AQN – Critica: Transformers: La Era de la Extincion (2014)

Transformers: La Era de la Extincion (2014): regresan los robots mutantes en un nuevo filme protagonizado por Mark Wahlberg. Critica de la pelicula

oferta software de facturacion electronica

    Critica: TRANSFORMERS: LA ERA DE LA EXTINCION / TRANSFORMERS: AGE OF EXTINCTION

>> VOLVER AL INDICE DE ARLEQUIN

una crítica del film, por Alejandro Franco

USA, 2014: Mark Wahlberg (Cade Yaeger), Nicola Peltz (Tessa Yaeger), Stanley Tucci (Joshua Joyce), Jack Reynor (Shane Dyson), Kelsey Grammer (Harold Attinger), T.J. Miller (Lucas Flannery)

Director – Michael Bay, Guión – Ehren Krueger, inspirado en la línea de juguetes de Hasbro

Trama: Han pasado cinco años desde que los Autobots derrotaran a los Decepticons en la formidable batalla de la ciudad de Chicago, y salvaran a la humanidad de un destino desolador. Pero las cosas han cambiado mucho y mal, ya que los Autobots han sido objeto de una feroz persecución y exterminio por parte de la agencia gubernamental liderada por Harold Attinger – quien está convencido que cualquier presencia alienígena en la Tierra representa una amenaza imposible de soslayar -. Para ejecutar dicha tarea, Attinger cuenta con el respaldo del poderoso industrial Joshua Joyce, el cual ha podido sintetizar el ADN robótico de los Transformers y es capaz de crear robots mutantes a su antojo. Y mientras el ejército y los cazadores de robots persiguen a los últimos de la raza, Cade Yaeger – un frustrado inventor que vive en la zona rural de Texas – ha recuperado un viejo camión de la chatarra, el cual resulta ser Optimus Prime – el líder de los Autobots – en estado durmiente debido a la gravedad del daño sufrido. Habiendo reparado el camión, Optimus despierta y pronto contacta a los supervivientes de su raza para efectuar un pronto escape del planeta Tierra; pero Optimus detecta, a último momento, que los robots creados por Joshua Joyce contienen el ADN de Megatron – su antiguo enemigo y el cual se encuentra listo para resucitar y tomar el mando de los Transformers infectados -. Temiendo porque el nuevo Megatron active un dispositivo de terrarreformación – capaz de convertir a toda la Tierra en un planeta robótico similar al del origen de los Transformers -, Optimus deberá decidir entre huir y salvar su pellejo, o quedarse y pelear para resguardar el futuro de la raza humana…. una raza que, hasta ahora, sólo ha hecho esfuerzos denodados para exterminarlos.

    trailer de Transformers: La Era de la Extinción  

ofertas de software
oferta software de sueldos
ofertas software para estudios contables
ofertas software de gestion produccion
ofertas en software ERP

      Transformers: La Era de la Extincion Exceso. Esa única palabra sirve para definir todo lo que ocurre en Transformers: La Era de la Extinción. Hay demasiada acción, demasiados malos diálogos, la película dura demasiado tiempo, hay demasiados villanos, y hay demasiadas subhistorias traídas de los pelos. Por contra, lo único rescatable del filme son las coreografías de destrucción del mismo Michael Bay, el cual ha transformado lo suyo en un arte. Pero después de la vigésima batalla masiva, hasta el mas fanático a ultranza del cine de acción comienza a mirar la hora de su reloj. Casi tres horas de robots disparando salvas y haciendo pomada ciudades enteras es excesivo, y llega un punto en que uno clama a gritos que la película se decida a terminar.

Negándose a dejar “extinguir” una franquicia millonaria, Michael Bay decidió secuelizar / rebootear la saga, poniendo nuevos protagonistas en un drama ya conocido por todos. Es lo que pasó con El Hombre Araña o con Los Hombres X; hasta que la gente no se transforme en una horda munida de antorchas y vaya a prenderle fuego a los cines, los estudios seguirán vomitando reboots y secuelas, mientras hayan personajes que sigan dejando réditos en taquilla. El punto es que Transformers: La Era de la Extinción no ofrece nada demasiado diferente a lo ya visto en las entregas anteriores. Quizás tampoco sea ese el punto – a veces los fans sólo quieren que sus ídolos repitan las mismas rutinas una y otra vez; después de todo la saga de James Bond funciona de esa manera -; pero al menos, entre batalla y batalla (formidables, coloridas, brillantes), los personajes parlantes (humanos o no) podrían decir cosas más interesantes. Cuando los robots abren la boca, dicen idioteces increíbles – salvo Optimus Prime, quien parece sintonizar a Aragorn (de El Señor de los Anillos) todo el tiempo, y se manda unas parrafadas épicas loables -; cuando está Mark Wahlberg en pantalla, uno se pregunta cómo este tipo blandengue y sin carisma se volvió un actor cotizado; y cuando figura Nicola Peltz en escena (que hace de rubia hueca / irritante / hija del insípido Wahlberg), uno pide a gritos que algún robot gigante la aplaste y nos quite la tortura de soportar sus chillidos y caprichos. Al menos Kelsey Grammer hace un villano humano digno, T.J. Miller es efectivo como el secuaz de turno, y Stanley Tucci condimenta las cosas con su gracia habitual. Ninguno de ellos ganará un Oscar, pero al menos intentan hacer algo con sus personajes mal escritos y, en la mayoría de los casos, lo logran.

ofertas software de gestion produccion
ofertas en software ERP
ofertas de software
ofertas software para estudios contables
oferta software de sueldos

La historia es estirada y algo rebuscada; incluso diría que hay material como para dos o tres películas, sólo que aquí decidieron pegar todo con saliva y despacharse con un engendro monstruoso de tres horas de duración. Hay una agencia del gobierno – dirigida por el mesiánico Kelsey Grammer – empeñada en perseguir y exterminar a los Autobots remanentes. Para ello cuenta con la ayuda de Lockdown, un renegado Transformer que sólo quiere el cuerpo de Optimus Prime y un dispositivo conocido como “la Semilla” – capaz de convertir a una ciudad en una orbe robótica al estilo de la morada de origen de los Transformers -. Lockdown lidera un ejército de robots mutantes creados artificialmente a partir de los genes (si se lo puede llamar de alguna manera) obtenidos de otros Transformers apresados, asesinados y desguasados. El punto es que el modelo original que tomaron era el cadáver de Megatron (el villano del primer filme), el cual contagia el ADN robótico como si fuera un virus de computadora, y hace que el maloso de metal reviva en una de las nuevas figuras – Galvatron – y comande al resto. El mismo Galvatron / Megatron también trae su agenda y planea quedarse con una de las semillas, todas las cuales proceden de una nave alienígena hallada en el Polo Norte, la cual se estrelló hace millones de años y que había venido a la Tierra con la misión de terrarreformar el planeta. Como la semilla de turno no pudo operar a toda su capacidad, sólo alcanzó a asimilar una pequeña parte del paisaje, incluyendo a algunos dinosaurios que pasaban por allí y a los que convirtió en una especie de MechaTiranosaurios (wtf?!), los cuales quedaron congelados durante la Era de Hielo.

Oh, sí, la acción es soberbia. Mark Walhberg salta de un piso al otro por los balcones de un condominio chino mientras el asesino de turno arranca y le lanza por la cabeza acondicionadores de aire; o cuando media Hong Kong es absorbida por un iman gigante… y luego lanzada con fuerza contra el piso (¿se acuerdan de la nave del general Zod en El Hombre de Acero?). Las batallas tienen momentos geniales en cámara lenta, en donde pasan muchas cosas a la vez y los protagonistas se salvan raspando por un pelo. El problema es que hay demasiadas batallas – yo creo que aquí hay mas acción que en 5 películas juntas de Los Vengadores, eso sin contar de que los chicos de Marvel se han inspirado y han tomado toneladas de cosas de los filmes de Michael Bay (como el finale de Transformers 3) -, y el grueso de los personajes habla sandeces, cuando no, ocurren cosas reñidas con la lógica simplemente porque sirven de excusa para montar una secuencia espectacular. Por ejemplo, que la nave monumental encontrada en el polo se aparezca en medio de Hong Kong para hacer el intercambio de la “semilla” entre humanos y robots (algo que podrían haber hecho con menos alharaca en medio de un desierto; pero si no tiran abajo 10 o 20 rascacielos en una zona densamente habitada, ésta no sería una película de Michael Bay); que no aparezca un maldito caza para intentar derribar la nave alienígena; o que los deus ex machina abunden – como que dos minúsculos humanos puedan lidiar con un robot gigante usando unas armas que parecen de juguete; o la súbita aparición de los dinosaurios robots en el momento menos pensado del filme -. Digo: hay muchos momentos en los cuales uno cruje los dientes por las bobadas que se le ocurren al libreto, las cuales se podrían haber mejorado enormemente con una segunda rescritura para darles un poquito mas de logica o ponerle algo mas de entusiasmo.

Honestamente, no sé si Transformers: La Era de la Extinción es recomendable. En todo caso es un show tan sobrecargado de espectacularidad que, al final, termina por aburrir. Las refriegas son inspiradas, no le quepa la menor duda, pero me da la impresión que los filmes anteriores estaban un poco mejor escritos – al menos, los pasos de comedia tenían sus momentos -, y que aquí todo pasa por una sobredosis pornográfica de CGI, los cuales deberían complementar a una buena historia en vez de transformarse en el centro de la misma, y en su única razón de existir.

  TRANSFORMERS Las versiones para la pantalla grande de la serie de TV Transformers son: Transformers (2007); Transformers: La Venganza de los Caídos (2009); Transformers: El Lado Oscuro de la Luna (2011). La saga sería reiniciada / secuelizada con Transformers: La Era de la Extinción (2014)    

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui