Arlequin: Critica: El Increible Hulk (2008)

El Increible Hulk: regresa Bruce Banner, esta vez en busqueda de una cura para su mal mientras debe combatir a un villano mutante, con Edward Norton y Tim Roth. Critica del film

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui

>> VOLVER AL INDICE DE ARLEQUIN

una crítica del film, por Alejandro Franco

USA, 2008 : Edward Norton (Dr Bruce Banner), Liv Tyler (Dra Betty Ross), Tim Roth (Emil Blonsky), William Hurt (General Thaddeus ‘Thunderbolt’ Ross), Tim Blake Nelson (Dr Samuel Sterns), Ty Burrell (Dr Samson), Paul Soles (Stanley), Christina Cabot (Mayor Kat Sparr), Debora Nascimento (Martina)

Director – Louis Leterrier, Guión – Edward Norton & Zak Penn, basados en el comic homónimo de la Marvel creado por Jack Kirby & Stan Lee, Musica – Craig Armstrong

Trama: El Dr. Bruce Banner se ha refugiado en Brasil tras una falsa identidad, y se encuentra practicando disciplinas para controlar su ira – la que desata a la criatura monstruosa que lleva a dentro, fruto de un fallido experimento con rayos gamma para crear una nueva especie de super soldados -. Banner ha logrado contactar a un científico anónimo a través de Internet, con quien se encuentra desarrollando una cura para su mal. Pero un accidente en su trabajo atraerá la atención de las fuerzas militares comandadas por el General Ross, quien enviará un equipo comando a Brasil – liderado por Emil Blonsky – para atrapar a Banner. El científico apenas logra escapar y decide regresar a Estados Unidos, a buscar información vital para que su amigo de Internet pueda completar la investigación del antídoto. Pero Ross conoce los planes de Banner y le prepara una trampa. Inyectándole un super suero a Blonsky, el comando quedará preparado para lidiar con Banner. Lo que todo el mundo desconoce es que los cambios genéticos introducidos en Blonsky tendrán impensables consecuencias, convirtiéndolo – con el paso del tiempo – en una criatura abominable.

ofertas software para estudios contables
ofertas en software ERP
ofertas software de gestion produccion
ofertas de software
oferta software de sueldos

  El Increible Hulk Esta es la secuela del film de Ang Lee del 2003, basado en el personaje de la Marvel que viera la luz en 1962 (en la crítica de Hulk, brindamos data sobre los orígenes del caracter). A su vez, se trata de una secuela no esperada: el film de Lee había obtenido una tibia taquilla que apenas había descontado su presupuesto, y los planes de los productores se encontraban volcados para generar una segunda entrega directa a video. Además, tanto la crítica como el público no había quedado muy contentos con el tratamiento freudiano que había aplicado Lee a la historia de Hulk.

Pero a mi juicio, son valoraciones exageradas. Hulk (2003) era un excelente film sobre el personaje, uno que reelaboraba de modo inteligente la historia y le daba una profundidad poco usual en el género. Lo que sí se podría reprochar a la versión de Lee era que el personaje central era apático, y que en todo caso el cuadro de situaciones heroicas a los que se veía expuesto era bastante corto. Hulk era un film muy dialogado (pero muy bien dialogado), pero bastante estático – al menos durante la primera mitad de la película -. Aún con toda la solidez de la película, para las neuronas light de los productores de Hollywood terminó por ser algo abominable: mientras que en público alababan los esfuerzos creativos de Ang Lee por renovar al personaje, por lo bajo maldecían al director por haber convertido un espectáculo pochoclero en una obra mucho más cerebral. Cuando la Marvel recuperó los derechos sobre el personaje – y prosiguiendo con la nueva tendencia de generar por sí mismos proyectos fílmicos sobre su panteón de super heroes -, decidieron darle la palmadita en el hombro a Lee (cuyo socio, James Schamus, ya tenía preparado el libreto de la secuela), y encararon una nueva película mucho más fiel al comic. Incluso consiguieron a Edward Norton, fan confieso de la historieta, que metió mano en el libreto y lo Marvelizó de una manera sorprendente. El resultado, El Increible Hulk, es mucho más satisfactorio en terminos de mitología y acción, y apunta a un público más amplio. Pero, por contra, carece de la profundidad que el enfoque de Lee le había brindado en la primera entrega.

El Increíble Hulk no funciona como secuela sino como reboot de la saga. Lo único común con la entrega previa es que Banner está en Sudamérica, pero hasta los orígenes del personaje han sido alterados. Aquí entra a jugar todo el nerdismo que Norton posee como fan de la historieta, y que lo ha aplicado de manera inteligente en el libreto de la película. Por ejemplo, Banner se encontraba experimentando con genética para producir super soldados – un proyecto que data de la Segunda Guerra Mundial, y que en el mundo Marvel es el origen del Capitán America -, y la exposición a rayos gamma produjo los cambios que todos conocemos. Ni siquiera es el origen clásico que se detalla en el comic, aunque sí es uno valido. Desapareció cualquier vínculo con la historia previa como, por ejemplo, la subtrama de su padre – Nick Nolte -. Y, por el contrario, el film abraza los mismos lineamientos que la serie de TV protagonizada por Bill Bixby (1977 – 1981), convirtiendo a Banner en un émulo de El Fugitivo mezclado con Jeckyll y Hyde. Bixby aparece en un cameo en la pantalla de una TV, Lou Ferrigno regresa como guardia de seguridad (e incluso le pone la voz a la criatura, algo mucho más fiel al comic), e incluso se escuchan fragmentos del tema de la tira televisiva. A todo esto, y ya que la Marvel produce con su propio capital esta nueva generación de filmes (comenzando con Iron Man), aparecen varios caracteres de otras historietas: el novio de Betty Ross es Doc Samson, quien a futuro será un héroe menor de la Marvel; el científico que ayuda a Banner es Samuel Sterns, quien se transformará en algún momento en el Lider (un villano de la tira); y aparece Robert Downey Jr cmo Tony Stark, proponiéndole al general Ross una alianza a lo que eventualmente serán Los Vengadores (The Avengers), un team de super heroes que la Marvel tiene en carpeta para una próxima adaptación cinematográfica.

ofertas de software
ofertas software para estudios contables
ofertas en software ERP
oferta software de sueldos
ofertas software de gestion produccion

Pero si bien El Increible Hulk es mucho más satisfactoria para el fan y para el público en general, no deja de ser una adaptación algo hueca del personaje. Es un vehículo de acción puramente pochoclero, que mezcla un poco de exposición para pasar a largas secuencias de acción (las cuales están bien filmadas). Pero no hay demasiado desarrollo dramático, y por lo tanto la suerte de los personajes en pantalla nos tiene sin mucho cuidado. El problema es que, al no darle tridimensionalidad a los personajes, resultan en héroes y villanos de cartón pintado. Bruce Banner, ahora interpretado por Norton, es algo más empático con el público y al menos ha dejado de ser un castrado emocionalmente, pero no deja de ser un llorón que se queja de todo. Betty Ross sigue siendo un personaje bastante nulo, y el General Ross es un charlatán. Al menos Jennifer Connelly y Sam Elliott le daban mucha más vida a estos papeles, pero así como los perfila el guión, resultan vacíos emocionalmente en la piel de Liv Tyler y William Hurt. Lo mismo pasa con Tim Roth – que ha podido componer en otras ocasiones villanos memorables -, que para peor carece del Physique Du Rol para resultar amenazante y al cual el guión lo mantiene como un villano de stock. Al libreto le faltaba tiempo de exposición para que los caracteres tengan cierto carisma con el público.

Obviamente donde descolla El Increible Hulk es con las secuencias de acción. No son memorables pero sí muy buenas, y el director Louis Leterrier (El Transportador) demuestra que tiene buen gusto para dirigirlas. La criatura se ve algo mejor en pantalla, aunque no deja de ser un mamotreto digital. Lo que agrega esta versión es que razona un poco, habla un poco, y tiene un par de oportunidades para mostrarse como héroe antes de ser un monstruo furioso y rampante. En las escenas en que cuida de la suerte de Betty Ross, se muestran las carencias del guión – deberían ser momentos emocionantes a lo King Kong, pero estos personajes aún siguen siendo distantes para el público -.

El Increible Hulk es una buena adaptación de héroes de comic, pero dista de ser una gran adaptación. Tiene detalles muy buenos, es movida y no comete grandes errores, con la excepción del vacío dramático. Si uno la compara con la reciente Iron Man, la historia de Tony Stark era muchísimo más sólida. Así como está, es un film que acompaña la nueva movida de la Marvel, pero no es uno que la lidere.

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui