Arlequin: Critica: Rambo: First Blood (Rambo I) (1982)

Critica de cine fantástico y de culto, peliculas de estreno.

Volver al Indice – Critica de Cine Fantástico y de Culto

una crítica del film, por Alejandro Franco


4 atómicos: muy buenaUSA, 1982: Sylvester Stallone (John J. Rambo), Richard Crenna (Coronel Sam Trautman), Brian Dennehy (Sheriff Will Teasle), Bill McKinney (Dave Kern)

Director: Ted Kotcheff – Guión: Michael Kozoll, William Sackheim & Sylvester Stallone, basados en la novela First Blood de David Morrell

Trama: John Rambo es un veterano de la guerra de Vietnam que regresa a casa. Pero sin un hogar que lo ampare, va en busca de un antiguo compañero de armas que salió de la contienda antes que él. El problema es que, al llegar, se entera que ha muerto de cáncer, y ahora el ex soldado vaga solitario y sin rumbo. En el camino se topa con un sheriff pueblerino – Will Teasle -, un individuo prepotente y violento, que lo considera un indeseable y lo hace arrestar; pero la prisión solo le refresca el trauma de los campos de concentración y de la tortura que padeció en Vietnam, y Rambo se transforma en un ser violento y brutal que castiga con toda su furia a sus agresores. Ahora el sheriff, la policía del estado y hasta la guardia nacional están tras sus pasos… pero Rambo se ha refugiado en los bosques, un ambiente natural para él, y en donde procede a cazar de manera implacable a cada uno de sus perseguidores. Y ahora está dispuesto a ir por la cabeza del sheriff Teasle, desatando una guerra personal que sólo terminará cuando uno de los dos esté muerto.

Arlequin: Critica: Rambo: First Blood (Rambo I) (1982)

A mi no me gusta Stallone. Nunca me gustó porque tiene cierta tendencia al melodramatismo, a tipo sufrido luchando contra adversidades gigantescas. Al contrario de Arnie – siempre badass, siempre implacable -, Stallone tenía algo de pasta de actor y quería lucirse en sus papeles, aunque fueran los primeros antes de caer en el superestrellato y volverse tan pétreo (pero sin la misma gracia) que el mastodonte austríaco. Es por eso que su carrera ha ido a los tumbos, con altas y bajas, porque siempre busco héroes con ribete dramático… y el tipo no es muy bueno llorando con su boquita torcida y gimiendo las cosas con un acento cerrado e inentendible.

Pero Rambo era la primera ocasión en la que Stallone podía mostrarse como estrella taquillera luego de los sucesos de Rocky (I, II y III). Al menos podía armar otra franquicia, aunque ello no es lo que parece a primera vista en First Blood, que empieza siendo un drama sobre la discriminación a los veteranos de la guerra de Vietnam y después se convierte en un espectáculo de fuegos artificiales. Mientras que las intenciones son buenas, el drama es enteramente artificial – sheriff mas malo que el diablo lo califica como vago, lo echa del pueblo, al quía se le pira el marulo confundiendo la realidad con las torturas sufridas en Vietnam, y termina desatando una guerra contra la policía local que termina con una pila de cadáveres en el medio -, ya que el sheriff es loco y se obsesiona, y el héroe está mas loco y no duda en disparar a civiles si se meten en medio de su refriega con el sheriff. Lo que podía ser un drama de dos tipos duros de posiciones encontradas y puntos de vista equivocados se termina convirtiendo en un duelo en donde cada uno hace lo que quiere de la manera mas violenta posible – uno porque tiene placa de policía; el otro porque fue un héroe de guerra y defendió a su país a muerte… y no sabe hacer otra cosa que batallar -, lanzándose sin asco todo lo que tienen a mano y sin importarles un pito la gente que queda en el medio. Si no hubieran tantas explosiones éste podría ser un duelo personal y un drama mas íntimo, como ocurre en la secuencia final cuando Rambo se desarma ante el coronel Trautman y le explica los horrores de la guerra, y como la violencia y vivir al aire libre en un ambiente hostil se han vuelto su modo de vida. Lástima que en el medio hay esas persecuciones tipo Hal Needham, esos policías pueblerinos tan violentos y necios, y esa M60 que arrasa todo de manera gratuita. ¿Qué corno tiene que ver el pobre dueño de la gasolinera que Rambo hace explotar, con la pelea que tiene con Teasle? ¿Era su primo segundo?. Digo, al protagonista le importa tres cacsos destruir un montón de propiedades privadas (y vidas) con tal de tomarse revancha del poli fascista que quiso pasarlo por arriba.

Si la moralidad del duelo es discutible – aunque los disparos y las persecuciones sean entretenidos -, el que mete la pata feo es Richard Creena. Es una perfomance espantosa, plagada de frases hechas e intenciones oscuras. “Si usted cree que es Superman, Rambo es su Kriptonita”. “Si pidió 100 soldados de refuerzos, Rambo vale por 101”. “Yo que usted sacaría un pasaje a la China… y aún así dudo de que mi chico no lo encuentre allí”,… y todo tipo de idioteces avalando al desquiciado que dispara a medio mundo con la M60. Cuando un tipo así causa desastres, es una bala perdida, un cabo suelto que debe atarse a toda costa. Que haya matado a un millón de vietnamitas no lo avala para cargarse un pueblo repleto de estadounidenses. Es una postura altamente estúpida, ya que lo que debería hacer Trautman es cortar la agonía del perro herido poniéndole una bala en medio de los ojos.

Aun con todos sus defectos, Rambo I (o First Blood) es levemente superior a lo pasable. Hay ingenio en las soluciones que encuentra Rambo a lo MacGyver, Brian Dennehy está hecho para papeles como éste, y Stallone aún no está deforme con lo cual puede actuar un poquito. Comparado con los pasquines patrióticos de los capítulos posteriores sigue siendo superior, aunque sigue sin ser una gran película.

RAMBO

Rambo: First Blood (1982) – Rambo II (1985) – Rambo III (1988) – John Rambo (2008)