Arlequin: Critica: Siempre (Always) (1989)

Siempre (Always) (1989): Richard Dreyfuss es un angel guardian que visita a su antigua novia despues de muerto, en este filme de Steven Spielberg. Critica de la pelicula

>> VOLVER AL INDICE DE ARLEQUIN

una crítica del film, por Alejandro Franco

USA, 1989: Richard Dreyfuss (Pete Sandrich), Holly Hunter (Dorinda Durston), John Goodman (Al Yackey), Brad Johnson (Ted Baker), Audrey Hepburn (Hap), Marg Helgenberger (Rachel), Roberts Blossom (Dave)

Director – Steven Spielberg, Guión – Jerry Belson, basado en el filme “A Guy Named Joe” escrito por Dalton Trumbo

oferta software de facturacion electronica

Trama: El cuerpo aéreo de bomberos forestales tiene su máximo exponente en Pete Sandrich, un experimentado piloto que ha cubierto las misiones mas arriesgadas con total éxito. Pete está enamorado de Dorinda, la controladora aérea de la base, con la cual vive un apasionado romance. Pero una misión de emergencia pone a Pete en un brete y, en el intento de salvar a su amigo Al Yackey de una segura muerte, Pete termina por estrellarse. Sin embargo la muerte no es el final del camino y pronto Pete se despierta en el cielo, recibiendo la misión de transformarse en el angel guardián de un piloto novicio. Cuando Pete comienza a apadrinar a Ted Baker, termina por descubrir que el muchacho está enamorado de su Dorinda. Con sentimientos encontrados Pete deberá decidir entre combatir el romance de Ted y Dorinda, o aceptar su condición y ayudar a la chica a seguir adelante con su vida y ser feliz con su nuevo novio. Pero esa decisión llegará en un momento álgido, cuando un feroz incendio forestal se desate en la zona y Ted deba emprender la misión mas riesgosa de su vida. ¿Está el chico preparado para hacerlo?. ¿Pete lo ayudará?. ¿O los sentimientos del angel guardián por su antigua novia interferirán y terminará provocando un desastre?.

Richard Dreyfuss es un angel guardián meterete al que no le gusta nada que su antigua chica vuelva a ponerse de novia en Always (1989) Richard Dreyfuss es un angel guardián meterete al que no le gusta nada que su antigua chica vuelva a ponerse de novia en Always (1989)

Siempre (Always) (1989) Siempre es la remake de un título de 1943, A Guy Called Joe, protagonizado por Spencer Tracy. En aquel filme Tracy era un piloto militar que moría en combate en plena Segunda Guerra Mundial, se convertía en ángel y debía apadrinar a un ñoño Van Johnson, un aprendiz de piloto, justo antes de descubrir que el tipo iba a enamorarse de la que había sido su novia cuando estaba en vida. El detalle bizarro del asunto es que un enviado de Dios enseñaba a un humano a convertirse en una perfecta máquina de matar nazis, un detalle fascistoide que termina diciendo que Dios está del lado de los estadounidenses y que los enemigos del mundo libre (léase, alemanes y japoneses en aquel momento) carecían de cielo, ángel guardián y Dios que los amparase. Desde luego, al tratarse de un título de 1943 – en plena guerra – es un filme claramente panfletario y la polémica se terminaba donde comenzaba el ferviente patriotismo. Aún con todo ello el título se convirtió en un pequeño clásico gracias al guión de Dalton Trumbo, y terminó generando el culto de unos cuantos entre los cuales se encontraban Richard Dreyfuss y Steven Spielberg. La leyenda cuenta que Spilbergo y Dreyfuss charlaban acaloradamente de A Guy Called Joe durante el rodaje de Tiburón, y se entusiasmaron con la posibilidad de hacer la remake algún día. Tiburón fue un éxito arrollador, Spielberg se transformó en el Dios del cine y Dreyfuss despegó su carrera como nunca. Y aún con todo ello, a la dupla le costó 14 años despegar la filmación de la remake, ya que todos los estudios lo consideraban un artefacto pasado de moda. Honestamente los ejecutivos de Hollywood no la pifiaron: Always recaudó chauchas comparado con los taquillazos habituales de Spielberg, y la critica la catalogó de desfasada. Aún con ello (y con la mala fama circundante) Always es un titulo mas que potable de Spielberg, superior a sus peores pifias como son 1941 y Hook sin ir mas lejos.

Honestamente Always es un filme superior a su mala fama. Funciona cuando el cast principal está en pantalla simplemente porque desbordan de química – delicioso John Goodman; Holly Hunter derrochando dulzura y simpatía; y Richard Dreyfuss, el cual se las apaña para ser atractivo y carismático -, y tienen unos diálogos geniales. Donde la película se clava de nariz es con Brad Johnson, el cual es tan expresivo como un adoquín, y el libreto tiene la mala decisión de ponerlo a hacer pasos de comedia – se supone que es un torpe de aquellos -, detalle para el cual el tipo carece absolutamente de gracia. Donde Johnson repunta un poco es en las escenas serias, en donde transmite honestidad y determinación, y esos detalles lo hacen mínimamente querible – en especial en la escena en donde salva al chofer de un autobus escolar -.

ofertas software para estudios contables

En muchos sentidos Always anticipa Ghost, la Sombra del Amor, la que apareciera un año después: otra historia de enamorados devenidos fantasmas que vienen a cumplir una misión en la Tierra para defender a su antigua amada. El problema es que aquí las cosas son algo rebuscadas, (alerta spoilers) hay actores que fallan y el climax no es muy limpio – comenzando por la absurda decisión de Holly Hunter de robarle el avión a Brad Johnson en su misión mas extrema, hasta el breve contacto con Dreyfuss cuando la actriz queda al borde la muerte en el forzado amerizaje -, lo cual atenta contra la efectividad de la emoción. A final de cuentas era la despedida de Dreyfuss y su oportunidad final para decirle Te Amo, pero todo se diluye en una cosa dilatada y retorcida que no termina de capturar lo que debería haber sido un momento mágico. (fin spoilers)

Always es un buen filme. La comedia es muy buena y las actuaciones son de primer nivel. Tiene el defecto típico de Spielberg de caer en el melodrama, pero al menos aqui es mas medido que en otras oportunidades. Es una película que merece salir del gueto y obtener una reevaluación, ya que no todos los fracasos son horribles.

software de gestion para inmobiliarias Datahouse Company - haga click aqui