Arlequin: Critica: Fragmentado (Split) (2017)

Critica de cine fantástico y de culto, peliculas de estreno.

Volver al Indice – Critica de Cine Fantástico y de Culto

una crítica del film, por Alejandro Franco


4 atómicos: muy buenaUSA, 2017: James McAvoy (Kevin Wendell Crumb), Anya Taylor-Joy (Casey Cooke), Betty Buckley (Dra Karen Fletcher), Haley Lu Richardson (Claire Benoit), Jessica Sula (Marcia)

Director: M. Night Shyamalan – Guión: M. Night Shyamalan

Trama: Kevin Wendell Crumb es un paciente siquiátrico estable. Posee desorden de personalidades múltiples y, hasta ahora, ha exhibido 23. Todas ellas son tranquilas y civilizadas, y por ello vive en libertad con el control semanal de la Doctora Karen Fletcher. Pero ahora las personalidades están asustadas porque ha aparecido una nueva – a la que llaman la Bestia -, la que posee un instinto asesino insaciable. Por orden de la Bestia Wendell ha secuestrado a tres estudiantes, a las que acosa hasta que la Bestia termine de emerger para devorarlas y tomar la energía de la carne de sus cuerpos; pero una de las chicas – Casey Cooke – es una chica golpeada por la vida, menos inocente y mas astuta que las demás, y comienza a acercarse a Wendell para descubrir sus intenciones y convencer a sus personalidades mas amables para que las liberen. Pero la Bestia ha comenzado a surgir, ha tomado mas rehenes y ha comenzado a matar; y a menos que el ingenio de Cooke logre inventar algo para liberarlas, en cuestión de horas serán despedazadas por la personalidad mas salvaje de Wendell… la que ha comenzado a aplastar a las otras y se está convirtiendo en la voz preponderante del grupo.

Arlequin: Critica: Fragmentado (Split) (2017)

Al parecer M. Night Shyamalan tuvo que caerse del Olimpo de su propio ego para tener que reinventarse. Shyamalan tomó al mundo por asalto a principios de la década del 2000 con la extraordinaria Sexto Sentido (1999) y después se despachó con un par de obras excelsas como El Protegido (2000) y Señales (2002). Hasta ese momento todo el mundo (yo me incluyo) lo señalaba como el sucesor moderno de Hitchcock, un individuo con un talento formidable para crear suspenso y famoso por sus revelaciones de último momento que te dejaban con la boca abierta. El problema es que Shyamalan devoró sus propias gacetillas de prensa y su ego se disparó hacia las nubes, abandonando la modestia que lo caracterizaba y operando con un control de calidad de cero, lo que disparó una serie de fracasos – La Aldea (2004), La Dama del Agua (2006) – y películas realmente horribles – The Happening (2008), The Last Airbender (2010) y After Earth (2013) -. Y justo cuando todos daban la carrera del director de origen hindú por terminada, ocurrió el milagro: apareció Jason Blum, le ofreció apenas un puñado de millones de dólares y le dió total libertad creativa para que se despachara con lo que quisiera. Así comenzó un lento comeback con La Visita (2015) y ahora Split, filmes que le dieron a Shyamalan las mejores reseñas que tuvo en los últimos diez años.

Es posible que el sacarse la presión de las grandes corporaciones (Shyamalan trabajaba para la Buena Vista / Disney) y el volver al ruedo independiente le haya asegurado una bocanada de oxígeno necesaria para deshacerse de la horda de aduladores que le quemaron el cerebro. Por otra parte, al abandonar sus viejos trucos – como las revelaciones inesperadas de último momento que fueron su marca de fábrica desde Sexto Sentido -, Shyamalan tuvo que ponerse a trabajar como un director mas tradicional, enfocado en la trama y las perfomances mas que en los giros de la historia. Split tiene la enorme ventaja de contar con James McAvoy como protagonista: al inglés lo hemos visto en dramas de época y comedias románticas, para luego ser reclutado como la versión joven del Profesor Charles Xavier en X-Men: Primera Generación. Pero donde uno termina dándose cuenta de todo el talento concentrado que McAvoy tiene escondido en la chaveta es cuando al tipo le dan la oportunidad de sobreactuar de manera estratosférica, ya sea en Victor Frankenstein o en Filth, en donde demuestra que es un intérprete capaz de devorarse el mundo si le dan la oportunidad. Acá Fragmentado es su show, su tour de force en donde debe dar vida a un tipo con 23 personalidades diferentes de las cuales vemos 8, las cuales McAvoy mastica con gusto.

Si bien McAvoy es un show en si mismo, el problema con Fragmentado es que la historia carece de conclusión. Es cierto que uno después se entera por la prensa que es el capítulo intermedio en una trilogía (“el Shyamalan Universe”) y la personalidad mas salvaje de McAvoy terminará por enfrentarse con el superhéroe que hacía Bruce Willis en El Protegido, pero eso no te quita la sensación frustrante de un relato sin final concreto. Durante el 80% de su duración Split es un filme intenso e inteligente y, a la hora de los bifes, decide salirse por la tangente y poner un cartel de “Continuará…” que no era lo que uno esperaba.

PortalColectivo, tu guia de colectivos urbanos en internet: recorrido de lineas de Capital Federal, Gran Buenos Aires y principales ciudades del interior de Argentina

Pero salvo ese detalle, Fragmentado es un filme sólido y bien construido. Resulta fascinante las cosas que Shyamalan agrega al Desorden de Personalidades Múltiples, indicando que los individuos con esa patología pueden sufrir cambios físicos de acuerdo a la personalidad que reine en ese momento – si una de ellas es diabética, el tipo precisa inyectarse insulina y el cuerpo la absorbe sin rechazo o descompensación, y si toma el asiento central (o “se pone bajo el foco”, como dice el personaje de la sicóloga que atiende a McAvoy) otra personalidad con metabolismo normal, los requerimientos de insulina desaparecerán -. Todo esto sirve para dar a luz a la Bestia, la personalidad número 24 que agrupa a todos los demás y transforma a McAvoy en una especie de Hulk en miniatura, un ser capaz de hacer proezas físicas imposibles.

Split hubiera sido un filme superior si hubiera encarado un final mas tradicional – la esperada batalla campal entre las chicas y la Bestia – pero, aún con su ausencia (lo que hay es muy breve y escueto) sigue siendo una película interesante y recomendable. Ahora habrá que ver qué tiene reservado Shyamalan para Glass (2019), en donde Samuel L. Jackson, Bruce Willis y James McAvoy se sacarán chispas en la batalla final entre el bien y el mal. Ver si se trata de otro paso en el camino correcto de Shyamalan o será un despropósito de proporciones monumentales, cayendo en las viejas trampas que casi sepultaron su carrera.

M. NIGHT SHYAMALAN

Algunos de sus filmes comentados en este portal: Sexto Sentido (1999) – El Protegido (2000) – Señales (2002) – El Fin de los Tiempos (2008) – Después de la Tierra (2013) – The Visit (2015) – Fragmentado (Split) (2017)