AQN – Critica: Caso 39 (2009)

Critica de Caso 39 (2009): una asistente social se hace cargo de una chica que pronto revela tener poderes demoniacos.

software de sueldos y jornales Sistema Isis

    Critica: Caso 39

>> VOLVER AL INDICE DE ARLEQUIN

una crítica del film, por Alejandro Franco

USA, 2009: Renee Zellweger (Emily Jenkins), Jodelle Ferland (Lillith Sullivan), Ian McShane (Detective Mike Barron), Bradley Cooper (Douglas Ames), Callum Keith Rennie (Edward Sullivan)

Director – Christian Alvart, Guión – Ray Wright

Trama: Emily Jenkins trabaja para los servicios sociales. Ahora le ha tocado observar el caso de Lillith Sullivan, una chica retraída cuyos últimos reportes del colegio hacen sospechar que esté siendo abusada físicamente por sus padres. Tras el primer contacto pronto se crea un vínculo emocional entre la chica y la asistente, quien decide seguir el caso aún después de hora. Será precisamente dicha actividad la que la ponga en alerta al momento de que sus padres quieran incinerarla viva en un horno, momento en el que Emily y la policía irrumpen para detener la intentona. Con sus padres encerrados, el instinto maternal de Emily le dice que debe hacerse cargo de la chica y se ofrece para su guardia temporal hasta que alguien más desee hacerse cargo de ella. Pero Emily pronto empieza a descubrir una serie de bizarros incidentes, todos los cuales ocurren alrededor de Lillith, los que van desde suicidios y muertes accidentales de parientes y amigos de su familia, hasta llamados telefónicos realizados a la casa de suicidas y homicidas horas antes de que entraran en un letal brote sicótico. Es entonces cuando Emily empieza a darse cuenta de que la niña no es lo que parece, que posee algún tipo de don que le permite manipular a la gente y – lo que es peor – que goza viendo como la gente se destroza siguiendo sus órdenes. Y Lillith ha comenzado a sospechar que su tutora ha descubierto su verdad… lo cual ha puesto a Emily en la mira de un monstruo con apariencia de inocencia pura.

La asistente social salva a Lilith de una horrenda muerte en una de las escenas mas impactantes de Caso 39 La asistente social salva a Lillith de una horrenda muerte en una de las escenas mas impactantes de Caso 39

ofertas software para estudios contables
ofertas software de gestion produccion
oferta software de sueldos
ofertas de software
ofertas en software ERP

Caso 39 Y seguimos con la onda de niños sicópatas. En este caso tenemos un ejemplar manufacturado por el auteur de Pandorum, un alemán que probó suerte en Hollywood y que, después de fracasar con este proyecto, decidió regresar al viejo continente. Honestamente, Caso 39 arranca tan pero tan bien que es una lástima que se derrumbe en la segunda parte, en donde decide revelar la naturaleza de la amenaza: en vez de mantenerse como thriller sicológico el libreto se despacha con una onda de delirio sobrenatural al estilo de La Profecía: otra de niños con superpoderes que le hacen la vida imposible a los adultos que lo rodean. El problema es que el encastre no es muy pulido que digamos y arruina la credibilidad de la historia, aparte de que los shocks carecen de impacto (o son tan bobos que no asustan a nadie). El final es artificial y arma una conclusión insulsa con las últimas dos gotas de combustible creativo que le quedaban en el tanque a los guionistas.

La idea del subgénero siempre ha sido buena – la posibilidad de que un niño termine siendo un monstruo asesino, sea porque es un sicópata o bien porque posee alguna especie de superpoder – , lástima que la mayoría de los resultados tienden a ser pobres en la práctica. Sea La Mala Semilla (1956), La Profecía (1976) o El Bebe de Rosemary (1968), son mas las excepciones que la regla en cuanto a calidad del producto terminado, y las cosas siempre terminan derivando en cliches reciclados sin analizar lo estremecedor del caso. Parte del problema es la posibilidad de encontrar buenos niños actores, pero el grueso del defecto le corresponde a los creativos de turno: aún sin gore, un filme como Tenemos que Hablar de Kevin es mucho mas devastador y ponzoñoso que uno del hijo del diablo haciendo suicidar a su niñera en medio de una fiestita infantil. El tema es la cercanía, la inmediatez, la sensación de que uno conoce casos parecidos y los cuales pueden derivar en resultados tan estremecedores como sangrientos. Incluso el subgénero puede plantear cosas apasionantes si trata debidamente el tema del origen del mal, ya no como una cuestión de entorno familiar / social o cultural, sino como algo genético, algo que viene por naturaleza y que se trata de un engendro que obtiene su única razón de ser en torturar a las personas que lo rodean. No es una cuestión de defensa contra la agresión, sino en una naturaleza destructiva, sádica e imparable que tiene que ver con una ausencia de alma o la existencia de una de compostura retorcida.

ofertas software para estudios contables
ofertas software de gestion produccion
ofertas de software
ofertas en software ERP
oferta software de sueldos

Esos temas son tocados al inicio de Caso 39 con bastante altura. La primera hora es genial, con buen clima, buenas actuaciones y un misterio realmente intrigante. La chica que todos parecen abusar tiene un aspecto angelical y pareciera que está a punto de quebrarse; el tema es que, intervenida su familia, pronto revela su naturaleza manipuladora. La perfomance de Jodelle Ferland es buena, pero carece de cierto impacto al momento de exponer su verdadera razón de ser. Quizás el punto es que se ve demasiado fría e intelectual, cuando aquí se precisaba algún tipo de versión junior de Jack Nicholson. Hay un par de escenas inspiradas – cuando los padres quieren cocinarla viva en el horno; el tiroteo intelectual entre Ferland y el sicólogo que compone Bradley Cooper en donde las cartas cambian de mano y la niña termina dominando la sesión – pero después el filme decide saltar por la borda y dejar la sutileza. En sí lo de la niña no parece el gran superpoder – de hecho, el filme hubiera quedado mejor si respetaban la idea del dominio mental; de que la niña, tal como las sirenas, fuera capaz de lavar el cerebro a la gente que la rodea y les ordenara cosas tan insólitas como atroces, o simplemente los sugestionara de tal manera de volverlos locos -, pero da la impresión de que la película pasó por la prensa del estudio y decidieron añadirle escenas y efectos especiales como para que los espectadores tontos pudieran descifrar de que la piba es mala y brava. De ese modo el filme dejar de ser uno horror val lewtoniano a transformarse en una de Roger Corman, recargado de obviedades. Las puertas se hinchan y se tiran abajo, los muebles salen volando, y hay toda una parafernalia que escupe en las buenas intenciones de la cinta. Y ni siquiera el climax cumple como corresponde, ya que se precisaba terminar con una nota deprimente – e incluso dejando abierto la puerta a una secuela en vez de rescatar a la protagonista del caos simplemente porque es Renee Zellweger -.

oferta software de sueldos

Recomendaría a Caso 39 por la primera hora pero, en la segunda mitad, el filme se clava de nariz y arruina los excelentes méritos obtenidos al inicio. Hay buenas perfomances – la de Ian McShane es una delicia – pero eso no quita que sea un filme de terror con poco filo. Es mejor sugerir antes que mostrar, lástima que aquí decidieron trocarlo por un festival de truculencias que terminan arruinando una obra que estaba plena de interesante potencial.

 

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui