Arlequin: Critica: Ant-Man, el Hombre Hormiga (2015)

Ant-Man, el Hombre Hormiga (2015): un ladron se transforma en un impensado heroe al utilizar un traje con superpoderes, en este filme de la Marvel con Paul Rudd. Critica de la pelicula

ofertas software para estudios contables

>> VOLVER AL INDICE DE ARLEQUIN

una crítica del film, por Alejandro Franco

USA, 2015: Paul Rudd (Scott Lang / Ant Man), Michael Douglas (Dr Hank Pym), Evangeline Lilly (Hope van Dyne), Corey Stoll (Darren Cross / Yellow Jacket)

Director – Peyton Reed, Guión – Joe Cornish, Adam McKay, Paul Rudd & Edgar Wright

Trama: Scott Lang es un ladrón que se dedica a desvalijar mansiones protegidas por sistemas de máxima seguridad. Ahora que ha salido de prisión – y se encuentra en la mala – la rehabilitación y el trabajo honesto no le sienta bien y por ello ha aceptado un trabajo de sus antiguos socios, los cuales le ofrecen la posibilidad de asaltar la casona de un anciano millonario radicado en las afueras de San Francisco. Pero el atraco no rinde los frutos esperados y, en la bóveda de la mansión, Lang sólo encuentra un traje de diseño futurista. Llevándoselo – y creyendo que se trata de algún tipo de disfraz -, Lang atina a probárselo en la intimidad de su departamento, sólo para descubrir que el dispositivo puede miniaturizarlo hasta el tamaño de una hormiga. Aterrorizado, Lang no sabe qué hacer con él hasta que el anciano dueño del traje se le presenta y le ofrece un trabajo. El hombre resulta ser el doctor Hank Pym, un científico de renombre que se encuentra en las postrimerías de su vida, y que durante la mayor parte de su existencia ha ocultado la existencia del traje, evadiéndolo de las miradas de militares, ambiciosos y terroristas. Pero ahora la empresa que él mismo fundara – y de la cual se exilió durante décadas – se encuentra a punto de crear un traje similar, un descubrimiento que para Pym supone una seria amenaza a la paz mundial. Por ello es que Pym desea reclutar a Lang para un último y muy especial trabajo: robar el prototipo del traje y destruir toda la información relacionada con su desarrollo. El problema es que el CEO de la corporación, Darren Cross, ha estado intuyendo la movida y ha elevado la seguridad del laboratorio hasta niveles tan letales como implacables, siendo el acceso una tarea prácticamente imposible. ¿Podrán Lang, Pym y su equipo vencer a Cross en su propio terreno y hacerse con el traje antes de que caigan en las manos equivocadas?.

ofertas en software ERP
oferta software de sueldos
ofertas software de gestion produccion
ofertas software para estudios contables
ofertas de software

        Ant-Man: el Hombre Hormiga Ant-Man es un título clásico de la Marvel. Debutó en 1962 y, en su momento de mayor popularidad, se unió a la tira de Los Vengadores (1966) apareciendo como uno de sus miembros fundadores y siendo el verdadero padre de Ultrón – uno de los villanos mas destacados de la editorial, siendo reutilizado en la versión fílmica de Vengadores: la Era de Ultron con otro origen y creador -. Nunca fue un personaje excesivamente popular ya que su escenario de operaciones era el mundo real a escala miniaturizada, algo que contrasta con la épica y los destrozos a escala colosal que podían generar otros superhéroes mas poderosos de la editorial como Hulk o Thor. Como suele suceder, los personajes menos exitosos terminan siendo escamoteados por sus propios creadores, los cuales imaginan retorcidos culebrones para intentar despertar algún interés en los mismos. Es por ello que el primer Ant-Man (Hank Pym) se volvía loco y violento – debido a los efectos colaterales de su traje miniaturizador -, y terminaba por transformarse en un villano de cuidado mientras que los herederos siguientes del traje se dedicaban a combatirlo y, en algún que otro momento de la historia, terminaban pereciendo en medio de una batalla heroica o de un sacrificio martirico.

Considerando el bajo perfil de Ant-Man, es extraño que la Marvel se dedicara a reflotar el personaje para la segunda etapa de su Universo Cinemático; pero está visto que la Fase Dos viene con un perfil mas descontracturado y experimental, comenzando por el inesperado suceso de Guardianes de la Galaxia. Acá el elegido para dirigir la aventura del hombre hormiga es Peyton Reed (en reemplazo de Edgar Wright, quien quería aislar por completo al personaje del resto del Universo Marvel, una opción creativa que sonó a herejía dentro de la editorial y que terminó provocando su alejamiento del proyecto), un tipo cuyos antecedentes son algunas comedias ok como Abajo el Amor y Yes, Man, ninguna de las cuales ha hecho historia.

oferta software de sueldos
ofertas software para estudios contables
ofertas software de gestion produccion
ofertas en software ERP
ofertas de software

Aún cuando Wright (y su socio creativo Joe Cornish) hayan partido del proyecto, su influencia en el proyecto es notable. El filme transpira de a ratos un tono irreverente – como la ridicula batalla campal que tiene lugar en el dormitorio de la hija de Paul Rudd, y en la cual se dan masa utilizando trencitos de juguete como armas de combate, algo muy digno de Wright y lo cual es imprescindible en vista de los bizarros superpoderes del protagonista -, pero el meollo de la historia no es muy convincente que digamos. El problema no es que la trama la convierta en un filme de atracos – el robo del nuevo prototipo de traje miniaturizador desarrollado por el ambicioso protegido de Hank Pym, lo cual es un propósito muchisimo mas modesto que librar una masiva batalla campal contra una horda de gigantescos invasores alienígenas en Nueva York -, sino que hay huecos argumentales que terminan resultando relevantes. Al principio Pym parece ser un científico millonario jubilado que pasó el resto de su vida encerrado y aislado del mundo exterior, y después nos enteramos que el tipo (y su esposa) fueron superhéroes vintage que trabajaron para SHIELD en sus primeros años de formación (lo cual se presenta en un flashback no muy bien encastrado con el resto del desarrollo dramático de la historia). Del mismo modo está la desaparición fisica de la esposa – la que usaba un traje similar y terminó por reducirse a niveles subatómicos para poder desactivar un dispositivo nuclear que estaba a punto de masacrar una ciudad entera… una decisión tan heroica como suicida ya que violaba los límites operativos del traje (y razón por lo cual nunca pudo regresar a su tamaño normal) -, lo cual da lugar a un no muy convincente paso de drama entre padre e hija: es bastante ridículo ver al personaje de Evangeline Lilly empapada en lágrimas e increpándole a Douglas por haber inducido a su madre a que tomara la decisión de volverse subatómica (!). A esto se le suman los desnatados tics de Corey Stoll – francamente no sé que le han visto los productores a este tipo; en todos los filmes que ha participado (como el drama indie This Is Where I Leave You) lo suyo es apenas correcto y dista muchísimo de dejar una impresión memorable -, el cual es un olvidable villano genérico; pero eso ya parece ser una marca de fábrica de la Marvel, la cual – hasta ahora – ha sido incapaz de mostrar algún malvado memorable a excepción de un par de ocasiones (Ultrón, el doctor Octopus, etc).

Lo que salva siempre a los filmes Marvel (especialmente en sus entradas mas flojas) siempre es el fantástico elenco que reclutan. Comenzando por Paul Rudd, el cual no es el primer actor que uno elegiría para encarnar a un superhéroe. Rudd es un tipo muy veterano (46 pirulos!) y fuera de estado para un rol heroico como éste (amén de que lo suyo es la comedia)… pero el tipo se ha puesto las pilas, ha sacado un físico impresionante, ha aprendido a pelear, y ha aplicado todo su carisma para salir adelante, cosa que consigue con total éxito. Donde Rudd anda mejor es con las secuencias mas mundanas, en donde destila sentimiento y humanidad – sus escenas con su hija de ficción son deliciosas -, y el tipo se saca chispas con la deliciosa Evangeline Lilly, una actriz que clama a los gritos un merecido estrellato. Por otra parte Michael Douglas – mas avejentado que de costumbre – se da maña de sobra para robar las escenas que le tocan en suerte.

Aún dentro de su modestia y desprolijidad narrativa, Ant-Man, el Hombre Hormiga resulta sólida y entretenida. No tiene la mejor historia del universo Marvel, pero tiene un casting que reboza gracia y la vuelve compulsivamente mirable. En muchos sentidos me hace acordar a los filmes de Arma Mortal, ésos en donde la trama era una bobada y sólo servía de excusa para disfrutar un par de horas en compañía de Mel Gibson, Danny Glover y el resto de su troupe. Acá ocurre algo parecido, lo cual termina dando un pasatiempo pochoclero… el cual sólo puede disfrutarse como se debe si uno hace la vista gorda en los costurones que exhibe la historia.

  MARVEL CINEMATIC UNIVERSE

Fase Uno: Iron Man (2008) – El Increible Hulk (2008) – Iron Man 2 (2010) – Thor (2011) – Capitán America: el Primer Vengador (2011) – Los Vengadores (2012)
Fase Dos: Iron Man 3 (2013) – Thor: Un Mundo Oscuro (2013) – Capitán América: el Soldado de Invierno (2014) – Guardianes de la Galaxia (2014) – Vengadores: la Era de Ultrón (2015) – Ant-Man, el Hombre Hormiga (2015)
Fase Tres: Capitán América: Civil War (2016) – Doctor Strange (2016) – Guardianes de la Galaxia Vol. 2 (2017) – Spiderman: De Regreso a Casa (2017)

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui