Arlequin: Critica: Transformers: El Lado Oscuro de la Luna (2011)

Transformers, El Lado Oscuro de la Luna (2011): los Autobots descubren un arma alienigena escondida en la Luna, la que pone en peligro a toda la humanidad. Critica de la pelicula

software MRP de gestion industrial Sistema Isis

>> VOLVER AL INDICE DE ARLEQUIN

una crítica del film, por Alejandro Franco

USA, 2011 : Shia LaBeouf (Sam Witwicky), Rosie Huntingdon-Whiteley (Carly Spencer), John Turturro (Seymour Simmons), Patrick Dempsey (Dylan Gould), Frances McDormand (Secretaria de Defensa Charlotte Mearing), Josh Duhamel (Coronel William Lennox), John Malkovich (Bruce Brazos), Tyrese Gibson (Robert Epps), Alan Tudyk (Dutch), Ken Jeong (Jerry Wang), y las voces de: Peter Cullen (Optimus Prime), Hugo Weaving (Megatron), Leonard Nimoy (Sentinel Prime), Jess Harnell (Ironhide)

Director – Michael Bay, Guión – Ehren Kruger

Trama: Hace mucho, mucho tiempo los Autobot desarrollaron el arma definitiva que podía poner fin a la guerra civil que se libraba en el planeta Cybertron. Pero la nave que la transportaba fue alcanzada por el fuego del conflicto y terminó por estrellarse en el lado oscuro de nuestra Luna. A partir del impacto – ocurrido en la década del 60 – las superpotencias mundiales decidieron lanzarse a la carrera espacial para poder enviar una misión tripulada a la Luna y obtener los restos de la nave alienígena. Pero sólo los Estados Unidos lograron pisar suelo lunar y así es como recogieron cinco artefactos, los cuales fueron almacenados en bases subterráneas ultrasecretas con el fin de estudiar su tecnología. En la época actual la raza de los Autobots – exiliada en la Tierra, reducida a un puñado de supervivientes, y colaborando ampliamente con el gobierno estadounidense en cuestiones de seguridad – ha descubierto dichos objetos y deduce que se tratan de pilares de energía, diseñados para abrir puertas dimensionales que permitirían el desembarco masivo de un ejército en otro planeta u otro universo. Temiendo que los pilares vayan a caer en malas manos, los Autobots viajan a la Luna para revisar los restos de la nave, descubriendo a Sentinel Prime – el ingeniero Autobot que diseñó los pilares – en estado vegetativo. Pero al reactivarlo, los Autobots descubren que todo es una trampa tendida por Sentinel Prime para apoderarse de los pilares que faltan y revelar el paradero de la base secreta a las fuerzas Decepticon, quienes inician un ataque masivo. Y ahora, en medio de toda la destrucción y el caos, los Autobots deberán detener a Sentinel Prime antes que active el arma, lo cual traerá consecuencias devastadoras para toda la raza humana.

oferta software de sueldos
ofertas de software
ofertas en software ERP
ofertas software para estudios contables
ofertas software de gestion produccion

      Transformers: El Lado Oscuro de la Luna Transformers: El Lado Oscuro de la Luna es una deliciosa película mala. Uno se ríe con los pasos de comedia. Uno se ríe con las escenas dramáticas, ya que son horribles. Y uno se ríe con los efectos especiales, que son descomunalmente exagerados. La historia tiene huecos enormes, el villano (del lado de los humanos) no sirve, y hay perfomances que a uno le hace apretar los dientes. Pero todo es tan descerebrado que uno termina por aplaudir de pie. Si 2012 representó el pináculo de la carrera del auteur Roland Emmerich (otro especialista en excesos), Transformers: El Lado Oscuro de la Luna debería ser el opus máximo de Michael Bay. Todo el mal cine que han desarrollado durante estos años ha sido pulido de tal forma que ha encontrado su estado de gracia, en el cual tanto los errores como los aciertos resultan festejables a rabiar.

En primer lugar hay que admitir que Michael Bay ha mejorado mucho su estilo. Ha aprendido de Zack Snyder y ha ralentizado la acción, de manera que se puede seguir sin que a uno le agarre un ACV. De todos modos el tipo es una especie de masturbador crónico con los efectos especiales y, cuando inicia una secuencia, dura 15 minutos como mínimo. Pero al menos aquí rebosa de inspiración y la coreografía de la destrucción termina siendo deliciosa. La última hora de Transformers: El Lado Oscuro de la Luna es delirantemente épica, con ciudades arrasadas, rascacielos partidos a la mitad, y centenares de criaturas robóticas marchando por cielo y tierra como si fueran una legión de destructores de mundos. Oh, sí, a la hora de los efectos especiales el filme es un orgasmo y es el sueño de cualquiera que quiera probar al límite el televisor alta definición de 50 pulgadas que se acaba de comprar.

En cuanto a la historia, debo admitir que arranca muy bien. Siguiendo la moda creada por Watchmen (y seguida por X-Men: Primera Generación y Liga de la Justicia: la Frontera Final), acá enlazamos a los personajes de comic con la historia reciente de la humanidad. Los Estados Unidos no fueron a la Luna a recoger roquitas sino a revisar los restos de una gigantesca nave espacial estrellada a principios de los 60. Esa nave contenía un generador de portales dimensionales, del cual se encontraron algunos pedazos. El resto del generador lo tienen los villanos de la historia, la raza Decepticon, quienes planean dar un golpe para recuperarlos.

ofertas en software ERP
ofertas software para estudios contables
oferta software de sueldos
ofertas de software
ofertas software de gestion produccion

Mientras que esa parte está muy bien, lo que sigue está insertado con calzador, y es la trama vinculada al protagonista humano que encarna Shia LaBeouf. Acá nuestro héroe está en la mala, sin trabajo y siendo verdugueado por sus padres sobreprotectores. Su antigua novia lo ha abandonado, pero ha caido en brazos de otra belleza – Rosie Huntingdon-Whiteley, quien reemplaza a Megan Fox, y que tiene las dotes actorales de un ladrillo -. La chica tiene conexiones, así que le consigue trabajo en una de las tantas empresas que tiene su multimillonario jefe, encarnado por Patrick Dempsey. Lo que sigue es una larga serie de pasos de comedia – algunos efectivos, otros horrendos – que sirven para matar el tiempo mientras el guión intenta encontrar cómo hacer que el personaje de Shia LaBeouf se vuelva útil para la historia y llegue como un héroe hacia el final.

Debo admitir que me reí mucho con Transformers: El Lado Oscuro de la Luna y, en el 50% de los casos, me reí en secuencias que se suponían que era serias o dramáticas. Yo no diría que eso es un efecto indeseado; después de todo, la única manera de que funcione como entretenimiento un filme que va a mostrar cientos de edificios colapsados y miles de muertos en las calles es que no se tome en serio a sí mismo (tal cual como ocurria con 2012). Imaginen exhibir esta película frente a una audiencia que aún permanece sensible por el atentado del 11/9/2001.

Ciertamente hay aciertos y hay errores. Entre los aciertos figura la decisión de Bay de mostrar muertos en pantalla. Acá mueren humanos y mueren robots, lo que lo aleja mucho del espectáculo infantil que le dió origen (y que suele ser el defecto de la fórmula: esos shows en donde los villanos siempre son vencidos pero nunca matan a nadie). Por su parte, los efectos especiales son formidables, y la escalada de destrucción masiva es excepcional (hay una escena cerca del final, en donde LaBeouf y sus amigos quedan atrapados en un rascacielos que está a punto de partirse a la mitad… que hay que verla para creerla). Imaginen Batalla Los Angeles, pero con sobredosis de testosterona. Pero en el apartado de los errores, los mismos se acumulan como una montaña. La Beouf tiene su cuota de escenas fabulosas y otras en las que parece estar en coma. Patrick Dempsey es terriblemente insulso como villano. La perfomance de John Malkovich es, como mínimo, bizarra. Las alianzas y traiciones de turno resultan demasiado rebuscadas y poco creíbles (el diálogo final entre la novia de LaBeouf y Megatron es totalmente absurdo). Y 2 horas y media es demasiado tiempo para desarrollar toda esta bonita pavada (por lo menos le sobran 45 minutos).

Con toda su caterba de errores y aciertos Transformers: El Lado Oscuro de la Luna es recomendable. Si a usted le gustaron las entregas anteriores y 2012, entonces le encantará esta película. Y si a usted no le gustó ninguna de ellas, … váyase al videoclub y alquile la última de Woody Allen.

TRANSFORMERS Las versiones para la pantalla grande de la serie de TV Transformers son: Transformers (2007); Transformers: La Venganza de los Caídos (2009); Transformers: El Lado Oscuro de la Luna (2011). La saga sería reiniciada / secuelizada con Transformers: La Era de la Extinción (2014)

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui