AQN – Critica: Lucy (2014)

Lucy (2014): una joven es inoculada con una droga experimental y se convierte en un ser superpoderoso, en este filme de Luc Besson. Critica de la pelicula

ofertas software para estudios contables

    Critica: Lucy

>> VOLVER AL INDICE DE ARLEQUIN

una crítica del film, por Alejandro Franco

Francia, 2014 : Scarlett Johansson (Lucy), Morgan Freeman (Profesor Stanley Norman), Min-sik Choi (Mr Jang), Amr Waked (Pierre Del Rio), Pilou Asbaek (Richard)

Director – Luc Besson, Guión – Luc Besson

Trama: Hace una semana que Lucy está de visita en Taiwan y, en una noche de sexo y parranda, ha terminado por involucrarse con otro americano, un joven llamado Richard. Pero ahora el muchacho la ha forzado a realizar una encomienda tan simple como bizarra – entregar un maletín sellado a un millonario chino que vive en el penthouse de un hotel -, tarea que termina en desastre cuando Richard es masacrado y Lucy resulta abducida. Y es que el potentado resulta ser el jefe de una poderosa pandilla china, la cual está comercializando una droga conocida como CPH4, y la cual planean introducir en Norteamerica a traves de “mulas” – gente que porta una bolsa de estupefaciente en su estómago, y que puede pasar sin dificultades por la aduana -. Lucy termina convirtiéndose, contra su voluntad, en una mula; pero el continuo maltrato físico de sus captores ha roto la bolsa que llevaba en el interior de su abdomen, y ahora el grueso del cargamento de CPH4 se ha desparramado en su organismo. Curiosamente, en vez de entrar en coma y morir, la droga ha estimulado la actividad cerebral de la chica, dándole el control completo de funciones cerebrales desconocidas para la mayoría de los humanos – lo que le permite desde mover objetos con la mente hasta visualizar comunicaciones electrónicas y mutar partes de su propio cuerpo a voluntad – y lo que la convierte en un ser superpoderoso. Con sus nuevos dones Lucy lanzará una imparable y sangrienta venganza contra los criminales que la han violentado… pero, en el proceso, descubrirá que su mente puede procesar, reelaborar y redescubrir todo el conocimiento adquirido por la raza humana en los últimos siglos, siendo capaz de llevar a la ciencia a un estadío de evolución revolucionario. Lástima que la droga está consumiendo el cuerpo de Lucy, la cual perecerá indefectiblemente en 24 horas… dejando a la muchacha con la grave urgencia de tener que detener a los villanos mientras encuentra algún modo de transmitir toda la información que su fantástico cerebro ha elaborado.

    trailer de Lucy  

ofertas software de gestion produccion
oferta software de sueldos
ofertas en software ERP
ofertas de software
ofertas software para estudios contables

      Lucy Fumada. Absurda. Tonta. Pero tan exagerada que resulta compulsivamente mirable. A veces los directores logran sacar a flote libretos ridículos pero, en este caso – cuando el cineasta y el libretista son la misma persona -, uno deduce que la trama ha sido concebida así desde el vamos, y que se trata de un esfuerzo adrede. Si uno tuviera que definirla, podría decir que Lucy es una especie de versión no oficial de Akira, con menos formalidad y mas disparate y tetas, la cual termina saliendo a flote gracias a la impresionante energía que logra inyectarle Luc Besson en cada uno de sus fotogramas.

El comienzo es glorioso y tarantinesco. Dos extranjeros enredados en Taiwan, de los cuales el muchacho convence a la chica que le cumpla un encargo aparentemente sin importancia. Cuando las cosas se ponen espesas, uno se da cuenta que la trivial encomienda resulta ser una tarea tremendamente peligrosa… especialmente cuando al chico lo masacran en las afueras del hotel y frente a los ojos de la protagonista. En medio de toda esa escena tenemos un montón de cortes rápidos e intercalados con la trama principal, los cuales muestran una secuencia paralela en donde un montón de leopardos se aprestan a cazar un venado desprevenido en medio de la sabana africana. Las interrupciones de la cacería de los leopardos da el tono justo para el filme – que es cómico, inesperado y que súbitamente se pone sangriento -, porque todo lo que empieza a padecer la muchacha dista de ser bonito. Golpizas, asesinatos frente a su vista, llanto, tortura, demasiada sangre. El jefe de la mafia china (Min-sik Choi, el mismo de Oldboy) volándole la cabeza a un drogadicto frente a los ojos desorbitados de una desesperada Scarlett Johansson, como para que entienda que sus intenciones van en serio. La chica siendo raptada y forzada a portar, en su abdomen, una bolsa enorme de una droga azul, tan peligrosa como experimental. Y un montón de maltrato físico en la celda en donde espera el momento de ser despachada de vuelta a su casa en Norteamérica – oficiando como mula para pasar la droga por la aduana -, el cual accidentalmente rompe la bolsa y desparrama la droga azul en su corriente sanguínea… convirtiéndola en algo que no es de este mundo.

ofertas software para estudios contables
ofertas software de gestion produccion
oferta software de sueldos
ofertas de software
ofertas en software ERP

Mientras que la premisa pareciera terminar en una de superhéroes – la Johansson pateando traseros y usando sus superpoderes mentales para vengarse -, el filme intenta ir mas allá y explicar que la chica se ha convertido en una entidad tan hiperpoderosa y sobrehumana que es capaz de absorber todo el conocimiento humano, reelaborarlo y borrar de un plumazo todas las teorías científicas creadas por la civilización en los últimos 500 años. El problema es que, para ello, se precisa un clima de asombro – un escenario de seriedad científica como el de Transcendence, en donde las explicaciones suenen racionales y originales -, el cual es canibalizado por las balaceras y los tremendos poderes mentales de la Johansson. Toda la explicación científica inspirada del final – que las matemáticas no son el lenguaje común del universo sino de que se trata del tiempo – perece sepultada ante la batalla campal que mantienen los mafiosos con las fuerzas policiales en el corredor contiguo. Son como dos películas pegadas y contrapuestas: Lucy castigando a los malos, y Lucy convirtiendose en un semidios capaz de cambiar la historia de la humanidad. Y Besson dirige con mayor entusiasmo la primera que la última.

Desde ya, todo está plagado de absurdos y errores científicos. Como que todos los humanos sólo usamos el 10% del cerebro y que la Johansson, a causa de la droga, empieza a usar la capacidad remanente hasta alcanzar el 100% sobre el climax del filme. En ese sentido, Lucy es como Limitless pero recargado de testosterona: en vez de los pavos devaneos de Bradley Cooper para demostrar su superinteligencia, Scarlett Johansson parece Carrie en medio de su período menstrual, aniquilando gente con la mirada y siendo capaz de realizar proezas físicas imposibles. La chica blandengue y lloricona se ha convertido en una especie de robot rebosante de lógica pura, capaz de conectarse con los aparatos electrónicos, leer todo tipo de telecomunicaciones sin necesidad de dispositivos, apagar los cerebros de sus perseguidores mediante un chasquido, mover cosas gigantescas a la distancia, e incluso moverse en el tiempo y el espacio cuando su mente gana mayor potencia debido a las sobredosis de la droga azul que la chica sigue inyectándose para mantener el ritmo y la integridad de su hiperactivo cerebro. Lo que evita que Lucy caiga en el ridículo es el nivel continuo de sorpresas que nos reserva Besson en cada una de las escenas, en donde nada es imposible. Son esos delirios los que mantienen vivo al filme, ya que los dos conflictos principales – la deidad en que se está transformando la chica (lo cual jamás está explicado de manera profunda), y la batalla con los criminales (la cual no deja de ser una pelea entre humanos y gusanos – parafraseando a Tim Robbins en La Guerra de los Mundos -, ya que Lucy es tan superpoderosa que resolta imposible creer que esté en algún momento en serio peligro) – no son resueltos de manera satisfactoria.

En todo caso, uno debe tomar a Lucy como una especie de road movie metafísica. Es mas interesante el viaje que el destino, y los delirios que se le han ocurrido a Besson para entretenernos durante la travesía. Es posible que el enfoque exagerado del francés sea el mejor para encarar semejante historia, ya que la formalidad hubiera hecho crujir la credibilidad de la trama; aquí, en cambio, Besson decide volar la credibilidad por los aires y se dedica a bombardear los sentidos con un monton de truculencias, las cuales son tan disparatadas qe resultan inmensamente entretenidas.

   

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui