Critica: 007 En la Mira de los Asesinos – A View to Kill (1985)

Critica: A VIEW TO KILL (007 EN LA MIRA DE LOS ASESINOS)

>> VOLVER AL INDICE DE CRITICA DE FILMES DE JAMES BOND

una crítica del film, por Alejandro Franco – 2 / 5

calificación 2/5: mediocre Gran Bretaña , 1985 : Roger Moore (James Bond), Christopher Walken (Max Zorin), Tanya Roberts (Stacey Sutton), Grace Jones (May Day), Patrick Macnee (Tibbett), Patrick Bauchau (Scarpine), David Yip (Chuck Lee), Fiona Fullerton (Pola Ivanova), Manning Redwood (Bob Conley), Alison Doody (Jenny Flex), Willoughby Gray (Dr. Carl Mortner), Desmond Llewelyn (Q), Robert Brown (M), Lois Maxwell (Miss Moneypenny), Walter Gotell (General Gogol), Geoffrey Keen (Ministro de Defensa) 

Director: John Glen – Argumento: Ian Fleming – Guión: Richard Maibaum y Michael G. Wilson – Fotografía: Alan Hume – Montaje: Peter Davies – Música: John Barry – Diseño de producción: Peter Lamont – Director artístico: John Fenner – Vestuario: Emma Porteous – Efectos especiales: John Richardson – Productores: Albert R. Broccoli y Michael G. Wilson

131 min, No rating, Color – 12/6/1985: estreno mundial en Odeon Leicester, Londres

Trama : Bond rescata en Siberia un microchip a prueba de pulsos electromagnéticos que ha obtenido un agente inglés asesinado. Eso prueba que hay fuga de información tecnológica de parte de las industrias Zorin (proveedoras de computadoras para la defensa) hacia Rusia. Bond comienza a investigar al excéntrico millonario, que resulta ser fruto de experimentos genéticos nazis. Pero 007 descubrirá que Zorin está adquiriendo pozos petroleros circundantes a Silicon Valley, situados sobre fallas geológicas, y está dispuesto a hacer desaparecer el epicentro mundial de la computación, provocando una explosión en puntos claves de las fallas, y generando un terremoto de enormes proporciones.

ofertas software para estudios contables
ofertas de software
ofertas en software ERP
oferta software de sueldos
ofertas software de gestion produccion

A View to a Kill

Es en este momento cuando decidimos hacer un parate y ponernos metafísicos y filosóficos.

Quisiera hacerle algunas preguntas a nuestros lectores : al igual que algún filósofo griego cuyo nombre se me escapa de la memoria, se tratan de esa clase de preguntas que sirven para que uno descubra ciertas verdades acerca de sí mismo.

Primero, quiero que elija a la mejor película de su vida. Esa que le fascinó y que le parece brillante. Esa que pertenece a un género del cual ud. es seguidor (o fan). Y después, dentro del mismo género, elija la peor película que usted haya visto. Una que aborrezca o que le parezca ridícula, que ud. piense que fué una oportunidad desperdiciada, un compilado de pésimas ideas o de conceptos mal realizados.

Ahora, quiero que las compare y me diga porque una es tan buena y la otra es tan terrible. Por ejemplo, podemos comparar al Frankenstein de James Whale con Plan 9 from Outer Space. Pero cualquier film de Ed Wood queda fuera de competición, ya que es tan terrible que resulta inintencionalmente divertido. Hablo de comparar lo que usted considere una obra maestra con un bodrio del mismo género. ¿En qué difieren una de otra?.

Hay varias pistas para llegar a una idea aproximada de la respuesta (no existe una verdad absoluta ya que cada valoración es subjetiva). El primer item de la lista puede ser el presupuesto. Comparar Star Wars con cualquier pelicula de ciencia ficcion de Roger Corman es realmente abismal :ver los hilitos del que cuelgan las naves, los escenarios de cartón pintado, etc. Pero, si el film malo posee presupuesto, entonces no se trata del dinero que vemos en pantalla.

El segundo item pueden ser los actores. El carisma de los intérpretes o su buen / mal desempeño. Un buen film no necesariamente cuenta con actuaciones de calidad, pero una pequeña parte de la interpretación de los actores puede llegar a tocarnos íntimamente, despertar nuestra simpatía.

software para restaurantes Sistema Isis

El tercer item pueden ser los diálogos, ideas y situaciones. Acá interviene la mano del director, quien es el depurador de la obra que vamos a ver. El filtro que evita lo malo (en teoría) y realza y aporta como un autor más a la obra.

Pero además, a nuestro entender, hay dos ítems más : como cuarto citaría la música, que suele ser o transparente (p.ej. el soundtrack de un drama, que no molesta o distrae – también en teoría – ), o incluso puede realzar y elevar una obra mediocre. Y el quinto (y esencial) es la adrenalina. Un film excelente debe ser movilizador de sensaciones. Un film malo no genera nada, salvo un sentimiento de repudio: el repudio podría ser por las ideas que expone (y eso entraría en una cuestión moral : un film de propaganda nazi puede ser un excelente film, a pesar de que las ideas que expone sean erradas o incorrectas), pero apuntamos al repudio por error de dirección de la obra. Vale decir, el director intenta vendernos ideas que no podemos comprar (son ilógicas, absurdas y, especialmente, mal presentadas). Raiders of the Lost Ark (la primera de Indiana Jones) es una película absurda pero deliciosamente vendida; en cambio King Solomon´s Mines (donde Richard Chamberlain imitaba a Jones en el personaje de Allan Quatermain) es una película absurda mal vendida.

Estos dos films a su vez nos sirven para el tema en cuestión: mientras que el film de Steven Spielberg es un clásico, el otro no. ¿Acaso el que primero cuenta el cuento – por ridículo que sea – lleva todo el mérito?. Es cierto que la originalidad pesa, pero es la combinación de todos los factores antes mencionados los que cuentan para que nosotros sepamos (y sintamos) si una película nos gusta o no. Muchos imitadores terminaron por mejorar o realzar la idea que pretendían copiar.

En el caso del personaje de culto que nos ocupa, nosotros – los fans Bond – somos un séquito especial. Al igual que los fans de Star Wars o como los Trekkers (sin ese grado extremo de fanatismo), con la diferencia de que la saga que nos ocupa ha durado más de 40 años. Vale decir, es el culto de una vida. Quiero que se entienda claro esto : si usted es fan de Luke Skywalker es porque lo ha descubierto en su juventud, y solo tiene 3 (o 6, según se vea) películas para ver una y otra vez. Revive siempre el momento en que lo descubrió. En cambio, de 007 recibimos material nuevo cada 2 o 3 años. Es un comic cinematográfico que quizás, dentro de 20 años, sigamos viendo. Al igual que Spiderman, Superman, Batman…crecen generaciones con él.

Y la serie Bond solo tuvo material fresco original hasta The Man With The Golden Gun en 1974. Todo lo que vimos después fue, de uno u otro modo, un reciclado de cosas ya antes vistas. Y, en vez de abandonar el cine, volvemos a ir cada vez que estrenan un film Bond. No nos hacemos los ofendidos diciendo “esto ya lo he visto“, sino que nos quedamos e incluso, a veces lo aplaudimos.

Como decía Roger Ebert, este es un cuento kabuki que alguien (Guy Hamilton, Lewis Gilbert,… algún director de la serie) en algún momento nos vendió. Después volvimos a ir una y otra vez a los cines a ver la misma historia con personajes que cambian de nombre, mujeres que cambian de apariencia, escenarios que cambian de pais… pero el argumento es siempre similar en tono. Cuando usted ingresa a la sala a ver un film Bond, espera el teaser, los titulos. la secuencia del cañón del arma (gunbarrel), la música de Monty Norman, las persecuciones, las mujeres, los escenarios, las explosiones. Ya compró la idea, solo va a ver cómo la ensamblaron esta vez, y qué le agregaron de nuevo.

Y volviendo a la temática de filmes buenos y malos, los films Bond – sinceramente – son absurdos bien vendidos. En algunos casos mal, en otros bien, pero la idea de fondo está bien vendida. Pero lo que distingue a un film Bond del resto de películas que se estrenan anualmente, es que tienen una coherencia y valoración propia. Primero, por la potencia y solidez de la fórmula que se ha construido a lo largo de todos estos años. Segundo, porque solo pueden compararse entre sí (verticalmente). Tal film puede ser mejor que Goldeneye y peor que Goldfinger … pero no tiene equivalente a sus costados como para compararlo con otros films (los obvios imitadores de los 60 han desaparecido sin dejar rastro). Y el fundamento del éxito de la serie Bond se basa en una sola premisa : estilo. Nosotros compramos el estilo 007.

Salvo From Russia With Love y Goldfinger, no hay clásicos Bond en la historia del cine. El primer film por ser un modelo de intriga, y el segundo por ser a todas luces la progenitora de la formula que sigue hasta el día de hoy. El resto de los films no ha contado con la originalidad o el talento de dirección necesario para plasmar sus ideas de un modo impecable. Y, especialmente, porque han terminado tomando uno, varios, muchos elementos de films ya vistos. Tienen elementos no originales.

ofertas de software
ofertas software de gestion produccion
ofertas software para estudios contables
ofertas en software ERP
oferta software de sueldos

A su vez cada intérprete le ha dado la impronta de su época. Le ha aportado su propio estilo. En muchos casos, ha servido como elemento de adaptación del personaje a nuevas épocas y desafíos y, especialmente, ha contribuído a la sobrevivencia del personaje. Eso es otro hecho indiscutible :un film Bond pre-1964 sería impensable hoy, porque el público lo rechazaría. Tomemos de ejemplo Licence to Kill, que es lo más parecido recientemente en términos cinematográficos a uno de los primeros de la serie. Se hundió en la taquilla.

Por eso, a mí entender, los films Bond solo se comparan entre sí, y hasta por ahí nomás. Es impensable comparar Goldeneye con Goldfinger. Las ligeras variantes que hay con cada entrega, hacen que un film sólo se pueda comparar con una o dos películas anteriores. Además que las épocas en que se desarrollaron eran distintas. Por eso es que uno puede limitar la serie a épocas dictadas por los intérpretes, y comparables con los films que la formaron, mas uno o dos films del actor siguiente en el papel. Pero no mucho más allá. Un buen film de la era Moore equivaldría a un film mediocre de la era Connery, por decir un ejemplo. Por eso nuestra calificación se mide dentro de cada era según el intérprete.

La era Moore es sinónimo de masividad, pero también de pérdida de la originalidad. Es simple : se terminaron los argumentos de Ian Fleming potables. También es sinónimo de espectacularidad, de comicidad (que estaba muy acotada en el personaje hasta la llegada del inglés), y de mediocridad. O al menos de disparidad de calidad.

Es por todo ello que insisto con mi razonamiento y, prosiguiendo con toda esta sarta de líneas, pregunto : ¿cual es un buen film 007 de Roger Moore, y cuál es un film 007 malo de Roger Moore?. For Your Eyes Only es posiblemente el mejor film del inglés, pero es una película sin carisma. The Spy Who Loved Me es algo más absurda (en términos de inclusión de comedia en el argumento) pero es más popular. Indudablemente todos abuchean a Moonraker (me incluyo), pero tiene sus adeptos. ¿Cómo valorar A View To A Kill ?

Como explicamos en el comentario de Licence to Kill, cuando reconstruimos el sitio nos propusimos rever los films desde un punto de vista menos apasionado y más adulto. En el caso del mencionado film de Dalton, nos llevamos sorpresas. Y en la película que nos ocupa … también.

Sorprendentemente A View to a Kill es un film mejor que el que recordábamos. Pero aún así no llega a ser un buen film. Indudablemente es mejor que Moonraker, aunque hay momentos en que tiene la misma tendencia a salirse de madre, como en la persecución en camión de bomberos en San Francisco, o las correrías en París con el taxi partido a la mitad. Pero la película cuenta con una serie de lastres muy importantes :

1 – el plan del villano : hundir Silicon Valley para hacerse del monopolio de los microchips. Argumento y escenas están tomados tanto del script de Superman como, obviamente, Goldfinger. La explicación de Zorin en el dirigible, la eliminación del industrial disidente … incluso hay gentes y frases de Walken que son calcos de la interpretación de Gert Frobe.

software ERP de gestion comercial

2- las secuencias en que llegamos a descubrir el plan del villano : el chip a prueba de pulsos electromagnéticos encontrado al inicio del film es el Mc Guffin (termino inventado por Alfred Hitchcock para denominar a un objeto o situación aparente que no tiene utilidad pero que sirve para llegar al meollo del film – ejemplo, toda la aventura de Janet Leigh en Psycho hasta que nos topamos con el verdadero protagonista que es Anthony Perkins). En ningún momento se toca de vuelta el tema. Algo similar pasa con las carreras de caballos de Zorin. 007 empieza a investigar algo que sería valido para un investigador secundario (alguien de las carreras, p.ej), por si los caballos de Zorin están mejorados / “dopados”. El tema principal surge a mitad del film, casi descolgadamente.

3 – la damisela en peligro : Tanya Roberts es realmente la mujer más inutil y desvalida de toda la serie Bond. Es una pésima actriz, pero al menos el papel que desempeña es lo que representa. No como Barbara Bach en The Spy Who Loved Me, imposible de mover un músculo de la cara y sin dar la sensación de amenaza que supone una fría agente y asesina rusa con sed de venganza. Si Bach califica en 0, Roberts al menos llega al 0.5.

4 – la edad de Moore : con 58 años cumplidos, es demasiado viejo para el papel. Es un grave grave problema que tiene el film. La cirugía que tiene en los ojos (y que le da una expresión de asombro) no ayuda – todo lo contrario -, además que la mitad del film es reemplazado por dobles. Uno ve en muchas escenas – mal filmadas – la cara de los dobles, incluso para lanzar una trompada. Y en gran error de dirección de Glen, pone a Bond a hacer bastantes acrobacias. No hablo de persecuciones en la nieve o en auto, sino pruebas fisicas como estar colgado del carro de bomberos, saltar escaleras desde lo alto … que se ven con gran agilidad, pero cuando vemos al real Moore – p.ej. trotando, o subiendo las escaleras de la Torre Eiffel – , vemos que el protagonista verdadero va a la decima parte de la velocidad que actuaba en otras escenas. Además que la diferencia de edad con Roberts se ve abismal.

5 – el desperdicio de Grace Jones como secuaz : no tiene toda la camara que debiera. De todo el elenco, es la única que pone garra, además de impactar con su magnetismo animal. Quizás si Zorin hubiera sido mujer (imposible por el cariz del argumento – ¿una negra fruto de experimentos nazis?), Jones debería haber sido la villana y el film hubiera elevado puntos. Su papel (mezcla de Oddjob y Pussy Galore de Goldfinger) no está suficientemente desarrollado.

6 – el papel de Max Zorin : esperaba encontrar una interpretación atroz de Walken. Encontré una mejor de la que recordaba. Igualmente Zorin cuenta con todos los tics de Walken atenuados en parte, y hay un par de excesos. Pero el problema es que la idea que nos vendieron es que es un experimento genético nazi, criado por los rusos, entrenado por la KGB, genio y sicótico. Y lamentablemente la genialidad que ofrece es nula. No es un mal villano, tampoco la descomunal amenaza. Es simplemente standard.

Todo esto combina en un coctel pocas veces efectivo. Tampoco es una abominación, pero ciertamente es un film Bond anónimo, que no destaca de la serie, fácilmente olvidable porque nada de lo que hay – salvo, quizás, la partitura de Duran Duran – sea memorable.

Sobre el villano, no termina de desagradar. Hay ciertas salidas de la rutina (el villano está en primer plano en la acción, no juega demasiado con Bond y, apenas le representa una amenaza, da la orden de matarlo), pero la sombra de Goldfinger es omnipresente para los seguidores de la serie. Tiene un stud como Auric, su plan se llama Golpe Maestro (o Golpe Principal, como quiera llamarsele), y tiene una amante / secuaz de extraña sexualidad.

No solo eso; hay bastantes cosas en el film que dan la impresión que quisieron reciclar sin éxito momentos de peliculas anteriores. La persecución en San Francisco, por ejemplo, es una regurgitación de la secuencia de las lanchas en Live and Let Die (destrozo de autos, salto de vehiculos, un sheriff pintoresco persiguiendolos). La secuencia del taxi en Paris es disparatada, aunque tiene cierta gracia por obra de las fantásticas piruetas que suele hacer el doble de riesgo Remy Julienne con los autos.

Es un Bond olvidable, y es una despedida gris para Moore. Insistiendo con nuestras preguntas : ¿es un buen film Bond o un mal film Bond?. No es original, es cierto. La formula está, la música es buena, las interpretaciones algo chatas con tendencia leve a irse de madre, los diálogos no son brillantes, y la adrenalina es esporádica. El final es anticlimático, con la obvia idiotez de : ¿quién llevaría dinamita en un dirigible?. Hay ideas buenas (como la del villano desarrollado genéticamente por los nazis), pero sobran los dedos de una mano para contarlas. A lo sumo, es un Bond mediocre.

2 CONNERYS : Despedida de Moore del personaje. Reciclado de ideas, especialmente de Goldfinger. Es una película anónima, sin nada memorable salvo la canción de Duran Duran. Moore está demasiado viejo y precisa dobles para todo. Grace Jones figura en un papel desperdiciado.

 LA SAGA OFICIAL DE JAMES BOND

La era Connery: Doctor No (1962)Desde Rusia con amor (1963)Goldfinger (1964)Operacion Trueno (1965)Solo se vive dos veces (1967) / El fugaz paso de Lazenby: Al Servicio Secreto de Su Majestad (1969) / El primer regreso de Connery: Los Diamantes son Eternos (1971) / La era Moore: Vive y Deja Morir (1973)El Hombre del Revolver de Oro (1974)La Espia que me Amo (1977)Moonraker (1979)Solo para sus Ojos (1981)Octopussy (1983)En la Mira de los Asesinos (1985) / La era Dalton: Su Nombre es Peligro (1987)Licencia para Matar (1989) / La era Brosnan: Goldeneye (1995)El Mañana Nunca Muere (1997)El Mundo no Basta (1999)Otro Dia para Morir (2002) / La era Craig: Casino Royale (2006)Quantum of Solace (2008)Operación Skyfall (2012)Spectre (2015)

Canción del film

A View to a Kill recupera el sabor de la onda rock de Paul Mc Cartney, que tantos buenos resultados dio en el box office. Música y letra de Duran Duran y John Barry – Canta Duran Duran

Meeting you, with a view to a kill,
Face to face, in secret places.
Feel the chill.
Nightfall covers me,
But you know, the plans I’m making
Still over see.

Could it be the whole earth opening wide
A sacred why? A myst’ry gaping inside
The weekends; why? Until we dance into the fire,
That fatal kiss is all we need.
Dance into the fire
To fatal sounds of broken dreams.
Dance into the fire;
That fatal kiss is all we need.
Dance into the fire.

The choice for you is the view to a kill.
Between the shades, assassination standing still.
The first crystal tears
Fall as snowflakes on your body,
First time in years,
To drench your skin with lover’s rosy stain.

A chance to find a phoenix for the flame,
A chance to die, but can we
Dance into the fire,
That fatal kiss is all we need.
Dance into the fire
To fatal sounds of broken dreams.

Dance into the fire;
That fatal kiss is all we need.
Dance into the fire,
When all we see is a view to a kill.

En español:

Te encontrarás, con un panorama para matar
cara a cara, en lugares secretos
sentirás los gritos
la noche caerá y me cubrirá
Pero tu sabes, el plan que estoy creando
todavía está por verse

Podria el planeta abrirse al medio
por alguna razon sagrada ? Un misterio saliendo de su interior
los fines de semana; por qué? Hasta que dancemos en el fuego
Ese beso fatal es lo que precisamos
Bailar en el fuego
Sonidos fatales de sueños rotos
Bailar en el fuego
Ese beso fatal es lo que precisamos
Bailar en el fuego

La eleccion para ti es el panorama para matar
Entre las figuras, el asesinato merodea
La primera lagrima de cristal
cae como copo de nieve sobre tu cuerpo
Primera vez en años
que empapas tu piel con lagrimas rosa de tu amante

Una chance para encontrar un fenix en las llamas:
una chance para morir , pero podemos
Bailar en el fuego
Ese beso fatal es lo que precisamos
Bailar en el fuego
Con los sonidos fatales de sueños rotos

Bailar en el fuego
Ese beso fatal es lo que precisamos
Bailar en el fuego
Hasta que todo lo que veamos sea un panorama para matar

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui