tu mojo (o si te creés el tipo mas gracioso del mundo y sos incapaz de revisar tus escritos – o dárselos a leer a alguien para que te de una crítica constructiva -), lo mas probable es que termines en la cuneta. Al seguir por este camino (y ser incapaz de aprender de sus errores) Smith está suicidándose artísticamente. Al menos podría aprender de M. Night Shyamalan, el cual detuvo el proceso de deterioro y comenzó a generar cosas potables (Wayward Pines, The Visit) que, si bien no están a la altura de su trabajo inicial, al menos frenó el proceso de rechazo masivo que implicaba su obra.

software de sueldos y jornales Sistema Isis

Como decía alguien en la IMDB, Yoga Hosers es un insulto para cualquier estudiante de cine que aspira a ser un director serio, ya que ve cómo un tipo con contactos consigue 5 millones de dólares para hacer esta idiotez sin vuelo artístico. Ok, hay momentos graciosos, pero esta tontería precisaba a otro director mas subversivo y disciplinado que Kevin Smith – digamos un Sam Raimi o un Don Coscarelli -, alguien que puliera el libreto, creara clima y se disparara con un delirio de alta gama. Acá es Smith haciéndose el banana, dejando que Johnny Depp y Justin Long improvisen mas allá de lo tolerable, y haciendo una historia de lo mas indulgente, lo que termina generando un producto tan olvidable como imposible de recomendar.

LA TRILOGIA DEL NORTE, DE KEVIN SMITH

Tusk (2014) – Yoga Hosers (2016) – Moose Jaws (2017)

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui