Critica: Mas Peligrosas Todavia (Some Girls Do) (1969)

>> VOLVER AL INDICE DE CRITICAS FILMES DE OTROS ESPIAS

una crítica del film, por Alejandro Franco – 3 / 5

calificación 3/5: buena GB, 1969 : Intérpretes : Richard Johnson (Hugh “Bulldog” Drummond), Daliah Lavi (baronesa Helga Hagen), Beba Loncar (Pandora), James Villiers (Carl Petersen), Vanessa Howard (robot número siete), Robert Morley (Miss Mary), Sydne Rome (Flicky)

Director: Ralph Thomas – Guión: Liz Charles-Williams & David D. Osborn, sobre los personajes creados por Herman C. McNeile

Trama : Varios ejecutivos vinculados al desarrollo del primer avion supersónico de pasajeros, el SST1, han perecido en extrañas circunstancias. El gobierno inglés decide llamar al investigador privado Hugh “Bulldog” Drummond para que se encargue del caso. Pero Drummond se encuentra de vacaciones y desestima el expediente. Sin embargo los asesinatos pegan cada vez más cerca del investigador, y Drummond decide actuar, ayudado por su bella asistente Flicky. No pasa mucho tiempo hasta que el investigador descubre que su archienemigo Carl Petersen es el responsable de la conspiración, buscando obtener un substancioso rédito financiero por el fracaso del proyecto. Petersen posee un ejército de mujeres robot y es asistido por dos letales secuaces, la baronesa Helga Hagen y la bella Pandora, las cuales eliminan todos los cabos sueltos. Pero la tenacidad de Drummond es la única que puede interponerse ante Petersen para que sus siniestros planes tengan éxito.

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui

Mas Peligrosas que los Hombres (Some Girls Do) (1969)Esta es la obligatoria secuela de Más Peligrosas que los Hombres (1967), en donde un reestilizado Bulldog Drummond – un investigador privado que estuvo de moda en los años 40 – venía a ser una suerte de James Bond free lance que trabajaba eventualmente para el gobierno inglés. Tal como en el filme anterior, Drummond es un investigador de seguros, así que no usa gadgets ni posee licencia para matar, y el rol queda a cargo de Richard Johnson – el que en su momento fuera un serio aspirante al papel de 007 -. El dato curioso es que la producción se demoró dos años en producir algo mucho más chato e insípido que el filme anterior. Quizás parte de la culpa tenga que ver con la ausencia de Jimmy Sangster – libretista habitual de los filmes de la Hammer -, que había metido mano en el filme anterior y acá ni siquiera fue convocado.

A mí me había gustado mucho Más Peligrosas que los Hombres. No clonaba directamente a James Bond (o a los cientos de parodias que prosperaban en esa época, como Matt Helm o las películas de euroespías), Richard Johnson era un aventurero bastante simpático, había un humor zumbón flotando en el ambiente, y la gracia de todo residía en el dúo de asesinas compuesto por Sylvia Koscina y Elke Sommer, las que desbordaban de humor negro. Pero acá la originalidad se fue al tacho y decidieron copiarse a sí mismos, mezclando la fórmula que inventaron con todos los desgastados clichés de las parodias 007 de la época y que habían sorteado exitosamente en el primer filme. Si Más Peligrosas que los Hombres tenía estilo, Más Peligrosas Todavía se ve como una típica aventura de Matt Helm de la época, sólo que sobreproducida. El villano tiene un ejército de letales mujeres robot, las que no tienen mayor vestimenta que ajustados bikinis; el sobrino de Drummond – que aparecía en el primer filme, y que era un personaje que aportaba aplomo a la historia – brilla por su ausencia, y Richard Johnson acapara toda la pantalla, cumpliendo con el rol de seductor implacable propio de los clones 007. Sabiendo que Johnson no es precisamente el rey del carisma, el libreto le da cierto aire paternal y lo emparda con Sydne Rome, la que hace de adolescente enamoradiza y se la pasa todo el filme abriendo los ojos a más no poder y sin pestañar, como si fuera una adolescente pasada de drogas duras. Para completar el cuadro tenemos a otro dúo de asesinas, esta vez encarnadas por Dalilah Lavi (que durante toda la década del 60 se pasó actuando en clones de James Bond, comenzando por la versión 1966 de Casino Royale y siguiendo por la aventura de Matt Helm The Silencers) y Beba Loncar, y que no llegan a tener ni el 5% de gracia de la pareja original de Sylvia Koscina y Elke Sommer en Más Peligrosas que los Hombres. También está el némesis habitual de Drummond, Carl Petersen, esta vez con el rostro del amargo James Villiers (el que reemplazaba a M en Solo Para Sus Ojos tras el fallecimiento de Bernard Lee) en lugar de Nigel Green (que seguramente se había ido a filmar … The Wrecking Crew!, otra aventura de Matt Helm). Como puede verse esta gente prácticamente comió durante una década trabajando tanto en la serie original de James Bond como en toda la parva de imitadores que prosperaron a finales de los años 60.

Pero Mas Peligrosas Todavía es un filme más torpe que el original. Las asesinas no son tan graciosas. El plan del villano es casi idéntico al del primer filme. Carl Petersen tiene muy poco espacio en la película. Los asesinatos son bastante ridículos – como cuando remolcan a toda velocidad al auto de un oficial inglés y le cortan las cuerdas para que el vehículo se lance por un precipicio -, con lo cual volvemos a la lógica de Scott Evil: ¿no era más fácil pegarle un balazo?. Al menos Richard Johnson sigue peleando bien y aporta algo de simpatía, y las locaciones sigue siendo espléndidas… pero con dos años de demora respecto al original, esta película podría haber engendrado una historia más fresca y creativa.

Más Peligrosas Todavía está ok para nosotros que nos gustan los euroespías de los años 60. Es potable, pero no deja de ser un refrito de la fórmula del primer filme, agregando la cuota ridículamente sexista que todas las copias de James Bond tenían en aquella época. Es una lástima, ya que la saga había mostrando potencial cuando había seguido su propio camino.

3 CONNERYS : Bulldog Drummond regresa, con escasa originalidad y mucho chiste sexista fácil. No es un mal filme, pero copia demasiado su propia fórmula y la de cientos de clones 007 de la época, perdiendo toda su frescura. Hay buenas actuaciones y tiene sus momentos, pero todo se ve muy light y repetido.

LA SAGA DE HUGH “BULLDOG” DRUMMOND

Deadlier Than The Male (1967) – Some Girls Do (1969)

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui