AQN – Critica: Battle Royale (2000)

Battle Royale: un grupo de adolescentes deben participar de un juego a muerte; el film de culto japones con Takeshi Kitano. Critica de la pelicula

ofertas software para estudios contables

    Critica: BATTLE ROYALE

>> VOLVER AL INDICE DE ARLEQUIN

una crítica del film, por Alejandro Franco

Japon, 2000 : Tatsuya Fujiyama (Shuya Nanahara), Aki Maeda (Noriko), Beat Takashi (profesor Kitano), Taro Yamamoto (Kawada), Masanobu Ando (Kiriyama), Kou Shibasaki (Mitsuko), Chiaki Kuriyama (Chigusa)

Director – Kinji Fukasaku, Guión – Kenta Fukasaku, basados en la novela de Koshun Takami, Musica – Masamichi Amano

Trama: En el futuro, el gobierno japonés entra en una grave crisis economica, politica y social. Para mantener el orden y la autoridad sobre las próximas generaciones instituyen la llamada Acta BR, donde un grupo de estudiantes adolescentes es elegido al azar para participar en un juego mortal conocido como Batalla Real. El propósito es que se eliminen todos entre sí, y sólo el último sobreviviente tendra derecho a vivir. Nanahara y Noriko son dos de los adolescentes que son obligados a participar en la Batalla Real contra su voluntad. Aliándose a Kawada, otrora ganador del juego, deberán pelear por sus vidas durante tres días de pura masacre. Todos los intentos de fuga están abortados por un dispositivo explosivo que los estudiantes llevan adosados en sus cuellos. Ahora el trío deberá intentar sobrevivir a las reglas del juego, aunque la final implique que deban eliminarse mutuamente.

    trailer de Battle Royale  

ofertas en software ERP
ofertas software para estudios contables
oferta software de sueldos
ofertas software de gestion produccion
ofertas de software

  Battle Royale Battle Royale es uno de los filmes más taquilleros de la historia de Japon, y también uno de los más controversiales, basado en la novela de 1999 del mismo nombre. El libro original ya era fuente de polémicas, donde el parlamento japones intentó prohibirlo sin éxito, lo que terminó por aumentar aún más su leyenda y su popularidad.

Esta adaptación proviene de Kinji Fukasaku, cuyos trabajos más conocidos en Occidente es su labor como co-director en Tora, Tora, Tora! o la dirección de la conocida The Green Slime (1968). El libreto viene de la mano de su hijo Kenta Fukasaku. Entre ambos llevan adelante la tarea de adaptar muy fielmente la novela de Koshum Takami, y al momento de exhibición terminó por levantar una polvareda similar a lo que había sucedido con el libro original.

A decir verdad, uno no entiende hasta qué punto, en verdad, es Battle Royale un film polémico. Es posible que el libro fuera más profundo, en especial dando un background más completo a cada uno de los personajes, mientras que aquí la inmensa mayoría solo sirve de carne de cañón. Todo el ambiente fantástico es francamente ridículo – nunca queda claro qué es lo que pretende el gobierno japonés con el Acta de la Batalla Real, si simplemente depurar la juventud de malas semillas, generar una nueva raza de hombres a la usanza de los guerreros de antaño, crear un espectáculo terrorifico que amedrente a los adolescentes rebeldes, o simplemente armarlo como un reality show -. Pero pasados esos cinco minutos de excusa absurda para el juego, el film comienza a desenvolverse muy bien sobre sus propios pies.

Battle Royale se ha convertido en un objeto de culto con el paso de los años, y en realidad no sé si posee tantos valores para merecer semejante categoría. En todo caso el film parece una cruza de El Club de los Cinco (The Breakfast Club) con Asesinos por Naturaleza. Lo más probable es que el tema de ver a los adolescentes por su cuenta, sin interferencia de adultos, decidiendo sobre la vida y la muerte, y teniendo la oportunidad de expresar a full sus emociones termine por generar una corriente de identificación (o simpatía, en un sentido sicológico) con la audiencia más joven. Salvando grandes distancias, es posible compararlo con un fenómeno como la serie de TV Buffy, The Vampire Slayer; en este show los monstruos no son más que una excusa para ver a un grupo de adolescentes creíbles, con lazos de amistad y honor, y con las tribulaciones propias de las relaciones a dicha edad. Mientras que el escenario de Buffy es realmente fantástico y hasta absurdo, aquí la excusa es mucho más creíble – olvidándonose de los 20 minutos iniciales, uno podría ponerse en la piel de alguien que debe pelear por su vida, aún a costa de tener que asesinar a sus propios amigos -. Fukasaku crea con bastante facilidad a adolescentes que se comportan con naturalidad dentro de los circunstancias fantásticas en que se ven inmersos.

ofertas software de gestion produccion
oferta software de sueldos
ofertas software para estudios contables
ofertas en software ERP
ofertas de software

El tema es que Battle Royale tenía muchos caminos diferentes para seguir. Desde el comienzo de su postulado, bien podría haber sido una especie de sátira política, o una fantasía utópica. También daba para la comedia negra, tal como la secuencia impagable donde Takeshi Kitano obliga a los chicos a ver el infomercial que les comunica las reglas del juego. Pero a partir de allí se decanta por una mezcla de film de acción y drama adolescente. Las secuencias de acción están ok, sin ser memorables. El drama adolescente está ok, sin resultar demasiado profundo. A lo sumo Fukasaku lo que hace es comprimir en 90 minutos de celuloide todas las posibles circunstancias de la vida adolescente – los amores no declarados, la cobardía, la honorabilidad, la verdadera amistad, los celos -, y termina resolviéndolos con una balacera. Hay un puñado de escenas destacables, como cuando una chica le echa veneno a la comida para matar al protagonista principal, y es ingerida por error por una de sus amigas, lo que termina por generar una masacre; o bien, cuando Mitsuko se termina por transformar en una asesina a sangre fría, aunque el film no explica que ella sufrió un intento de violación por parte de su padrastro (algo que sí está en la novela).

El problema con Battle Royale no es su exceso de gore o de matanzas entre adolescentes, sino su falta de filo para perfilar las situaciones y, en especial, su desenlace que suena algo tímido. Desde el momento que uno ve a los chicos armando una bomba, uno podría pensar que la situación se va a dar vuelta, y que en realidad los adolescentes van a terminar generando una revolución, castigando a los arbitrarios adultos que los han llevado a este juego mortal. Pero no, simplemente acatan las reglas del juego y, a lo sumo, logran sobrevivir a él. El clímax intenta hacer una especie de catarsis con el castigo a la figura de Kitano, pero es insatisfactorio.

Es un film violento, con algunas ideas originales, y correctamente dirigido, pero le falta sal. Posiblemente haya algo que se perdió en la adaptación a la pantalla grande. Precisaba hundir el cuchillo en la relación con los adultos, en la rebeldía de los adolescentes, o crear un escenario que fuera el inicio de una revolución. Así como está es un sicodrama adolescente con balazos, entretenido, pero sin gran sustancia.

LA SAGA DE BATTLE ROYALE Los filmes de la saga Battle Royale son: Battle Royale (2000) y Battle Royale II: Requiem (2003)    

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui