AQN – Critica: Los Pingüinos de Madagascar (2014)

Los Pingüinos de Madagascar (2014): el equipo de elite se enfrenta a un pulpo demente que quiere inundar al planeta de monstruos. Critica de la pelicula

software de gestion comercial Sistema Isis

    Critica: Los Pingüinos de Madagascar (The Penguins of Madagascar)

>> VOLVER AL INDICE DE ARLEQUIN

una crítica del film, por Alejandro Franco

USA, 2014 : Tom McGrath (Skipper), Chris Miller (Kowalski), Christopher Knights (Cabo), Conrad Vernon (Rico), John Malkovich (Dave / Doctor Octavio Salitre), Benedict Cumberbatch (Clasificado), Ken Jeong (Mecha Corta)

Director – Eric Darnell & Simon J. Smith, Guión – Michael Colton, John Aboud & Brandon Sawyer

Trama: Celoso de la fama obtenida por los pingüinos de Madagascar – Skipper, Kowalski, Rico y Cabo -, el doctor Octavio Salitre decide secuestrarlos y llevarlos a su guarida secreta. Allí les revela que ha desarrollado el Suero de Medusa, una substancia capaz de convertir a cualquier criatura en un monstruo mutante. Pero justo al momento de querer inocularlos, el equipo escapa y logran ser rescatados por un team de élite de la organización Ventisca Norteña, la cual ha estado vigilando a Salitre desde hace años. Así es como descubren que Salitre es en realidad Dave, un pulpo que fuera compañero de ellos en el zoologico de San Diego, y el cual se volvió loco al ver como los pinguinos en su jaula acaparaban toda la atención del publico en desmedro de su propia popularidad. Con los agentes de Ventisca Norteña como aliados, Skipper y sus amigos deberán detener a Salitre antes que concrete su plan, el cual consiste en raptar a todos los pinguinos del mundo e inocularlos con el Suero de Medusa, generando una horda de engendros capaces de arrasar todas las ciudades del planeta.

    trailer de Los Pingüinos de Madagascar  

ofertas de software
ofertas software de gestion produccion
oferta software de sueldos
ofertas en software ERP
ofertas software para estudios contables

      Los Pingüinos de Madagascar Secuelas, precuelas, remakes, reboots… Ahora la nueva es crear franquicias a partir de personajes secundarios de sagas ultraconocidas. Pasó con El Gato con Botas, pasa con Marvel´s Agents of SHIELD y pasa con Los Pingüinos de Madagascar. A esta altura las aves antárticas han participado en roles secundarios en numerosas peliculas, han tenido su propia serie animada y han aparecido en varios spin offs directos a videos. La pregunta del millón es : ¿han agotado su vida util?. La respuesta es un rotundo No y la prueba fehaciente de ello es este filme en solitario para la pantalla grande, el cual tiene mas ritmo y gracia que la última docena de películas animadas que haya visto en los últimos tiempos.

La realidad es ésta: el filme no tiene muchos pies ni cabeza, ni es tampoco una maravilla de la originalidad. La animación es muy buena pero tampoco nada del otro mundo. Lo que ocurre es que, a esta altura del partido, las rutinas practicadas por los pingüinos han alcanzado tal grado de perfeccionamiento que se aproximan a un arte en sí mismo. Como un comediante de stand up, que hace siempre lo mismo pero refina su acto hasta convertirlo en un mecanismo de relojería, lo mismo ocurre con estos personajes. Es que la mecánica de origen es muy buena, y es muy fácil engancharse con ella de entrada: un grupo de pingüinos – cuyos nombres parecen salidos de alguna secuela de Los Doce del Patibulo, y que operan como una tropa de élite propia de la fuerza de Misión Imposible – resuelven situaciones improbables apelando al disparate y al ingenio. Como los retos son en realidad la fachada de una amenaza superior – generalmente algún villano sobredimensionado -, les corresponde la titánica tarea de resolverlo como sea y darle el merecido al maníaco de turno.

ofertas de software
ofertas en software ERP
ofertas software para estudios contables
oferta software de sueldos
ofertas software de gestion produccion

Es posible que uno pueda reducir todo el libreto de Los Pingüinos de Madagascar a un par de hojas, ya que no hay tanto de trama como sí, espacios enormes en donde el director de animación puede improvisar a su antojo. Es como un ejercicio de creatividad en donde los libretistas generan oportunidades para una galería interminable de persecuciones, caidas y explosiones, haciendo pausas de vez en cuando para tomar aire, tirar algunas palabras para hacer avanzar la historia, y volver a la rutina de la acción excitante e inacabable. Ciertamente la mayoría de las ocurrencias del guión son graciosísimas – el agente secreto inescrutable que compone un deshinibido Benedict Clumberbatch; el perverso y delicioso pulpo maniaco que encarna (cuando no!) John Malkovich -, pero llega un momento en que tanta locura, comedia slapstick y adrenalina sobrecargada aturden, y ello llega sobre el final, cuando Los Pingüinos de Madagascar pierden envión y originalidad. Es un punto en donde el público simplemente desea que el filme acabe de una buena vez.

Los Pingüinos de Madagascar es pura diversión. Los personajes son deliciosos, el ritmo es frenético, las ocurrencias desbordan de gracia. Quizás no tenga mucha substancia y quizás carezca de originalidad, pero desborda de energía y, con la adrenalina al 120% y un timing cómico probado y aceitado, las cosas no terminan de salir para nada mal.

   

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui