Arlequin: Critica: La Momia (2017)

La Momia (2017): Tom Cruise se enfrenta a un demonio ancestral en este filme de accion y terror. Critica de la pelicula

>> VOLVER AL INDICE DE ARLEQUIN

una crítica del film, por Alejandro Franco

USA, 2017: Tom Cruise (Nick Morton), Russell Crowe (Dr. Henry Jekyll), Annabelle Wallis (Jenny Halsey), Sofia Boutella (Ahmanet), Jake Johnson (Chris Vail)

Director – Alex Kurtzman, Guión – David Koepp, Christopher McQuarrie & Dylan Kussman

software de gestion comercial Sistema Isis

Trama: Nick Morton y Chris Vail son dos oficiales de reconocimiento enrolados en las fuerzas norteamericanas de ocupación localizadas en Irak. Pero Morton y Vail tienen su propia agenda – la de saquear las cuantiosas riquezas escondidas en las ruinas milenarias del lugar -, lo que los lleva a alejarse temerariamente de los lugares establecidos por el alto mando para sus misiones. En medio de una emboscada por parte de las fuerzas del lugar, a Morton y Vail no les queda otro remedio que pedir un bombardeo para salvar sus vidas… lo que revela sus planes a su jefe de brigada. Pero el bombardeo ha dejado al descubierto una tumba egipcia – localizada en plena Mesopotamia, y a miles de kilómetros de donde corresponde -, la cual es rápidamente invadida por los saqueadores. Al lugar también ha llegado la arqueóloga Jenny Halsey, la cual trabaja para una organización secreta tan poderosa que puede obligar al ejército a ayudarla para extraer el enorme sarcófago hallado en la perforación. El mismo pertenece a Ahmanet, una princesa egipcia cuya leyenda fuera borrada de los libros de historia debido a la maldición que pesa sobre ella – hizo un pacto con Seth, el dios de la muerte, para reinar en Egipto a cambio de masacrar a toda su familia -. Pero Ahmanet ha regresado a la vida, ha reconocido a Morton como su salvador y desea traspasarle el poder de Seth para completar su profecia de reinar sobre todos los mortales de la faz de la Tierra. El problema es que, para ello, precisa una daga sagrada y la misma se encuentra en Londres – en la tumba de un caballero templario, el cual la trajo consigo durante las cruzadas -. Así que Ahmanet, Morton, Halsey y los miembros de la organización secreta irán tras ella… aunque ello implique enfrentarse al ejército de espectros que Ahmanet ha revivido y con los cuales está arrasando todos los lugares por donde pasa.

        La Momia (2017) La Momia… in name only. Cuando todos en Hollywood se encuentran ávidos de crear Universos Cinemáticos multimillonarios – y pocos logran hacerlo con éxito -, parió la abuela y apareció la Universal con la idea traída de los pelos de crear su propio universo basado en el panteón de monstruos clásicos – Drácula, Frankenstein, el Monstruo de la Laguna Negra, el Hombre Invisible, etc – cuyos derechos pondera con exclusividad. La idea no le es nueva: en los años 40 – cuando la Universal explotó hasta la última gota de sangre a sus venerables criaturas de la noche – el estudio decidió enfrentarlos unos contra otros o meterlos en alguna comedieta con Abbott & Costello de partners. Ahora los colmillos están ávidos de dólares – y del éxito de crítica y público de la Marvel – y están decididos a revivir el concepto. El problema es que no tienen idea de cómo hacerlo de manera potable.

Este no es el primer filme del supuesto Dark Universe que Universal intenta venderle al público. La terrible remake de El Hombre Lobo (2010) parecía ser el puntapié inicial, lástima que todo el mundo la odió. Dracula: Untold (2014) era un filme muchísimo mas sólido e interesante, pero tuvo una recaudación tibia – apenas 217 millones de dólares -, la que no bastó para disparar una franquicia. Es como cuando dijeron que Superman Returns fue una decepción (o los filmes de Spiderman de Andrew Garfield), y luego ves los números y te das cuenta que 500 o 700 millones de dólares de box office no es lo que los ejecutivos de los estudios esperan de un personaje archiconocido. Pero si los tipos seriamente creen que van a lanzar algo – con las dimensiones billonarias del Universo Marvel – a partir de este engendro, deben considerar seriamente dejar el alcohol, las drogas y el sexo desenfrenado. La Momia 2017 no es exactamente el peor filme del mundo, pero se desbarranca mal a la hora de dar las explicaciones sobre el bicho del titulo y, sobre todo, cuando pretende crear el dichoso universo cinemático.

ofertas software de gestion produccion
ofertas en software ERP
ofertas de software
ofertas software para estudios contables
oferta software de sueldos

Acá los tipos han afana… ejem, tomado prestado ideas de medio mundo. De Marvel, el universo cinemático en donde – en algún momento – habrá una gran amenaza y todos los monstruos (presentados en sus respectivos filmes) deberán hacerle frente (al menos, eso es lo que vende el speech motivacional de Russell Crowe). De los filmes de La Momia de Stephen Sommers, la idea de que un concepto de terror se transforme una aventura indianajonesca. Del Monsterverse de los estudios Legendary (el de Godzilla y King Kong, y que es el único que está funcionando de manera exitosa, por lo menos hasta la llegada de Mujer Maravilla que rehabilitó al de la DC / Warner), el concepto de la superorganización secreta que batalla en las tinieblas contra algo oscuro y gigantesco que puede destruir el mundo. Tom Cruise hace de soldado apostado en Irak, el cual tiene ambiciones millonarias al saquear las tumbas del lugar. Lo que nadie explica es cómo nadie en su base se da cuenta de los cofres cargados de joyas y oro que esconde en sus barracas, o cómo diantres iba a birlarse un sacórfago milenario que pesa como un camión y es casi tan grande como éste. En fin. Jake Johnson es el comic relief, el cual perece rápido pero se convierte en fantasma (o alucinación?) y le manda señales a Cruise – al mejor estilo Griffin Dunne en El Hombre Lobo Americano en Londres -, diciéndole que Ethan Hunt sintoniza la misma onda de radio que una princesa egipcia a la que hicieron sonar hace varios miles de años. Claro, la irrupción de Cruise y Johnson dió con el paradero del sarcófago de Ahmanet, la sacó a la luz del día después de siglos de encierro y la revivió con el fin de terminar su misión: matar a un elegido, convertirlo en la encarnación de Seth – Dios de los Muertos – en la Tierra y hacerlo su esposo para reinar con él por toda la eternidad.

El qué cácso hace un sarcófago egipcio en Irak es un bolazo del tamaño de un agujero negro, pero al libreto no le importa. Al espectador tampoco ya que la fotografía es espectacular y los efectos especiales atractivos, y hay unas cuantas escenas de acción – cortesía de Christopher McQuarrie, abnegado contribuyente del disparatado guión, y quien le pone la mejor onda tipo Misión Imposible a la historia – que uno disfruta (ya sea el tiroteo en Irak o la caida en picada del avión que lleva a Cruise y el resto del elenco a Londres) y por las cuales uno se deja llevar. El problema es que, cuando pasa la acción, el libreto debe dar explicaciones… y ninguna cuaja como corresponde.

El filme se hunde como el Titanic en el momento en que entramos a los cuarteles de la organización Prodigium en Londres. (alerta spoilers) No sólo son las crisis nerviosas de Russell Crowe – que lo vuelven un loquito venoso, gris y malo; hey! es mister Jekyll y de la dupla Jekyll & Hyde – sino las explicaciones que da éste. Que quiso experimentar con matar el mal de su alma pero terminó despertándolo a full en su cuerpo (y por eso debe inyectarse a cada rato para parecer normal); que debe liquidar a Cruise para transformarlo en lo que Ahnamet quiere…. para luego matarlo (idea idiota: si apenas pueden controlar a Sofia Boutella… ¿cómo diantres van a hacer para controlar al dios egipcio de la muerte???). Que un loco deforme con doble personalidad es el jefe de la organización que persigue a los monstruos. Que los templarios desarmaron una daga sagrada para que la Boutella nunca cumpla sus planes… pero no se avivaron de destrozar la gema como tan simple hace Cruise en los 10 minutos finales del filme. Que la Boutella no es la verdadera protagonista de la pelicula sino Cruise empapado en el alma de Seth, vagando por el desierto plagado de super poderes maléficos. Digo: ¿qué rayos estaban pensando?. Nada de esto es satisfactorio, el monstruo no es derrotado por los inocentes sino que da a luz otro monstruo, y ni por asomo es algo parecido a la Momia clásica. ¿La versión maldita de Ethan Hunt es lo que va a integrar el panteón modernizado de monstruos de la Universal?? (fin spoilers).

Aún con todo el desmoronamiento que producen las explicaciones de la segunda mitad, hay que reconocer que La Momia 2017 tiene sus momentos. La acción es bastante buena. Cruise y Johnson tienen su chispa. Pero los momentos de horror son inexistentes, y el casting de Tom Cruise es un serio error de cálculo. Como el tipo no se baja del caballo de Ethan Hunt, esto termina siendo una de Ethan Hunt vs monstruo egipcio milenario. Imposible ver a Cruise como un soldado amoral saqueador de tumbas, un alma torturada y llena de oscuridad como pretende leer Crowe al verlo. Tampoco Cruise logra congeniar con su co-protagonista Annabelle Wallis, con la cual tiene quimica cero. Cuando se preocupa por ella, resulta forzado. Russell Crowe aporta una cuota de dignidad, pero su papel está horrendamente escrito. Y la Boutella aporta sexualidad y piruetas, pero termina desfenestrada por Cruise en su propia película.

El qué va a pasar con el Dark Universe, de ahora en mas, es un misterio. Se han gastado una ponchada de plata para contratar tipos de gran talento – Johnny Depp, Javier Bardem, amén de Cruise y Crowe -, pero como comienzo The Mummy 2017 es un mediocre primer paso. No sé si la Universal va a seguir quemando plata – al estilo DC – hasta dar con el tono justo y el primer filme que merezca el respeto del público y la taquilla… o se den cuenta de que todo este universo cinemático es una mala idea desde el vamos. Los homenajes están – el laboratorio de Crowe tiene la calavera de Drácula, la de Frankenstein y hasta una garra de Gillman, el titular de El Monstruo de la Laguna Negra -, pero si le siguen dando la franquicia a tipos tan huecos y banales como Alex Kurtzman, lo único que van a hacer es fundirse. Lo mejor sería contratar a un grupo de creativos con sólido talento y no a piratas que han hecho estupideces taquilleras (y las cuales son su único mérito). Seguir el ejemplo de Marvel, Legendary y hasta la nueva saga de El Planeta de los Simios viendo cómo, cuando se le da la idea a la gente correcta, se pueden conseguir cosas inteligentes, sólidas y taquilleras… algo que nunca va a pasar si siguen pariendo engendros como The Mummy 2017 de ahora en adelante.

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui