Arlequin: Critica: Star Trek Sin Limites (2016)

Star Trek Sin Limites (2016): la Enterprise se estrella en un planeta lejano, y Kirk y los suyos deben detener el plan genocida de un villano en esta nueva entrega de la serie. Critica de la pelicula.

>> VOLVER AL INDICE DE ARLEQUIN

una crítica del film, por Alejandro Franco

USA, 2016: Chris Pine (capitán James T. Kirk), Zachary Quinto (señor Spock), Karl Urban (Dr Leonard McCoy), Simon Pegg (comandante Montgomery Scott), Zoe Saldana (teniente Nyota Uhura), Anton Yelchin (oficial Pavel Chekov), John Cho (teniente Hikaru Sulu), Idris Elba (Krall / capitán Balthazar Edison), Sofia Boutella (Jaylah)

Director – Justin Lin, Guión – Doug Jung & Simon Pegg

ofertas software para estudios contables

Trama: En la orbe espacial de Yorktown han captado la señal de auxilio de una cápsula de supervivencia. Al recogerla se topan con la alienígena Kalara, la cual les cuenta la historia de que su nave y su tripulación han quedado atrapadas en una distante nebulosa no registrada en los mapas interestelares. En vista de que la única nave de la Federación presente en la zona es la Enterprise, el capitán James T. Kirk decide aceptar la misión de búsqueda y rescate, y pronto parte hacia el lugar. Pero al llegar son atacados por un enjambre de naves alienígenas, las cuales destrozan al Enterprise y lo hacen estrellar contra la superficie de un planeta cercano. La tripulación se salva gracias a las cápsulas de supervivencia, pero la mayoría de sus integrantes se encuentran desbandados por la superficie del planeta, sin posibilidad de comunicarse entre sí y mucho menos con la Federación, debido a que la nebulosa absorbe e interfiere todo tipo de señales interespaciales. Siendo Kirk, Spock, McCoy, Scott y Chekov los únicos que han podido reunirse, pronto descubren que el resto se encuentra atrapado en la base del malvado Krall, el cual ha estado atrapando naves intergalácticas que han pasado por la zona desde hace décadas y ha asimilado la tecnología de las mismas. Ahora Krall ha utilizado la información de la computadora del Enterprise para discernir los planos de construcción de Yorktown y encontrar un punto débil en la estructura, desde donde poder infiltrarse y lanzar un virus que tiene en su poder y que es capaz de devorar todo tipo de materia. Atendiendo los planes de Krall, Kirk y los suyos deberán liberar al resto de la tripulación e intentar detener a Krall… aunque carezcan de nave y de medios para poder hacerlo.

Scotty, Jaylah y Kirk planean cómo atacar al villano en su base, en esta escena de Star Trek Sin Límites (2016) Scotty, Jaylah y Kirk planean cómo atacar al villano en su base, en esta escena de Star Trek Sin Límites (2016)

Star Trek Sin Limites Debo admitirlo: hay números que acabo de enterarme y que me espantan. Que los filmes de la nueva saga de Star Trek cuesten 150 millones de dólares y apenas recauden el doble me parece un disparate, una apuesta jugadísima de los productores en donde los costos no se condicen con el riesgo y las escasas ganancias obtenidas. Para que tengan una idea, un filme Star Trek recauda casi lo mismo que uno de la saga de Jason Bourne, el cual sólo tiene como gasto locaciones y una pistola de utilería. Quizás las ganancias pasen por las rentas y las ventas de DVD porque, a simple vista, producir un filme Star Trek es un negocio poco redituable.

Es posible que ese escenario haya animado a los productores a dar un golpe de timón para intentar convertir a Star Trek en algo mas de masas. Star Trek siempre fue ciencia ficción pensante pero la era marcada por el reboot de J.J. Abrams parece definida por el efectismo – visual, de ideas -, el cual es mucho mas hueco de lo que uno piensa. El último paso en ese proceso de castración, despojamiento y standarización de la saga es el reclutamiento de un preciosista visual como Justin Lin (responsable de los últimos filmes de la saga Rápido y Furioso) para comandar la última entrega de la franquicia. Visualmente Star Trek Sin Límites es mucho mas espectacular que las entregas anteriores, y tiene acción de principio a fin; el problema es que las ideas brillan por su ausencia, y el plan del villano es tan genérico como anónimo.

ofertas software para estudios contables

Aun con su defecto de querer ser pasatista (y traicionar la matriz que Gene Roddenberry le imprimió a toda la franquicia), hay que admitir que algunas cosas de Star Trek Sin Limites funcionan de manera excelente. Por primera vez siento que la troupe de actores funciona de manera aceitada (en especial el trío central de Kirk, Spock y McCoy, lo cuales logran atrapar la gracia de los intérpretes originales aunque en sus propios términos), y la Enterprise es representada con una gracia visual sin precedentes. El problema, claro, es el síndrome del personaje adorable que suele empapar a los filmes hollywoodenses: cuando un caracter es genial, es indudable que va a sufrir una muerte horrible dentro de un par de escenas (si toman tanto cuidado para que nos interese y su suerte nos resulte un shock, ¿por qué no invierten el mismo cariño en hacer interesantes al resto del cast, villano incluído?). Es lo que ocurre con la Enterprise la que, voilá, vuelve a estallar por los aires. Como ésta es la tercera vez que pasa en la franquicia (¿se acuerdan de En Busca de Spock y Generaciones?), termina resultando un recurso barato similar a lo que ocurre en el mundo del comic con las muertes de los superhéroes: la primera vez fue impactante pero después de aplicarlo un montón de veces – y de no ser un acto permanente, ya que héroes (y naves en este caso) resucitan después de 2 o 3 ejemplares / películas – ya aburre y carece de shock emocional. Al menos la saga de The Next Generation tuvo el buen tino de cambiar el diseño de la nave, siquiera para generar nuevo merchandising.

Hay que admitir que la cosa es entretenida y el cast desborda de humor y carisma (Simon Pegg es uno de los responsables del libreto). La macana es que el villano es genérico y ni siquiera el gran Idris Elba puede hacer algo despachando sus pobres líneas sepultado bajo toneladas de maquillaje. La recién llegada Sofia Boutella (Gazelle de Kingsman, el Servicio Secreto) es una gran adición con su humor literal y su garra para pelear, pero todo lo que viene del lado de los malos bordea lo incoherente (alerta spoilers). El por qué Elba ha mutado para convertirse en un alien feo que rejuvenece al chuparle la vida a sus victimas es un misterio, o por qué ha permanecido varado tanto tiempo en el planeta fantasma aún cuando tenía toneladas de naves – atrapadas con su tecnología de enjambre – listas para reciclar y usar es otra incógnita. E incluso el combate final en las exclusas de aires resulta imposible de seguir (¿no estaban dentro de un tubo?¿cómo es que aparecieron Spock y McCoy en el medio?), y arruina la efectividad del climax (fin spoilers).

Star Trek Sin Limites es una pelicula menor de la saga. Se parece a las entregas mas pobres de la etapa Shatner, ésas donde la historia era boba y sobrevivía gracias al impecable carisma del cast. Acáa ocurre lo mismo, con la diferencia que hay efectos visuales espectaculares y algunas escenas de acción son formidables. En todo caso es un postre grande, apetitoso y hueco, el que deleita mientras dura pero no deja sabor duradero en la boca.

STAR TREK – VIAJE A LAS ESTRELLAS

Los filmes que componen la saga Star Trek son: Viaje a las Estrellas: La Película (1979), Viaje a las Estrellas II: La Ira de Khan (1982), Viaje a las Estrellas III: En Busca de Spock (1984), Viaje a las Estrellas IV: Mision: Salvar la Tierra (1986), Viaje a las Estrellas V: La Frontera Final (1989) y Viaje a las Estrellas VI: Aquel Pais Desconocido (1991). La serie seguiría posteriormente con el elenco televisivo de Star Trek: The Next Generation en los filmes : Viaje a las Estrellas: Generaciones (1994), Viaje a las Estrellas: Primer Contacto (1996), Viaje a las Estrellas: Insurreccion (1998) y Viaje a las Estrellas: Nemesis (2002). Star Trek: El Futuro Comienza (2009) es una precuela dirigida por J.J. Abrams; sus siguientes capítulos son Star Trek 2: En la Oscuridad (2013), y Star Trek Sin Límites (2016). Star Trek: Discovery (2017) es una precuela ambientada 10 años antes del vuelo inaugural del Enterprise.

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui