AQN – Critica: El Llanero Solitario (2013)

Critica de El Llanero Solitario (2013): un vaquero enmascarado y un indio con un pasado misterioso se vuelven justicieros en el lejano oeste, en este filme con Johnny Depp y Armie Hammer.

oferta software de facturacion electronica

    Critica: THE LONE RANGER

>> VOLVER AL INDICE DE ARLEQUIN

una crítica del film, por Alejandro Franco

USA, 2013 : Johnny Depp (Tonto), Armie Hammer (John Reid / Llanero Solitario), William Fichtner (Butch Cavendish), Tom Wilkinson (Latham Cole), Ruth Wilson (Rebecca Reid)

Director – Gore Verbinski, Guión – Ted Rossio, Terry Rossio & Justin Haythe , basado en el serial radial de 1933 creado por George W. Trendle

Trama: El lejano oeste. Butch Cavendish es un despiadado matón que ha asesinado a varios oficiales de la ley durante su fuga de un tren armado que lo transportaba a la prisión del estado. Ahora el ranger John Reid y su hermano Dan – junto con otros alguaciles – han montado una patrulla que se ha internado en el desierto para atraparlo. Pero la incursión termina en una emboscada, con Dan y el resto de los alguaciles muertos, y John seriamente herido. Abandonado a su suerte, John Reid es rescatado de su trágico final por un indio comanche llamado Tonto, quien está convencido que John ha regresado de entre los muertos para cumplir una misión superior sobre la Tierra. Decidido a vengar la muerte de su hermano – pero siempre con la justicia de su lado -, Reid acepta ponerse un antifaz para preservar el anonimato de su identidad y, de ese modo, operar con total libertad para atrapar a Cavendish y sus secuaces… los cuales parecen estar enquistados en lo más alto del poder y poseen oscuros intereses sobre el establecimiento de vías férreas en el virginal lejano oeste; intereses que están dispuestos a defender de la manera más sangrienta posible.

    trailer de El Llanero Solitario  

ofertas en software ERP
ofertas software de gestion produccion
ofertas de software
ofertas software para estudios contables
oferta software de sueldos

      El Llanero Solitario El Llanero Solitario es un personaje surgido en el ámbito de la radio y creado por George W. Trendle en la década del 30. En sí, no tiene nada de extraordinario – no es mas que el transplante al escenario del lejano oeste de un justiciero enmascarado al estilo de El Zorro, personaje que data de 1919 y que probó ser enormemente influencial (piensen sino en toda una generación de vigilantes enmascarados con doble personalidad que han surgido a su sombra, sea Batman, Daredevil, y un largo etcétera) -, pero tiene su cuota de misterio y nació en una época en que el western se consumía como pan caliente. Desde ya, el auge de El Llanero Solitario está ligado de cerca al derrotero del género western, con lo cual – al igual que las películas del oeste – comenzó su declive en la década del 70. La llegada de La Guerra de las Galaxias (y el auge de la ciencia ficción en general) terminaron por exterminar al cine de vaqueros, básicamente porque era un género demasiado repetitivo y limitado, aún cuando los italianos se dieron maña para revitalizarlo en el tiro del final durante los años de oro del spaghetti western. El personaje continuaría en el aire, fuera en reemisiones de la serie clásica producida en los años 50 (con Clayton Moore como protagonista), en algunos comics, y en un par de dibujos animados que eran de buena calidad pero pasaron de largo sin pena ni gloria. Quedaba claro de que la mejor hora de El Llanero Solitario había pasado allá lejos y hacía mucho tiempo.

Curiosamente Hollywood – deseoso de armar alguna nueva franquicia exitosa basada en un héroe medianamente conocido – decidió reflotar al Llanero medio siglo después de su época de gloria. Las bazas eran interesantes – iba a ser producida por el mismo equipo que había resucitado el género de piratas en el 2003 con Piratas del Caribe; y contaba con el plus de que la dupla Gore Verbinski / Johnny Depp había orquestado uno de los mejores westerns de los últimos tiempos, la delirante Rango (2011), y la cual se había alzado con el Oscar a la mejor película animada de dicho año – y la apuesta era alta… pero el resultado final termina siendo decepcionante. El filme tiene varios problemas pero el principal – y aunque suene sacrílego – es Johnny Depp. Los guionistas se han enviciado tanto con sus personajes bizarros que terminaron siendo indulgentes con él, permitiéndole hacer todo tipo de pavadas, aún cuando el grueso de las mismas carezca de gracia o lastime el tono de las escenas en las que participa. Verlo alimentar un cuervo muerto o poniéndose de sombrero una jaula de pájaros no es lo que se dice una ocurrencia hilarante, y pronto uno termina por darse cuenta que El Llanero Solitario funciona mejor cuando Depp no está en escena.

oferta software de sueldos
ofertas software para estudios contables
ofertas de software
ofertas software de gestion produccion
ofertas en software ERP

Al igual de lo que pasa con la dupla Depp / Tim Burton, quizás le haya llegado la hora a este equipo creativo de separarse y reunirse con nuevos socios que les provean ideas frescas y un enfoque diferente. Aquí el Tonto de Depp no deja de ser Jack Sparrow con taparrabos (y con un pájaro muerto en la cabeza!), pero ni siquiera es el Sparrow de Piratas del Caribe 1 sino el de la cuarta parte, esa que todo el mundo odió pero que terminó recaudando una obscena cantidad de dinero. En su afán de ser extravagante todo el tiempo Depp ensombrece a Armie Hammer, el cual es demasiado blando y anodino para ser el Llanero: es un torpe bobalicón que no emboca una y que recién en los últimos 15 minutos del filme empieza a comportarse como el héroe que dice ser. Lástima que los festejos llegan demasiado tarde como para sacar al filme del pozo.

Si Depp es molesto y Hammer es anodino, la otra cuestión es que el tono de la historia es demasiado dispar. Hay momentos en que uno piensa que todo el filme hubiera funcionado muchísimo mejor con un tono realmente serio – hay un trasfondo sobrenatural con John Reid regresando de la muerte y sintiendo el karma de los objetos que toca; o el villano, que devora los corazones de sus victimas y es extraordinariamente fuerte; eso sin contar la historia de la mina de plata maldita, la cual atormenta sobremanera al personaje de Johnny Depp -; pero, en cambio, el filme decide alternar escenas demasiado dramáticas o violentas – con tipos abriéndole el pecho a sus víctimas y devorándole su corazón aún palpitante, o la sugerencia de que la pierna de Helena Bonham Carter terminó siendo la cena del villano, regada con abundante Chianti – con otras en donde Depp está haciendo alguna pavada monumental (en especial, todas las que comparte con el niño al cual le cuenta la historia), lo cual lastima la efectividad de la narración.

Hay momentos ridículos; hay momentos aburridos; hay obviedades (de entrada ya sabemos quién es el villano), y hay momentos demasiado serios. Como héroe, el Llanero nunca termina de impresionarme; y toda la subtrama de inicio – con la versión anciana de Tonto contándole la historia a un niño en una decadente feria circense – es abominable. Eso no quita que haya algunas persecuciones entretenidas y algunas escenas que funcionan – como el disparatado climax con dos lineas de tren que se entrecruzan, la que funciona como una versión premium del finale de Indiana Jones y el Templo de la Perdición -, pero el tono general del filme es demasiado dispar como para resultar efectivo o siquiera recomendable. Quizás haya llegado el momento en que Depp deba probar otras recetas, o de que la dupla de Ted & Terry Rossio escriban textos menos deepizados, cosa de darle más oxigeno (e importancia) al resto de los personajes. Porque, así como está, El Llanero Solitario es apenas pasable pero una mera sombra de lo que pudo haber sido, una obra que hubiera rendido mucho más si hubiera estado en manos de gente más fresca y creativa.

   

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui