AQN – Critica: Krampus, el Terror de la Navidad (2015)

Krampus, el Terror de la Navidad (2015): un demonio ancestral acosa a una familia durante la navidad, en esta comedia negra con Adam Scott. Critica de la pelicula

software CRM Sistema Isis

    Critica: Krampus, el Terror de la Navidad

>> VOLVER AL INDICE DE ARLEQUIN

una crítica del film, por Alejandro Franco

USA, 2015: Adam Scott (Tom Engel), Toni Collette (Sarah Engel), David Koechner (Howard), Allison Tolman (Linda), Conchata Ferrell (tía Dorothy)

Director – Michael Dougherty, Guión – Todd Casey, Michael Dougherty & Zach Shields

Trama: Esta va a ser una navidad complicada para Tom Engel y los suyos. La familia de su cuñada viene a tomar por asalto su casa, y tiene intenciones de quedarse al menos una semana. Gente detestable y abusiva, no pasa mucho tiempo antes de que choquen con el pequeño Max Engel, al cual humillan en reiteradas ocasiones. Enojado y abochornado, Max le escribe a Santa Claus pidiéndole que sus primos se vayan para no regresar nunca jamás… pero la ira lo lleva a romper la carta y lanzar sus pedazos al viento. Sin embargo, al hacerlo, se siente un estruendo en la casa y , de pronto, todo el barrio se queda sin luz. Tom comienza a temer por la seguridad de su hija mayor, la cual fue de visita a la casa de su novio ubicada a unas cuadras; pero, en el camino, descubren que no hay un ser vivo caminando por las calles y que la zona está poblada de siniestros muñecos de nieve. Las cosas empeoran cuando ven a una enorme figura demoníaca caminando por los techos de las mansiones del barrio, la cual parece prestar especial atención a la casa de los Engel. Temiendo lo peor – que la criatura intente entrar por la fuerza a la mansión -, los Engel se apertrechan en la casa, pero los engendros se agolpan contra las puertas y ventanas esperando atraparlos.¿Acaso la aparición de la figura demoníaca tendrá algo que ver con el amargo pedido que le hizo Max a Papá Noel?.

este año los regalos vienen recargados (y si no te gustan, pueden devorarte) en Krampus, el Terror de la Navidad (2015) este año los regalos vienen recargados (y si no te gustan, pueden devorarte) en Krampus, el Terror de la Navidad (2015)  

oferta software de sueldos
ofertas software de gestion produccion
ofertas en software ERP
ofertas de software
ofertas software para estudios contables

Krampus, el Terror de la Navidad Un gran casting. Una idea magnífica y subversiva. El visto bueno del estudio para ser tan oscuro como resulte posible. Lástima que todos estos elementos no dan por resultado la obra maestra que todos esperaban sino una película tibia medianamente disfrutable y mínimamente recomendable. La idea de atacar ponzoñosamente a la fiestas navideñas (y, en especial, a todas las edulcoradas preparaciones previas) resulta en una oportunidad desperdiciada en Krampus, el Terror de la Navidad. El director Michael Dougherty (libretista de X2 y Superman Returns) carece de los genes de Tim Burton o Sam Raimi, y no logra anotar marcador cuando la cancha estaba servida para una goleada memorable.

El concepto, en el fondo, es atacar la ñoñería navideña, sopor en cual se sumergen los norteamericanos año tras año con una serie de ritos tan aburridos y repetitivos como insufribles. Quizás sea un tema de la idiosincracia nacional, esa cuestión de caer siempre en los mismos rituales monótonos y glorificarlos como si fueran la esencia de la vida misma. Pasa con las chicas ricas y malas de los secundarios, el deseo ferviente de pertenecer a una estúpida logia universitaria, la glorificación de las cheerleaders y los jugadores de futbol americano, la necesidad indispensable de tener un tema romántico común para la pareja, la estúpida monotonía de comer siempre pavo en el Día de Acción de Gracias… Alguien me dijo hace algún tiempo que la necesidad de atarse a rutinas tiene que ver con una cuestión de inseguridad personal, con lo cual endiosamos rutinas relativamente triviales con el único fin de sentirnos incluidos en el conjunto de la sociedad. La gente cumple rituales estúpidos para no sentirse diferente, y ni siquiera se atreve a cuestionarlos o alterarlos en lo mas mínimo. En el fondo hay algo terriblemente miserable en todo ese mecanicismo, ya que la gente lo cumple de manera masiva y es incapaz de elaborar la posibilidad de festejarlo o cumplirlo de forma diferente. Podés comer otra cosa, podés vivir sin unirte a una fraternidad, o podés pasar una navidad sin armar un estúpido muñeco de nieve. Quizás sea la standarización de la mediocridad, eso de que uno no puede ser menos y que, por lo tanto, debe hacer lo que hacen todos sin cuestionar si es lo correcto o si realmente es divertido. Algo parecido le pasa a los estudios de cine, que vomitan horribles filmes navideños todos los años a la altura de diciembre, esperando ser la nueva Milagro en la Calle 34 (1947). Al menos es de agradecer que Krampus intenta salirse de la vaina, aunque es mucho menos afilada de lo aparenta.

ofertas de software
ofertas software para estudios contables
ofertas software de gestion produccion
ofertas en software ERP
oferta software de sueldos

La idea es similar a Mentiroso, Mentiroso (1997): nene desencantado con su familia pide un deseo… y el mismo se cumple, aunque de la manera mas retorcida posible. Acá lo que termina invocando es un ancestral demonio europeo – el cual es real, no un invento del filme, y se le reconoce en tierras germanas como parte de la mitología que rodea a Santa Claus: una figura perversa que castiga a los niños que se han portado mal -, el cual desata el caos en el barrio en donde vive toda esta gente. Al estilo de La Niebla de Stephen King, los tipos deben salir armados para recuperar los suyos, descubriendo que la zona está poblada de demonios, los cuales desean atraparlos para llevárselos al mismísimo infierno. La gracia de esto es que los demonios tienen la forma de juguetes, aunque su apariencia es espantosa: tenemos a un jack in the box (un payaso saltarín que sale de una caja) plagado de dientes y ojos rojos; muñequitos de jengibre canibales; un oso de peluche gigante con aterradores dientes negros; y el Krampus de marras, un demonio encorvado con cuernos enormes, patas de chivo y rostro demoníaco similar a un Santa Claus de pesadilla.

Considerando el casting repleto de comediantes – Adam Scott, David Koechner, Conchata Ferrell – uno supone que esto va por la vena de la comedia negra… lástima que los chistes aparecen salteados aquí y allá, y no son lo que se dice desopilantes. Al menos cuando esta gente se reune y se pone en modo bad asspateando traseros de demonios – las cosas funcionan y son entretenidas… sólo que el tono siniestro de la película termina triunfando y cada ataque de los bichos termina con alguien devorado o secuestrado por las criaturas. Hay que reconocer que la aparición de los bichos va de lo bueno a lo impresionante, y debe ser el apartado en donde mejor funciona el filme – el payaso gigante que devora pibes es estremecedor -, pero todo no deja de ser tibio. Digo: como comedia de terror es bastante sosa, y como filme de horror tiene sus momentos pero toda la premisa es demasiado vaga. Al menos la sensación de impredictibilidad inunda el ambiente… pero te da la impresión que ni el libretista sabe muy bien para dónde apuntar. (alerta spoilers) Al menos el final es oscuro y resulta festejable, ya que todos estos tipos detestables terminan en una especie de purgatorio en donde deberán festejar la Navidad por el resto de la eternidad (fin spoilers).

software CRM Sistema Isis

Krampus, el Terror de la Navidad es recomendable por intentar hacer algo diferente. Las actuaciones son buenas – en especial Koechner, que logra humanizar a un personaje detestable – y tiene sus momentos; el problema es que le falta filo como comedia negra – no es Gremlins, aunque intenta imitarla por momentos – y la premisa es algo vaga. Acá se precisaba otro director, un tipo con menos miedo a ser radical y shockeante, alguien rebosante de humor negro como para atacar la petulancia de los ritos navideños y disparar locura y sangre por todos los poros… lástima que no estaba disponible en el momento adecuado, razón por la cual nos quedó esto, lo cual no deja de ser una gran idea a medio cocinar y carente de los ingredientes adecuados.

 

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui