AQN – Critica: Furia de Titanes 2 (2012)

Furia de Titanes 2 (2012): regresa Perseus, esta vez para detener al titan Kronos y salvar la humanidad, en este filme con Sam Worthington y Liam Neeson. Critica de la pelicula

oferta software de sueldos

    Critica: WRATH OF THE TITANS

>> VOLVER AL INDICE DE ARLEQUIN

una crítica del film, por Alejandro Franco

USA / España, 2012 : Sam Worthington (Perseus), Liam Neeson (Zeus), Ralph Fiennes (Hades), Rosamund Pike (Andromeda), Toby Kebbell (Agenor), Edgar Ramirez (Ares), Bill Nighy (Efestus), John Bell (Helius), Danny Huston (Poseidon)

Director – Jonathan Liebesman, Guión – David Leslie Johnson & Dan Mazeau

Trama: Ya han pasado varios años desde la aventura de Argos, y ahora Perseus vive como pescador en su aldea natal en compañía de su hijo. Pero una noche recibe la visita de su padre, el dios Zeus, quien le solicita ayuda para detener a su hermano Hades, el cual se encuentra dispuesto a liberar al titan Kronos como parte de su plan de venganza contra los humanos que lo han desafiado. Perseus es reticente hasta que ve a su pueblo arrasado por las quimeras que Hades ha liberado del infierno, una de las cuales ha raptado a su hijo. Ahora Perseus unirá fuerzas con otro semi dios, Agenor – hijo de Poseidon – para adentrarse en el averno y detener a Hades… pero al llegar descubrirá que Zeus ha caído prisionero y, lo que es peor, ha sido drenado de casi todo su poder – el cual ha sido transferido a Kronos para revivirlo -. Sin mas armas que su valentía y su espada, Perseus deberá ingeniárselas para combatir a Hades y evitar que el recién liberado Kronos borre a la humanidad de la faz del planeta.

      trailer de Furia de Titanes 2

ofertas software de gestion produccion
oferta software de sueldos
ofertas en software ERP
ofertas software para estudios contables
ofertas de software

      Furia de Titanes 2 Furia de Titanes 2 es un festival de pornografía digital. Oh, sí, los efectos especiales desbordan la pantalla, y no pasan más de dos minutos sin que algo gigantesco y espectacular salte encima de los protagonistas. Mientras que en lo visual es tan abrumadora que al final aburre – “ups; otra vez un monstruo gigante de 150 metros de altura; ya van como 20 en lo que va del filme …” -, uno termina preguntándose si podrían haber gastado un poco menos en efectos digitales y un poco mas en conseguir un buen libretista. En especial, alguno que supiera algo sobre la mitología griega, porque los dos guionistas que figuran acá conocen tanto de Perseus como yo de ingeniería nuclear. No se molestaron en hacer el más mínimo trabajo de investigación y se dedicaron a despachar fruta al por mayor, inventando historias disparatadas y reciclando como se les dió la gana a los nombres de héroes y dioses de la mitología griega. El resultado final es ciertamente bizarro, aunque la película exhibe tanta energía que termina siendo mínimamente potable.

La culpa de todo la tiene Ray Harryhausen. El maestro del stop motion diseñó la original Furia de Titanes en 1981, pero el filme obtuvo una recepción más que tibia – ¿quién iba a ver tipos desnudos combatiendo con espadas a dragones de plástico cuando en ese momento lo que estaba de moda eran los descomunales combates espaciales de La Guerra de las Galaxias? -, y cualquier proyecto de secuela terminó siendo abortado. 30 años después vino la remake, la cual recaudó muy bien y dió pie para una continuación pero… ¡ups!, ¡ya no había más guiones para rehacer!. Entonces los ambiciosos productores se vieron obligados a contratar libretistas para crear un argumento desde cero, y eligieron a los más económicos del catálogo. Estos tipos decidieron hacerse los bananas, reinventando la mitología a su gusto – por ejemplo, que los dioses ganan poder o se debilitan de acuerdo a la cantidad de fieles y oraciones que reciben; que pueden morir y/o transferirse energía entre ellos (como si intercambiaran baterías Duracell); y tienen hijos (legítimos y bastardos) regados por todos lados -, lo cual a uno le hace rechinar los dientes. No sólo es una reimaginación estúpida e innecesaria sino que – lo que es peor – está tomada textualmente de Inmortales (2011), la cual fue la primera que intentó hacer todo esto (y sin éxito). La copia de Inmortales llega hasta la subtrama de los titanes encerrados en una montaña, con lo cual uno se extraña de que el filme no haya recibido algún tipo de demanda por plagio.

oferta software de sueldos
ofertas de software
ofertas en software ERP
ofertas software para estudios contables
ofertas software de gestion produccion

Si la parte mitológica del filme apesta, al menos Furia de Titanes 2 obtiene sus mejores bazas en el apartado de efectos especiales. Uno no ve tanto despliegue digital en pantalla desde la última entrega de Transformers o de la trilogía de precuelas de Star Wars. No hay escena en la cual no pase algo espectacular, aunque llega un punto en donde uno se satura y se pregunta si el filme tiene algo más para ofrecer que no sean costosos juguetitos de colores en pantalla. Esa búsqueda constante de la grandiosidad termina por afectar la credibilidad del filme – Perseus es un humano con algunos dones… pero aquí se comporta como un Superman a la griega derrotando a seres gigantescos, no una sino varias veces a lo largo de toda la película-, y daña la relación del público con el protagonista. Si a Perseus hace cosas imposibles y nunca le pasa nada, ¿cómo construir un momento de tensión o hacer que nos interesemos por su suerte?.

En medio de toda esa exageración los productores tuvieron el tino de contratar a Bill Nighy – sobre-actor profesional si los hay, y el cual hace juego con el estilo del filme -. El inglés se relame con su papel y es un constante ladrón de escenas,… lástima que los idiotas de los libretistas lo sacan de cuadro demasiado rápido. Por lo demás, el resto de los caracteres es hueco y sin brillo – Liam Neeson y Ralph Fiennes intentan aportar aplomo y presencia, pero el libreto los hace tan volubles que parecen estar mezclados en un culebrón mexicano; Sam Worthington es bastante anónimo como héroe (al menos le sacaron el rapado G.I. Joe y le pusieron una peluca más acorde a la época y al personaje); y el peor es Edgar Ramirez, que se ve demasiado caribeño para ser Ares y carece de amenaza -. Nada de esto ayuda a elevar la puntería del filmeo.

Furia de Titanes 2 es tolerable para matar 90 minutos de tiempo, pero no resiste un examen minucioso. Es vistosa y pasable, calificaciones que resultan terribles si uno considera que esto es un producto de 150 millones de dólares de costo… lo cual debería haber alcanzado (y sobrado) para generar un filme muy superior al que terminó resultando.

FURIA DE TITANES Las versiones de Clash of the Titans son: Furia de Titanes (1981) y Furia de Titanes (2010); Furia de Titanes 2 (2012) es la secuela de la remake

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui