Critica: Intriga Internacional (North by Northwest) (1959)

>> VOLVER AL INDICE DE CRITICAS FILMES DE OTROS ESPIAS

una crítica del film, por Alejandro Franco – 4 / 5

calificación 4/5: muy buena USA, 1959 : Intérpretes : Cary Grant (Roger O. Thornhill), Eva Marie Saint (Eve Kendall), James Mason (Phillip Vandamm), Jessie Royce Landis (Clara Thornhill), Leo G. Carroll (el profesor), Josephine Hutchinson (señora Townsend), Philip Ober (Lester Townsend), Martin Landau (Leonard)

Director : Alfred Hitchcock- Guión : Ernest Lehman – Musica : Bernard Herrmann

Trama : El ejecutivo publicitario Roger Thornhill es confundido como el agente del gobierno estadounidense George Kaplan, y es apresado por dos espías enemigos en la ciudad de Nueva York. Thornhill es llevado ante la presencia de Phillip Vandamm, quien ha estado robando secretos al estado y vendiéndolos tras la cortina de hierro. Convencido de que Thornhill es Kaplan, Vandamm intoxica al ejecutivo e intenta matarlo en un supuesto accidente de carretera. Pero Thornhill escapa y comienza a investigar la casa a donde fuera llevado, la que pertenece al diplomático ante la ONU Lester Towsend. Thornhill contacta a Towsend, pero este es asesinado por los hombres de Vandamm, y el ejecutivo aparece ante la vista de todos como el asesino. Escapando de las autoridades y de Vandamm, Thornhill se ve inmerso en una aventura de pesadilla mientras intenta descifrar quién realmente es Kaplan. Y, mientras tanto, numerosos atentados se suceden contra su vida, amén de la indiferencia de las agencias de inteligencia norteamericanas, las cuales están al tanto de lo ocurrido y desean evitar que la identidad de Kaplan – un agente ficticio creado para detectar espías enemigos en suelo estadounidense – termine por descubrirse.

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui

Intriga InternacionalIntriga Internacional es uno de los tantos clásicos que Alfred Hitchcock generara durante el período norteamericano de su carrera. Se la suele considerar como la madre del cine de espías moderno, e influencial en toda la filmografía del género que seguiría durante la Bondmanía de los años 60.

Pero a decir verdad, muchos de esos juicios son apresurados e inexactos. El personaje de Cary Grant en ningún momento es un espía oficial de algún gobierno sino un pobre individuo que se ve mezclado por error en una intriga de espionaje. No hay gadgets ni super enemigos; no hay ningún proyecto secreto gubernamental por descubrir… en realidad, no hay nada que lo emparente directamente con la supuesta fama de ser un film modelo de espías. En todo caso, North by Northwest es otra de las muestras Hitchcockianas (si no existe el nombre, aquí lo inventamos) de identidad errónea. Uno podría decir que el film tiene un timing muy moderno, combinando intriga, acción y humor en dosis adecuadas, pero no más que eso. Muchas veces se la cita como un modelo que los productores Harry Saltzman y Albert Broccoli quisieron tomar para la saga de James Bond. Pero con la excepción de algunas escenas y conceptos (la persecución del avion en el desierto, que obviamente recicló Desde Rusia con Amor; el implacable secuaz gay de Martin Landau; o las secuencias a bordo del tren), no hay mucho más que se pueda considerar un aporte al género del espionaje.

Analizando el film desde un punto de vista moderno, North by Northwest es una película muy entretenida pero que no llega a los quilates de otros trabajos de Hitchcock. La razón más simple es que la segunda mitad del film se desmorona en términos de lógica, con unos enormes agujeros del guión que sólo la dirección de Hitchcock puede disimular. Mientras que la primera parte es perfecta, con Cary Grant siendo forzado a participar – por error – en un juego más vasto de lo imaginable, la trama no mantiene su coherencia a lo largo de toda la proyección. Es un clásico, pero uno menor; simplemente porque es un film con fallas.

Lo que mantiene a flote a Intriga Internacional es Hitchcock pero fundamentalmente Cary Grant. El personaje de Roger Thornhill sigue el mismo molde que el Peter Joshua de Grant en Charada; es afable, sagaz, atrevido e indoblegable. Mientras que usualmente el papel de Thornhill daría para una interpretación más sufrida (más en el papel de víctima), Grant lo transforma en un aventurero. Thornhill es un arriesgado que comprende que sus cartas están echadas, y a fuerza de osadía termina por adelantarse a sus perseguidores y descubrir la verdad.

Todo el argumento está basado en operativo real que los británicos ejecutaron durante la Segunda Guerra Mundial, y que en realidad terminaron por plantar un cadaver con falsos papeles secretos sobre una supuesta invasión a Sicilia, de modo que alemanes e italianos lograran tragarse el cebo. Aquí no hay cadáver, pero si un agente ficticio que la inteligencia americana traslada de un lugar a otro (aunque nadie lo ve), de modo de que los espías enemigos se delaten al investigar el rastro. El tema es que Grant es confundido con dicho espía virtual, y los agentes enemigos lo utilizan como chivo expiatorio para encajarle el asesinato de un diplomático. Thornhill logra escapar y comienza a investigar por su cuenta, ya que todos los rastros de Vandamm y sus secuaces han sido borrados. Cuando las cosas se ponen espesas, Thornhill debe darse a la fuga a través de medio país, mientras que los chicos de Vandamm se preocupan de que siempre esté expuesto.

Como es habitual, Cary Grant vive robando escenas. El hombre tiene una gracia irrepetible, y toda la aventura es digerible gracias al carisma de Grant, que inmediatamente se gana los favores del público. En medio de la fuga aborda un tren y se cruza con Eva Marie Saint (una actriz no muy adecuada para el papel, ya que parece demasiado fría), que comienza a ayudarlo despreocupadamente. Como suele pasar con los filmes de Hitchcock, las mujeres nunca son lo que parecen, y la chica resulta ser una secuaz de Vandamm.

historia de autos argentinos, clasicos y de culto en el portal AutosDeCulto - click aqui

Donde el film empieza a deteriorarse es cuando Cary Grant logra llegar a Chicago, descubriendo que Kaplan ya había partido y que en ese mismo hotel se encuentra la muchacha. No es una coincidencia demasiado bien explicada sino que parece un obvio deux ex machina del guión. Del mismo modo, a pesar de empezar a descubrir cómo funciona toda la conspiración, Thornhill decide encarar a Vandamm en medio de una subasta, sin otro propósito que increparlo.

Todo lo que sigue ya empieza a ser demasiado traído de los pelos. La aparición del profesor – que había manifestado su absoluta prescindencia sobre del destino de Thornhill -, una cita creada de la nada entre Vandamm y Thornhill / Kaplan a la vera del monte Rushmore, una falsa muerte, el descubrimiento de la identidad secreta de un doble agente, o varios escapes milagrosos de Thornhill. Especialmente todo el climax es terriblemente artificial y mal orquestado, donde el profesor llega con la caballería en el momento justo y desconocemos totalmente el destino de Vandamm (¿apresado?¿fugado?). La gracia de Grant y el ritmo que le pone Hitchcock mantienen las cosas en movimiento y entretenidas, pero el guión ya hace agua por los cuatro costados a esa altura.

Sin dudas es un muy buen film (muchos de los diálogos tienen una gracia insuperable), siempre que empiece a mirar a un costado las incoherencias del guión en la segunda mitad de la proyección. No es una película estrictamente de espías, pero encontrará varias ideas conocidas (o robadas posteriormente) a medida que lo vea. Como todas las películas del período clásico de Hollywood, es más que disfrutable. Pero para enriedos bien llevados de cabo a rabo, le recomiendo Charada. Tiene menos acción pero como intriga funciona mucho mejor.

Nota al margen: trabaja Leo G. Carroll, años antes de ser el jefe en The Man From UNCLE; y Edward Platt (como Larabee!!), también lustros antes de ser el Jefe de Maxwell Smart.

4 CONNERYS : Un film delicioso, aunque con muchas más fallas de lo esperado. Hay escenas y conceptos que serán tomados más adelante por toda la generación de cine de espionaje surgida a través de James Bond (y el mismo 007 asimilará varias ideas). Sólo el carisma de Cary Grant y la dirección diestra de Hitchcock hacen disfrutable a una película con serios problemas del guión en el tramo final de la historia.

 

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui