AQN – Critica: Cuatro Habitaciones (1995)

Cuatro Habitaciones: cuatro relatos dirigidos por Quentin Tarantino y Robert Rodriguez entre otros directores en esta comedia de culto. Critica del film

software de gestion comercial Sistema Isis

    Critica: FOUR ROOMS

>> VOLVER AL INDICE DE ARLEQUIN

una crítica del film, por Alejandro Franco

USA, 1995 : Tim Roth (Ted, el botones)

Segmento El Ingrediente Perdido: Ione Skye (Eva), Madonna (Elspeth), Valeria Golino (Athena), Sammi Davis (Jezebel), Lili Taylor (Raven), Alicia Witt (Kiva), Amanda de Cadenet (Diana). Escrita y dirigida por Allison Anders

Segmento El Hombre Equivocado: David Proval (Siegfried), Jennifer Beals (Angela). Escrita y dirigida por Alexandre Rockwell

Segmento Los Desobedientes: Antonio Banderas (marido), Lana McKissack (Sarah), Tamlyn Tomita (esposa), Danny Verduzco (Juancho). Escrita y dirigida por Robert Rodriguez

Segmento El Hombre de Hollywood: Marisa Tomei (Margaret), Kathy Griffin (Betty), Quentin Tarantino (Chester Rush), Bruce Willis (Leo), Paul Calderon (Norman). Dirigida y escrita por Quentin Tarantino.

Trama: Ted es el nuevo botones del hotel Monsignor en vísperas de fin de año. En el trayecto del día vivirá cuatro aventuras; en uno de los cuartos se prepara un aquelarre de brujas para revivir a una antigua diosa; en otro de ellos, un maniático tiene secuestrada a su esposa y confunde a Ted con su amante; en el tercero, el botones debe hacerse cargo de un par de traviesos niños mientras que la habitación esconde un oscuro secreto; y en el penthouse, un borracho productor de Hollywood decide hacer una apuesta fatal a uno de sus amigos, basándose en un viejo episodio de la serie de TV Alfred Hitchcock presenta.

    trailer de Cuatro Habitaciones  

ofertas software de gestion produccion
ofertas software para estudios contables
ofertas en software ERP
ofertas de software
oferta software de sueldos

  Cuatro Habitaciones Cuatro Habitaciones (1995) fue la apuesta siguiente de Tarantino después del mega éxito de culto Pulp Fiction (1994). Aquí el director se junta con un grupo de amigotes y decide hacer un film por segmentos en tono de humor surrealista, al estilo de películas similares que estaban tan moda en los sesenta (y en la cinematografía italiana). Y a la vez, hay algo de homenaje a los filmes de Peter Sellers desde el vamos, desde el momento de la secuencia animada de intro que es muy al estilo de La Pantera Rosa (1963) y secuelas.

Pero debido al formato elegido, los resultados son los esperados: o sea, la disparidad. Uno puede asegurar que esta no ha sido la mejor elección de la carrera de Tarantino, pero puede intuír cuáles eran sus intenciones. Hasta ese momento Tarantino estaba sirviendo como respaldo para presentar filmes extranjeros desconocidos y traer a Hollywood a directores ignotos. Con Robert Rodriguez o con el auspicio de cintas como Chungking Express (1994) el director había descubierto gemas en el barro; pero aquí, al intentar sumar a Allison Anders y a Alexandre Rockwell – dos cineastas independientes – a su mismo carro termina por demostrar que éstos no son de su mismo palo. Los dos primeros capítulos son realmente inconclusos, y dan la impresión de ser sketches basados en chistes al instante, sin ningún tipo de intención de redondearlos en su clímax. A su vez – como siempre aclaramos – la valoración que damos aquí es completamente subjetiva: Cuatro Habitaciones puede ser enteramente disfrutable o un bodrio de primer orden dependiendo si a usted le hacen gracia los mohines de Tim Roth. A mi juicio el actor tiene una gracia enorme, y gracias a ello el film resulta digerible en el primer tranco. De lo contrario le parecerá una lenta tortura testicular china. El Ingrediente Perdido es un relato trunco mientras que El Hombre Equivocado tiene algo más de gracia, aunque tampoco termina por ser redondo. Uno nunca termina por deducir cuáles son las verdaderas intenciones de David Proval – si es un marido engañado, una pareja swinger que gusta hacer teatralizaciones, o son dos locos que retroalimentan su propia demencia -. En Los Desobedientes Robert Rodriguez impone un poco más de clase, haciendo un chiste mucho más elaborado, y teniendo una oscura sorpresa reservada para el postre.

oferta software de sueldos
ofertas software de gestion produccion
ofertas software para estudios contables
ofertas de software
ofertas en software ERP

Pero el segmento particularmente interesante es El Hombre de Hollywood, en donde Tarantino se despacha con su propia versión de El Hombre del Sur – un relato que Roald Dahl (Willy Wonka y la Fabrica de Chocolate) escribiera para la serie de TV Alfred Hitchcock presenta, y que tuviera dos remakes -. Aquí es incorrectamente referenciada como El Hombre de Rio; y la historia a la que alude es similar a la del segmento: un ricachón se cruza con un muchacho en un bar y le apuesta su Cadillac último modelo contra la posibilidad de que su encendedor Zippo no encienda diez veces seguidas, caso contrario le amputará el meñique. La historia culminaba con la irrupción de una vieja amante del ricachón, que le hacía desistir de la apuesta. La joven le increpa que está enfermo, que ya tiene una colección de más de cincuenta dedos y que ha perdido once autos. Entrando en razón, el ricachón decide regresar con ella pero, al momento de tomar las llaves del auto, la cámara muestra que la mano de la chica sólo posee el pulgar y el meñique.

Aquí lo que es notable es el manejo de cámaras y de ambientes que hace Tarantino. Crea una situación completamente cómica y comienza a transformarla lentamente en algo mucho más tenso y turbio. Además los diálogos son excelentes – si bien Tarantino como actor no es muy bueno, dispara las líneas con suficiente sagacidad, trastocando algo amigable en una situación totalmente bizarra y siniestra en escasos minutos -. El final es abrupto y coherente con la estupidez de la escena planteada.

Cuatro Habitaciones es una bolsa de gatos, con cosas mas o menos, otras aceptables, y el segmento de Tarantino que demuestra ser superior a todos los demás, si bien dista de ser perfecto. Es bastante recomendable ya que brinda un rato entretenido, siempre y cuando usted acepte las morisquetas de Tim Roth.

   

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui