AQN – Critica: Percy Jackson y el Mar de los Monstruos (2013)

Critica de Percy Jackson y el Mar de los Monstruos (2013): regresa el semidios, esta vez para ir al fin del mundo en busca del Vellocino de Oro.

software de sueldos y jornales Sistema Isis

    Critica: PERCY JACKSON Y EL MAR DE LOS MONSTRUOS / PERCY JACKSON: SEA OF MONSTERS

>> VOLVER AL INDICE DE ARLEQUIN

una crítica del film, por Alejandro Franco

USA, 2013: Logan Lerman (Percy Jackson), Alexandra Daddario (Annabeth Chase), Douglas Smith (Tyson), Leven Rambin (Clarisse LaRue), Brandon T. Jackson (Grover Underwood), Jake Abel (Luke Castellan)

Director – Thor Freudenthal, Guión – Marc Guggenheim, basado en la novela homónima de Rick Riordan

Trama: Percy Jackson continúa su vida en el campamento secreto de los semidioses; pero últimamente el ataque de sus enemigos ha mellado sus defensas, en especial la barrera invisible creada por Zeus para protegerlos y cuya fuente de poder emana de un árbol mágico que se está muriendo lentamente. Antes de que el arbol perezca, Percy y sus amigos deben emprender una búsqueda desesperada para hallar un medio de curarlo, y el único objeto capaz de hacerlo es el vellocino de oro, un artefacto mágico capaz de reestablecer la salud a quien lo toca. Pero el vellocino se encuentra en el Mar de los Monstruos, en una isla desierta ocupada por cíclopes que custodian el objeto. Y hacia allí parten Percy y su grupo… los cuales adelantarse a un grupo de rivales y conspiradores, los cuales desean utilizar el vellocino para revivir al fenecido titán Cronos y enviarlo a destruir el monte Olimpo y a todos los dioses que habitan en él, decididos a hacerse con el puesto de regentes de todo el universo conocido.

    trailer de Percy Jackson y el Mar de los Monstruos  

ofertas en software ERP
ofertas de software
ofertas software de gestion produccion
ofertas software para estudios contables
oferta software de sueldos

      Percy Jackson y el Mar de los Monstruos (2013) Pareciera que hay gente que se niega a asumir que han hecho una mala inversión, y ése podría ser el caso de los productores de la saga Percy Jackson. Como parte de la mentalidad reinante en Hollywood en los últimos tiempos, han comprado los derechos de una franquicia de fantasía – esperando ser la próxima saga de éxito al estilo de Harry Potter -, y le han inyectado dinero suficiente como para presentarla en bandeja de plata – incluyendo al reclutamiento del patrocinador y primer director de las aventuras del mago, Chris Columbus -. El problema es que la franquicia de Percy Jackson es una pavada atómica de acá a la China, básicamente porque insiste en trasladar toda la mitología griega a la mediocre cultura norteamericana, creyendo que los estadounidenses son el centro del universo y sus alrededores. No conformes con haber obtenido tibios resultados de taquilla con el original, se les ocurrió engendrar una secuela, la cual tiene un fuerte tufillo a fracaso. Tal como pasaba con Las Crónicas de Narnia: La Travesía del Viajero del Alba, ésta es una entrega que llega demasiado tarde y que carece de energía, amén de que luce muy pobre en casi todos sus aspectos.

En sí, Percy Jackson y el Mar de los Monstruos se siente como una sobreproducida secuela directa a video. Hay muchos efectos especiales de calidad mediocre, no queda ni una de las estrellas del primer filme – y algunos de los personajes remanentes han sido reemplazados por actores de cachet más barato, como Stanley Tucci y Anthony Head – y, lo que es peor, ni siquiera el grupete de adolescentes que pone la cara para los papeles principales parece demasiado entusiasmado con la tarea de regresar a los caracteres que les dieron sus 15 minutos de fama. Como quien dice, hay un clima de desgano generalizado, el cual resulta entendible cuando uno empieza a ver la pavada en la cual se han enrolado. Hace mucho tiempo una chica defendió con valentía la entrada del campamento que alberga a los semidioses – los hijos naturales y humanos de los dioses olímpicos, los cuales habitan una especie de versión camping de cuarta de Hogwarts – y pereció en la batalla, razón por la cual su divino padre la convirtió en un arbol mágico que protege al lugar de las presencias no deseadas. En la época actual hay internas entre los semidioses, algunos de los cuales desean dar un golpe de estado y voltear a todos los que moran en el monte Olimpo; esos infiltrados aprovechan la ocasión para envenenar al árbol y debilitar la barrera, con lo cual todos los chicos del campamento quedan a merced de los depredadores inmortales que acechan la zona. Ahora, para curar el árbol, hay que irse al fin del mundo y buscar el vellocino de oro, el único artefacto mágico que puede reestablecer su salud. Toda esta historia no estaría tan mal sino fuera que está salpicada por ocurrencias insultantes, las que van desde una isla poblada por cíclopes… en la cual hay montado un ridículo parque de diversiones (¿Interama?)(wtf?!!), barcos acorazados de la Guerra de Secesión que son capaces de emerger indemnes de las profundidades del mar como si fueran submarinos atómicos, ciclopes idiotas que son a prueba de fuego (lo cual incluye sus ropas y sus lentes de sol de plástico!), y la creencia que UPS es un servicio postal regenteado por Hermes y sus acólitos. Al menos, entre tanta imbecilidad, el cameo de Nathan Fillion como Hermes tiene su gracia (incluso se despacha con un guiño para los fans de la serie Firefly, al comentar sobre una serie televisiva basado en las aventuras de un héroe olímpico… “la mejor serie jamás creada… y cancelada después de la primera temporada!”).

ofertas software para estudios contables
ofertas de software
ofertas software de gestion produccion
ofertas en software ERP
oferta software de sueldos

Las actuaciones del cast principal son mediocres y molestas. Al menos las nuevas adiciones – Tucci, Head, Leven Tamblin como la foribunda hija de Ares – le ponen algo de condimento, pero el resto parece estar en estado de coma 4. Para colmo las escenas de acción no son lo que se dicen excitantes y están plagadas de FX mediocres, amén de desbordar de proezas físicas imposibles. Yo no soy fan de Chris Columbus pero al menos el tipo había logrado inyectarle algo de adrenalina al primer capítulo de la saga, algo que aquí brilla por su ausencia. Pero quizás el peor pecado de todo esto es la pretendida auto importancia de la cual se ufana el relato; piensa de que lo que está relatando es Shakespeare, cuando en realidad es una tontería carente de impacto o tensión dramática: a nadie le importa un pomo que el árbol se muera o que esta gente pase algún tipo de peligro, simplemente porque todo se resuelve en cinco segundos y jamás pasa algo drástico o realmente alarmante. Incluso cuando perece alguien del cast, enseguida lo tapan con el vellocino de oro y regresa a la vida; si es así y se trampea a cada rato sus propias reglas, entonces ¿por qué debería importarme semejante aventura?.

Percy Jackson y el Mar de los Monstruos es demasiado zonza para ser de consideración. Es muy light y está a años luz de lo que eran los filmes de Harry Potter; y quizás uno de sus defectos fundamentales es su manoseo a piacere de la mitología griega, la cual es demasiado conocida como para no notar los cambios. Al menos hubiera tenido la decencia de crear su propio mundo y sus propias reglas, pero aquí todo es un miserable aviso de la supremacia de la cultura norteamericana, la cual tiene la osadia de devorarse y regurgitar como propia toda la fabulosa mitología griega… lo que termina siendo un error imperdonable.

  PERCY JACKSON Percy Jackson y el Ladrón del Rayo (2010) – Percy Jackson y el Mar de los Monstruos (2013)    

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui