Critica: Operacion Skyfall (2012)

Critica: OPERACION SKYFALL

>> VOLVER AL INDICE DE CRITICA DE FILMES DE JAMES BOND

una crítica del film, por Alejandro Franco – 5 / 5

calificacion 5 Connerys sobre 5: excelente GB, 2012 : Intérpretes : Daniel Craig (James Bond), Javier Bardem (Raoul Silva), Judi Dench (M), Ralph Fiennes (Gareth Mallory), Naomie Harris (Eve), Albert Finney (Kincade), Berenice Lim Marlohe (Severine), Ben Whishaw (Q)

Director: Sam Mendes – Guión: Neal Purvis, Robert Wade y John Logan

Trama : James Bond se encuentra tras la pista de un disco duro, el cual contiene los nombres de todos los agentes de la OTAN que se encuentran infiltrados en las principales organizaciones terroristas del mundo. Pero el operativo sale mal, la lista desaparece en manos del enemigo, y Bond es dado por muerto después de caer desde un precipicio. Ahora han pasado tres meses y los conspiradores han comenzado a descifrar la lista, revelando nombres todas las semanas en lo que parece ser una movida personal contra M, la jefa del servicio secreto británico. Después de que la seguridad informática del Mi6 fuera quebrada y su edificio bombardeado, Bond – quien disfrutaba del anonimato, y se encontraba lejos del servicio – decide regresar para apoyar a M y detener a los conspiradores. Pero éstos están encabezados por el ex-Mi6 Raoul Silva, quien considera que M lo traicionó en su última misión y lo entregó a los chinos, razón por la cual su sed de venganza sólo se saciará con la cabeza de la jefa del servicio secreto. Ahora 007 se ve obligado a proteger a M de los embates de Silva y para ello decide refugiarse en la mansión familiar que mantiene en las planicies escocesas… pero sólo es cuestión de tiempo hasta que Silva y sus sicarios los encuentren y desaten el infierno sobre la Tierra.

ofertas de software

Operacion Skyfall (2012)Para los ansiosos intentaré resumir Operación Skyfall en pocas palabras: es una gran película Bond pero no es una gloriosa pelicula Bond. No hay nada en el filme que sea fascinante o descomunalmente original – entendámonos bien: Skyfall no es la nueva Goldfinger, algo que rompe la tierra y empieza a ser imitado a rabiar por medio mundo -, pero sin lugar a dudas es un sucesor más que digno para la cercana Casino Royale y, desde ya, que le pasa el trapo a Quantum of Solace. A mi gusto personal me sigo quedando con el filme de Martin Campbell y, en caso de compararlos, diría que Skyfall es un 10% más floja. Mientras que los personajes y la acción son notables, la historia de fondo empieza a resquebrajarse cuando uno comienza a analizarla después de ver el filme. ¿Era necesario armar todo este complicado bardo para intentar matar a una sola persona?. A final de cuentas, si 007 entra y sale del departamento de M como pancho por su casa, ¿por qué idear una satánica conspiración para liquidar a una anciana a la cual la artritis apenas le deja tomar un arma?.

Operación Skyfall marca la entrada número 23 en la saga oficial de 007, la misma que en estos momentos se encuentra cumpliendo 50 años de antigüedad. Pero la génesis de Skyfall fue larga y complicada, especialmente después que la Metro Goldwyn Mayerco poseedora de los derechos cinematográficos de 007 – se declarara en quiebra en el 2010. Lo que siguió fue una sucia comedia de enredos, en donde un puñado de estudios independientes comenzaron a chicanearse mutuamente para hacerse con el control de los activos de la MGM (en parte o en su totalidad) a precio de pichincha, y que terminó con un gobierno consensuado por los interesados, el cual consiguió inyectar algo de liquidez al estudio en vista del rodaje de dos futuros tanques de taquilla – como lo son la saga de El Hobbit (sobre la cual la MGM tiene los derechos) y la película de 007 que ahora nos ocupa -. Todo esto devino en una demora de cuatro años entre Quantum of Solace y Skyfall, un parate sólo comparable a los seis años de impasse ocasionados por el desastroso final de la era Dalton (tras el fracaso de Licence to Kill) y la llegada de Pierce Brosnan en Goldeneye.

Al menos los cuatro años de espera valieron la pena para que el equipo creativo puliera y enriqueciera la trama. Además de los habitués Robert Wade y Neal Purvis figura el guionista John Logan (Rango) y el oscarizado director Sam Mendes, el mismo de Belleza Americana. Ciertamente es un mix bastante inusual, pero la fórmula de traer a la saga a gente que no es del género le ha venido dando excelentes resultados a la dupla de productores Barbara Broccoli y Michael G. Wilson. Aquí Mendes demuestra que es un director todo terreno, y que maneja tan bien a los personajes como a las secuencias de acción más salvajes.

En sí, Skyfall es la historia de una venganza. Otro ex agente del Mi6 que viene a cobrarse una vendetta personal contra M y el Mi6. Para ello urde un rebuscado plan, el cual no sale como corresponde cuando 007 decide meter sus narices en todo el asunto. Toda esta historia se divide en un esquema clásico de tres actos, los cuales están claramente diferenciados: en el Acto I se pierde una lista que contiene las identidades de todos los agentes secretos occidentales infiltrados en las principales organizaciones terroristas existentes en el mundo (¿la lista NOC?). En el Acto II nos topamos con el tipo que se apoderó del archivo, un ambiguamente gay (!) ex agente británico que piensa ventilar esos datos para provocarle un despiole a M, su antigua jefa en el servicio secreto, y a la cual se la tiene jurada ya que ésta la mandó a otra de esas típicas misiones sin retorno. Y, en el Acto III el villano provoca tanto caos que nuestros héroes deben refugiarse en un chalet en la campiña escocesa, listos para montar una improvisada resistencia ante la llegada inexorable del malvado y sus sicarios. El Acto I es típica rutina Bond – 007 encuentra una pista en el punto A y va al B; allí encuentra otro dato y va al punto C; y, en el medio, hay pirotecnica verbal con sus superiores de turno -, hecha con prolijidad pero sin ser impresionante. Ciertamente hay una excelente escena de acción (en la secuencia pre créditos), pero el resto es bastante charla y muchas peleas mano a mano.

oferta software de sueldos
ofertas software para estudios contables
ofertas en software ERP
ofertas de software
ofertas software de gestion produccion

Pero donde Operación Skyfall cobra personalidad es en el Acto II cuando – después de una hora – nos topamos con el villano de la película. Empiezan a aparecer excelentes piezas de diálogo – Bond como una fuerza letal e imparable, capaz de cambiar el destino de las personas; el malvado Raoul Silva como un individuo brillante y cinico, dotado de su propia visión del mundo – y el filme comienza a levantar vuelo de gran altura. Sin dudas Raoul Silva es el primer villano homosexual (o bi norma, como quiera llamarlo) de la saga y – como para que no queden dudas – al tipo se le hace agua la boca al ver los trabajados pectorales de Daniel Craig, tras lo cual no escatima en epitetos e indirectas para ver si el blondo protagonista agarra viaje. Ese primer encuentro podría haber devenido en una escena soberanamente kitsch, pero el libreto – y la perfomance de Bardem – se dan maña para dar vueltas las expectativas y transformar al villano en un personaje sofisticado e interesante. Raoul Silva es brillante, expeditivo y, sobre todo, carismático: el tipo sabe captar la atención de la gente que lo rodea con sus pensamientos y anécdotas. En más de un sentido Raoul Silva no deja de ser un villano nolanesco su genética malvada es muy similar al Joker de Batman, el Caballero de la Noche: otro terrorista brillante y sangriento, chiflado y desbordante de humor negro -. Incluso la escena en donde Javier Bardem está encerrado en una celda en el Mi6 y, de pronto, toda la estación comienza a quedar bajo ataque, parece extractada del clásico de Christopher Nolan. Faltaba que Bardem comenzara a aplaudir en su celda para completar la sensación de deja vu.

Y el Acto III es extraño. En vez de destruir una gigantesca base secreta, lanzarse a una persecución interminable, o pelear contra un exótico secuaz, 007 se embarca en un duelo propio de una película western. Algo así como A la Hora Señalada pero en Escocia. Toda la secuencia es tensa y prolija, pero resulta rara verla en una película Bond. Ya para ese entonces el filme transpira peligro por todos sus poros – otro punto en común con Batman, el Caballero de la Noche – por lo cual no tenemos garantía alguna de que los personajes principales lleguen vivos a la secuencia de créditos finales.

Ciertamente la trama tiene problemas cuando uno la analiza en perspectiva – ¿tanto era el odio de Raoul Silva? ¿no había un método más simple de intentar matar a M? – pero los personajes y los diálogos son tan interesantes que uno nunca termina por revisar seriamente la lógica de sus actos. Quizás uno de los puntos menos fuertes del filme sea que el villano (que es un constante ladrón de escenas) aparece demasiado poco. Aún así, no me sorprendería que alguien tirara al ruedo el nombre de Bardem como posible candidato a una estatuilla como mejor actor secundario.

El otro punto interesante tiene que ver con la mitología Bond. Acá pasa por dos aspectos: por un lado caen las últimas fichas que faltaban para completar la leyenda – aparece Q, esta vez como un imberbe ciber nerd, lo cual resulta muchísimo más logico y realista que ver a un geronte con guardapolvo, y lo que termina por producir algunos contrapuntos deliciosos con la hosquedad de Daniel Craig; Bond recibe su Walther PPK oficial (aunque ahora cuenta con reconocedor de huellas dactilares); y llega del cielo la dichosa Moneypenny, aunque su inclusión en la mitología 007 está metida con calzador – y, por el otro lado, toda la trama trasunta guiños a la tradición cinematográfica y literaria del personaje. Esto no es un catálogo de obviedades al estilo de Otro Dia Para Morir, sino que están mejor camufladas; por ejemplo, el Aston Martin de Craig no es el coche de serie que ganó en la apuesta de Casino Royale sino el vehículo recargado de gadgets que manejaba Sean Connery en Goldfinger (los homenajes van desde un par de tomas similares a la persecución de Connery en la fábrica suiza del filme de 1964, hasta un delicioso gag en donde Craig contempla la posibilidad de presionar el botón rojo de la palanca de cambios y expulsar a Judi Dench por el techo!). Los homenajes abundan, incluyendo un nuevo obituario de 007 (y su falsa muerte, tal como en Solo Se Vive Dos Veces), nos topamos con otro agente renegado al estilo de Goldeneye; e incluso el duelo final parece extractado del libro original de La Espia que Me Amó.

Operación Skyfall es un sólido film Bond. Es mucho más satisfactorio que Quantum of Solace, pero no supera a Casino Royale (al menos, a mi juicio). Hay un gran villano, pero está muy retaceado, y hay muchos personajes interesantes en una historia que es mucho mas simple de lo que parece. Termina con éxito la trilogía de “precuelas” que sirven para parir el James Bond tal como conocemos; y, aunque no haga historia, desborda de talento creativo como refrescar este cuento kabuki que venimos siguiendo desde hace 50 años, y que parece estar encontrando la madurez justa en la etapa de Daniel Craig como protagonista.

5 CONNERYS : Gran villano, pero aparece poco y la trama es mucho más simple de lo que parece. Hay excelentes personajes y grandes diálogos, pero la historia precisaba ser más original para convertirse en un clásico. De cualquier modo, una de las mejores entradas en toda la saga.

LA SAGA OFICIAL DE JAMES BOND

La era Connery: Doctor No (1962)Desde Rusia con amor (1963)Goldfinger (1964)Operacion Trueno (1965)Solo se vive dos veces (1967) / El fugaz paso de Lazenby: Al Servicio Secreto de Su Majestad (1969) / El primer regreso de Connery: Los Diamantes son Eternos (1971) / La era Moore: Vive y Deja Morir (1973)El Hombre del Revolver de Oro (1974)La Espia que me Amo (1977)Moonraker (1979)Solo para sus Ojos (1981)Octopussy (1983)En la Mira de los Asesinos (1985) / La era Dalton: Su Nombre es Peligro (1987)Licencia para Matar (1989) / La era Brosnan: Goldeneye (1995)El Mañana Nunca Muere (1997)El Mundo no Basta (1999)Otro Dia para Morir (2002) / La era Craig: Casino Royale (2006)Quantum of Solace (2008)Operación Skyfall (2012)Spectre (2015)

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui