AQN – Critica: Piratas del Caribe: La Maldicion del Perla Negra (2003)

Piratas del Caribe: La Maldicion del Perla Negra: La primera aventura de Jack Sparrow y su troupe de piratas en este film dirigido por Gore Verbinski y protagonizado por Johnny Deep y Geoffrey Rush. Critica de la pelicula

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui

>> VOLVER AL INDICE DE ARLEQUIN

una crítica del film, por Alejandro Franco

USA, 2003 : Johnny Depp (Capitan Jack Sparrow), Orlando Bloom (Will Turner), Keira Knightley (Elizabeth Swann), Geoffrey Rush (Capitan Barbossa), Jack Davenport (Comodoro Norrington), Jonathan Pryce (Gobernador Weatherby Swann), Lee Arenberg (Pintel), Mackenzie Crook (Ragetti), Kevin R. McNally (Mr Gibbs)

Director – Gore Verbinski, Guión – Ted Elliott & Terry Rossio, basados en el espectáculo de animatronics homónimo de Disneyworld, Musica – Klaus Badelt

Trama: La tripulación del barco pirata Perla Negra ha robado un tesoro maldito perteneciente a los aztecas, y por ello se encuentran condenados a vivir el resto de la eternidad como muertos vivos. Su única esperanza de liberación reside en obtener todas las 882 piezas de oro que conformaban el botín, y que han dilapidado en todos estos años. Para ello se dirigen a Port Royal, atacando a la milicia inglesa y tomando como rehen a Elizabeth Swann, la hija del gobernador, quien es la poseedora de la última pieza del tesoro. Pero en el lugar también se encuentra el capitán pirata Jack Sparrow, quien intenta recuperar el Perla Negra después que su tripulación se amotinara y lo dejara abandonado en una isla. Sparrow tejerá una alianza improbable con el herrero Will Turner, quien se encuentra enamorado de Elizabeth, para recuperar a la chica. Pero Turner desconoce que Sparrow tiene secretas intenciones para con él, como utilizarlo como canje para recuperar su barco. Y mientras tanto toda la armada inglesa se encuentra rastreando el Caribe intentando dar con el Perla Negra.

oferta software de sueldos
ofertas software para estudios contables
ofertas software de gestion produccion
ofertas de software
ofertas en software ERP

  Piratas del Caribe: La Maldicion del Perla Negra Hay géneros que se encontraban en extinción y que desde principios de los 90 Hollywood ha intentado resucitar con diverso éxito, en parte gracias a la escasez de ideas reinantes. Tanto el Western, los filmes de guerra, el Peplum como las películas de piratas habían desaparecido de las pantallas hacía mucho tiempo. Y posiblemente el film que diera el puntapie inicial fuera Gladiator (2000), el que demostraría que un género viejo, con buenos efectos especiales y un director competente, podía ser rescatado de las arenas del tiempo.

Los filmes de piratas tuvieron su auge entre las decadas del 40 y el 60. Desde ese entonces, Intentos intermedios de reflotarlo habían perecido como horrendos fracasos, en especial Piratas (1985) de Roman Polanski o la terrible La Pirata (1995) de Renny Harlin. Sorpresivamente a principios del nuevo milenio el imperio Disney – en otro caso más que evidente de reciclaje de ideas – comenzó a probar suerte con producir filmes basados en los parques temáticos que componen Disneyworld, idea extraña si las hay. Y para ello recurrió a los servicios del productor Jerry Bruckheimer, el rey del cine lobotomizado de acción y el responsable tras títulos tales como The Rock, Armageddon o Pearl Harbor; todas peliculitas que abundan en explosiones y efectos especiales pero dotadas de guiones atroces y pésimos directores.

El resultado de esta alianza fue Piratas del Caribe: La Maldición del Perla Negra, que terminó por convertirse en un fenomenal blockbuster y que dispararía dos secuelas, una más taquillera que la otra, ubicándose entre los 20 títulos más exitosos en el box office de toda la historia (compitiendo con Titanic y las trilogías de Star Wars y El Señor de los Anillos). Sin dudas fue un bombazo que tomó por sorpresa a todos.

El éxito de Piratas del Caribe consiste en mezclar dos géneros: el de piratas con el cine fantástico, y condimentarlo todo con abundante comedia. Estos dos ultimos elementos son los que terminaron por cautivar a millones de espectadores, y lo convirtió en un film de culto. Es obvio que para que ello funcione precisa un guión aceitado, una buena dirección y un gran casting; y Piratas del Caribe los posee en las medidas justas.

El modelo obvio del film es sin lugar a dudas The Crimson Pirate (1952), ese gran clásico adelantado a su tiempo con Burt Lancaster. Hay numerosas ideas que toma directamente (o bien termina por parodiar) de dicha película: desde los discursos pomposos de Lancaster, los vuelos aéreos en soga sobre las inmensas velas de los barcos, y el tono en solfa de todo el film (incluso en alguna de las secuelas se roba la secuencia entera en que los piratas huyen, con un bote dado vuelta y usado como campana de oxígeno, por el fondo del mar). A esto le añade toda la historia de la maldición que pesa sobre los piratas, los que los transforma en un ejército de muertos vivos al estilo de El Ejercito de las Tinieblas. Pero nada de esto funcionaría si el film no se las ingeniara para crear una troupe compacta de caracteres disfrutables, desde la tierna pero práctica Elizabeth, los piratas malvados pero torpes, los piratas buenos y aún más torpes, el genial villano del capitán Barbossa.o ese constante ladrón de escenas que es Jack Sparrow, que Deep compuso inspirándose en un Keith Richards demasiado trasnochado. El único que no funciona (al menos en este film) es Orlando Bloom, que es opacado por cualquiera de ellos en todas sus escenas.

Pero es en realidad la simpatía de los personajes lo que hacer funcionar a la película. Si uno se atiene a cada uno de los detalles, el guión es extremadamente complicado y suele meterse en un callejón sin salida tras otro, creando situaciones imposibles e inventando escapes improbables. Nunca queda debidamente claro por qué se precisa la sangre de Will Turner (ni por qué Sparrow se convierte sobre la hora en un muerto vivo), y todas las artimañas de Sparrow con los piratas, Will y la milicia inglesa vienen medio traídos de los pelos. Si no fuera por el carisma de los caracteres (y si tuviera otro director) la película habría caido inmediatamente en el ridículo y la incredulidad. Es algo similar a lo que ocurre cuando uno imagina qué hubiera sido de toda la saga de Arma Mortal sin Danny Glover y Mel Gibson al frente.

La Disney probaría suerte con la mísma línea, adaptando The Haunted Mansion ese mismo año, con resultados mucho más pobres. La misma troupe volvería en dos improbables secuelas: la disfrutable El Cofre del Hombre Muerto (2006) y la mediocre conclusión En El Fin del Mundo (2007)

PIRATAS DEL CARIBE La trilogía de Piratas del Caribe se compone de: Piratas del Caribe: La Maldicion del Perla Negra (2003); Piratas del Caribe: El Cofre del Hombre Muerto (2006); y Piratas del Caribe: En El Fin del Mundo (2007). Posteriormente la saga se relanzaría con Piratas del Caribe: Navegando Aguas Misteriosas (2011)

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui