AQN – Critica: El Resplandor (The Shining) (1980)

El Resplandor: un clasico del terror de los años 80 basado en la novela de Stephen King, con Jack Nicholson y Shelley Duval. Critica del film

sistemas de gestion para comercio exterior, importadores, exportares, agentes de carga internacional y despachantes de aduana Datahouse Company - haga click aqui

    Critica: THE SHINING

>> VOLVER AL INDICE DE ARLEQUIN

una crítica del film, por Alejandro Franco

USA, 1980 : Jack Nicholson (Jack Torrance), Shelley Duval (Wendy Torrance), Danny Lloyd (Danny Torrance), Scatman Crothers (Dick Halloran)

Director – Stanley Kubrick, Guión – Stanley Kubrick & Diane Johnson, basados en la novela homónima de Stephen King, Musica – Wendy Carlos, sobre adaptaciones de Bela Bartok, Rachel Elkind, Gyorgy Ligeti & Kryzsztof Pendericki

Trama: Jack Torrance se muda junto con su familia al hotel Overlook, donde ha sido contratado como encargado de mantenimiento mientras las instalaciones permanecen cerradas durante el duro invierno de cinco meses. Su hijo Danny posee el don de la clarividencia, lo que le permite ver los extraños sucesos que ocurren en el hotel. Es que el edificio se encuentra poseído por los fantasmas de anteriores huéspedes, quienes han encontrado muertes violentas. Pero ahora los espíritus del Overlook han poseído a Jack, a quien han vuelto demente y se encuentra persiguiendo a su familia con el propósito de matarlos. Wendy y Danny deberán correr por sus vidas mientras se encuentran totalmente aislados en semejante paraje desierto.

    un trailer alternativo de The Shining  

ofertas de software
oferta software de sueldos
ofertas software para estudios contables
ofertas software de gestion produccion
ofertas en software ERP

  El Resplandor Hablemos de locos. Aquí tenemos un ejemplo, donde tenemos reunidos a Stanley Kubrick y Jack Nicholson. Excesivos, brillantes, insufribles, como los quiera llamar. Y tenemos a El Resplandor, un film sobrevalorado de los años 80, que muchos incluyen en las listas top del cine de horror. Una mezcla explosiva.

La realidad es que la impecable carrera de Stanley Kubrick había sufrido su primer revés en la taquilla con el fracaso de Barry Lyndon (1975). Y allí comenzaría el caos, el lento declive hacia los límites de la cordura de Kubrick. Cada vez más recluído, más obsesivo, mas lento en generar sus proyectos – ya que debían estar planeados hasta el último detalle -. Si cinco años demoró The Shining en gestarse, tardaría siete con Full Metal Jacket y doce con Eyes Wide Shut, su último film. Posiblemente con su ego lastimado – y con el temor obsesivo al fracaso, lo que lo llevaría a los límites del bloqueo creativo -, Kubrick decidió apostar por un film de horror, que usualmente hacen buena taquilla. Es cierto que la historia tiene otros toques que pueden haber seducido al director, como el bloqueo para escribir que tiene el personaje central Jack Torrance, y el clima claustrofóbico de la trama, que se emparentan más que bien con los trastornos de personalidad que Kubrick ya comenzaba a manifestar en aquella época.

Pero si bien El Resplandor fue un éxito de taquilla, dista mucho de ser una obra maestra. Uno no puede dejar de reconocer que Kubrick consigue una atmósfera formidable, y hace un manejo impecable de la cámara y de la banda sonora. En vez de transformar a la historia en un relato típico de fantasmas, con sombras y ruidos en la oscuridad, Kubrick convierte a la trama en una experiencia claustrofóbica aún en escenarios enormes y brillantemente iluminados. Es imposible que el espectador no se sienta abrumado por los decorados del Overlook – gigantesco, laberíntico como el jardín que tiene a la entrada, intimidante -, y especialmente por lo que pasa en sus corredores. Estas escenas son, por lejos, lo mejor del film. Y a esto se suma la sobrenatural banda sonora, que pone los nervios de punta.

Pero, mientras que Kubrick hace lo suyo con el clima que requiere la trama, por otro lado sigue demostrando que es un pésimo director de actores. El guión – de su puño y letra, adaptando una novela de Stephen King – también aporta su carga negativa. Por un lado el pétreo Danny Lloyd mata cualquier tipo de simpatía que podíamos tener por el personaje. Además, cada escena que habla con su amigo imaginario Tony es completamente idiota. Uno piensa que toda esa idea se podría haber trabajado de manera diferente, con monólogos internos del personaje en vez de mostrar a un mal actor infantil hablando con su dedo. Por el otro lado está el benemérito Jack, que hunde todos los méritos del film. Uno no puede dejar de reconocer que Jack Nicholson pudo dominar su estilo de sobreactor recién a la vejez, y transformarse en un intérprete delicioso; pero cuando era joven, era un atentado al buen gusto. El problema es que Nicholson ya parece desquiciado desde el principio del film, y sus escenas intermedias hasta el arranque de locura final son vergonzosas. Como diría Richard Scheib, este era un papel que requería a un actor más común y simple, cuya transformación en asesino demente fuera gradual y shockeante. Así como está es terriblemente malo, y lastra a toda la película.

ofertas en software ERP
ofertas software de gestion produccion
oferta software de sueldos
ofertas de software
ofertas software para estudios contables

Y el otro punto es el guión, que carece de coherencia. Es cierto que la novela de King brinda mayor cantidad de detalles – el pasado alcoholico de Jack, el deseo de los fantasmas del Overlook de poseer el don de Danny -, pero la poda que realiza Kubrick deja grandes partes de la trama sin sentido, como la asistencia al bar por parte de Jack, o el inutil poder de Danny. Aquí el don de clarividencia del chico no sirve para nada, y las apariciones de los fantasmas de las gemelas podría haberlos visto sin necesidad de incluir el tema de su poder en el libreto. El guión simplemente termina presentando al hotel como la hoguera del mal que ha logrado empapar a Jack y transformarlo en un asesino serial comun y corriente. La última escena – con la foto en donde Nicholson aparece en una fiesta en el hotel en 1921 – intenta aportar un toque sobrenatural; pero toda la historia bien podría haber sido contada desde el punto de vista de un alcoholico, que en pleno delirum tremens ha descendido a la locura y tiene alucinaciones. Por lo demás no hay tanto terror como uno podría esperar (o será que el film ha envejecido mal); y la última atrocidad que comete el libreto es hacer útil el don de Danny para que llame al personaje de Scatman Crothers, y este viaje a través de medio país para ser asesinado por Jack Torrance. Es un detalle completamente idiota.

El Resplandor es un film muy desparejo. Crea fabulosos climas de tensión, pero termina por arruinarlos con las bochornosas interpretaciones de Jack Nicholson y Danny Lloyd, y su guión castrado de tonos sobrenaturales. Stephen King desaprobaría la versión de Kubrick y terminaría por producir una miniserie en 1997 a su medida, mucho más fiel y coherente.

   

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui