AQN – Critica: Viaje Insolito (Innerspace) (1987)

Critica de Viaje Insolito (Innerspace) (1987): Dennis Quaid es miniaturizado y termina en el interior del cuerpo de Martin Short, en esta comedia dirigida por Joe Dante.

software CRM Sistema Isis

    Critica: VIAJE INSOLITO / INNERSPACE

>> VOLVER AL INDICE DE ARLEQUIN

una crítica del film, por Alejandro Franco

USA, 1987 : Dennis Quaid (teniente Tuck Pendleton), Martin Short (Jack Putter), Meg Ryan (Lydia Maxwell), Kevin McCarthy (Victor Scrimshaw), Fiona Lewis (Dra Margaret Canker), Vernon Wells (Igoe), John Hora (Ozzie Wexler), William Schallert (Dr Greenbush), Robert Picardo (Cowboy), Wendy Schaal (Wendy)

Director – Joe Dante, Guión – Jeffrey Boam & Chip Proser

Trama: Jack Putter es un individuo tímido e hipocondríaco. Constantemente visita a su médico para que éste encuentre indicios de nuevas enfermedades que puedan estar atacando su cuerpo. Convencido por el galeno de que sus manías pueden curarse mediante unas vacaciones, Putter se dirige a una agencia de viajes situada en un shopping, dispuesto a contratar una excursión en crucero; pero en el camino es atacado por un individuo ataviado con una bata blanca, el cual atina a clavarle una jeringa en su trasero. Al poco tiempo del incidente Putter comienza a escuchar una voz en su cabeza y, convencido de que ha perdido la razón, sale desesperado a ver a su médico. Pero en el trayecto la voz comienza a contarle una historia – de que se trata del piloto de una nave experimental miniaturizada, la cual ha ingresado en su organismo a través de la inyección que le ha dado el extraño en el shopping – que suena tan disparatada como probable. Y Putter terminará por convencerse de su veracidad cuando una horda de sicarios comience a perseguirle, decididos a apresarle para recuperar a toda costa el microscópico submarino. Con la única ayuda del piloto de la minúscula nave, el torpe Putter deberá lidiar contra asesinos y científicos locos, intentando encontrar una solución antes de las 9 de la mañana del día siguiente… momento en el cual el oxígeno se agotará y el piloto de la nave perecerá dentro de su organismo.

    trailer de Innerspace  

oferta software de sueldos
ofertas software para estudios contables
ofertas en software ERP
ofertas software de gestion produccion
ofertas de software

    Viaje Insolito (Innerspace) Viaje Insólito (o como llamaron en España El Chip Prodigioso¿qué es lo que fuman los ibéricos cada vez que tienen que ponerle un título a una película? -) es una comedia fantástica de Joe Dante. Dante es un favorito de esta sección, simplemente porque es un director que ama profundamente el cine clásico de ciencia ficción (y las caricaturas de los Looney Tunes) y se esfuerza en demostrarlo en cada filme que ha rodado, plagándolos de referencias cinéfilas. Lamentablemente el exceso de referencias y la falta de equilibrio y pulido en los guiones que ha tomado en los últimos 30 años ha hecho que Dante termine por ser marginado de Hollywood, simplemente porque sus filmes se hunden en la taquilla (y, sobre todo, por haber estrellado una costosísima mega franquicia como la de las caricaturas de la Warner en el proyecto live action Looney Tunes: De Vuelta a la Acción). En todo caso lo de Dante es otro ejemplo típico de cineasta con talento y mala estrella, lo cual lo pone al lado de nombres como el de George A. Romero, John Mc Tiernan, John Carpenter y tantos otros; tipos que mantienen una constante de calidad y originalidad en sus obras pero que, por algún motivo, sus filmes son esquivados por el gran público y terminan siendo objeto de adoración por unos pocos. Oh, sí, esta gente ha tenido grandes éxitos, pero el 80% de su carrera está compuesto por cintas que han volado debajo del radar en la taquilla, con lo cual el triunfo se ha convertido en la excepción y no en la regla.

Viaje Insólito es otro de esos no-hits de Dante. Es simpática y está plagada de efectos especiales (e incluso tiene su cuota de referencias dantescas, sea el cameo obligatorio de Dick Miller, la presencia de Kenneth Tobey – El Enigma de Otro Mundo (1951) – en un papelito, e incluso un conejo llamado Bugs como sujeto central del experimento en el que participa Dennis Quaid), pero la historia está llena de pavadas y cosas traídas de los pelos. En sí, lo que hace Innerspace es tomar el clásico Viaje Fantástico (1966) y transformarlo en una comedia ochentosa de enredos – como las que solía protagonizar Tom Hanks en aquél entonces – en donde todos persiguen al protagonista, el libreto transpira humor blanco por todos sus poros, y se pone a un cómico televisivo al frente del cast. Aquí tenemos a Martin Short – otro hijo dilecto de Saturday Night Live -, el cual es potable es pequeñas dosis o en papeles secundarios pero, bajo la dirección de Dante, tiende todo el tiempo a irse de madre. A Short le inyectan por accidente un líquido que contiene un microscópico submarino tripulado por Dennis Quaid – otro que parecía destinado al estrellato y que después se desbarrancaría por problemas de alcohol y adicciones, comenzando un lento pero firme comeback en los últimos años -, y todo el mundo empieza a perseguirlo para recuperarlo. Habiéndose escapado de todos (buenos y malos, cada uno de los cuales tiene reservada su propia cuota de ocurrencias sádicas para sacar el submarino del organismo de Short), el tipo bien podría haberse ido a su casa y dejar que el molesto Quaid se pudra en su nave pero, como si nada, decide regresar al bardo e ir a enfrentar a los malos él solito, con la no muy convencida Meg Ryan (mas bonita que nunca, y siglos antes de convertirse en un chimpancé excedido de botox) como aliada. Todas las idas y vuelta de la historia hacen crujir la credibilidad, comenzando por el imposible cambio facial que Quaid le hace a Short programando sus músculos y nervios (y convirtiéndolo en un clon de Robert Picardo), siguiendo por cómo Meg Ryan supone que el personaje de Picardo está vinculado a la red de criminales de alta tecnología que lidera Kevin McCarthy (otro guiño de Dante: La Invasión de los Usurpadores de Cuerpos 1956), o el absurdo intercambio de cuerpos que realiza el submarino cada vez que Short y Ryan se dan un beso.

Dante le inyecta energía al filme y eso lo hace entretenido, pero el libreto no es muy bueno ni muy gracioso que digamos. Honestamente, si lo hubieran trabajado por el lado serio – como una remake de Viaje Fantástico, haciendo que el público se maravillara con el universo escondido en el cuerpo humano – les hubiera ido mejor que con esta comedieta típica de relleno de videoclub ochentoso, la cual no hace nada extraordinario si uno le poda todas las secuencias de efectos especiales.

   

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui