SSSM: Critica: Mi Ex es un Espía (2018)

Portal SSSM: filmes de James Bond y cine de espionaje

Volver al Indice – Critica Filmes de Otros Espias – una crítica del film, por Alejandro Franco


calificación 2/5: mediocre USA / Canada, 2018: Intérpretes: Mila Kunis (Audrey), Kate McKinnon (Morgan), Justin Theroux (Drew), Sam Heughan (Sebastian)

Director: Susanna Fogel – Guión: Susanna Fogel & David Iserson

Trama: Audrey acaba de ser abandonada por su novio de la manera menos diplomática posible – mediante un mensaje de texto -. Consolada por su amiga Morgan, ambas intentan superar el mal momento hasta que un grupo de sicarios se presenta en la casa de Audrey e intentan hacerse con las cosas que Drew tenía en su departamento. Huyendo de asesinos y agentes del gobierno, así es como Audrey se entera que Drew era una espía, y que deben seguir adelante con su misión, llevando a Europa un trofeo que tiene oculto un pen drive con información secreta súper valiosa. Pero las chicas no tienen experiencia en tratar con sicarios y conspiraciones y, con toda su torpeza, intentarán cumplir con su cometido antes que los asesinos – que le están pisando los talones – terminen por alcanzarlas y asesinarlas.

SSSM: Critica: Mi Ex es un Espía (2018)

Al mal trago, paso rápido…

Uno sabe que una comedia de acción está en problemas cuando las persecuciones te sacan mas sonrisas que todas las monerías que hacen los protagonistas (y que te pretenden vender como comedia). Es lo que ocurre con Mi Ex es un Espía, terrible traducción para El Espía que me Abandonó (literal y que se parece al titulo del filme de Roger Moore de 1977, lástima que hoy nadie se acuerda de un filme de James Bond de hace 40 años). Uno ya sabe que la gracia que tenía Mila Kunis la perdió por el camino hace rato, pero que ni siquiera una fuerza de la naturaleza tan salvaje y graciosa como Kate McKinnon pueda resucitar el muerto muestra la impericia de Susanna Fogel como libretista y directora. Sí, son lo tiempos del girl power y la diversidad en Hollywood – y todo el verso que quieras -, pero precisás un experto en comedias para hacer una de acción que sea cómica, y acá la Fogel no le pega ni en el travesaño.

Ciertamente las escenas de acción son impresionantes y es lo que salva a la película de la quema. Justin Theroux – ex mister Anniston – puede ser un serio candidato a 007, aunque un gran director de stunts puede hacer que cualquiera (incluso yo) parezca que pelea brutalmente a lo Jason Bourne. Hay un rubio – Sam Heughan, un escocés que si se pone las pilas puede anotarse en la lista de reemplazos de Daniel Craig en un par de años – que pelea como los dioses, y una villana rusa que asesina de 500 maneras posibles. El drama con esto es que las protagonistas son dos idiotas obsesionadas con sus propias vidas que no terminan por caerle en gracia a nadie de la platea. Están tan absortas en sus propias razonamientos que son ajenas al peligro que les rodea, o razonan pavadas mientras esquivan balazos de pura casualidad.

No sólo la historia es previsible, sino que los supuestos gags no terminan por arrancarte ni una sonrisa. Para colmo el libreto insiste en darle cuerda libre a la McKinnon y es mas lo que pifia que lo que acierta en dos toneladas de improvisaciones y sobreactuaciones.

Mi Ex es un Espía me hace acordar a la remake de Yo Soy Espía, en donde Betty Thomas no podía ni manejar la acción ni los chistes y arruinaba la resucitación de una venerada serie vintage. La Fogel no es tan inepta – la acción es espectacular – pero las risas brillan por su ausencia.